Bloomberg

Guerra Fría vuelve al mar Báltico tras novela policial submarina de Suecia

La caza submarina no es nada nuevo para Suecia, ya que ésta práctica se convirtió en un hobby sueco durante la década de 1980, con frecuentes avistajes en la costa báltica.
Bloomberg
21 octubre 2014 18:14 Última actualización 22 octubre 2014 5:0
Buques suecos continúan cazando a un supuesto submarino ruso. (AP)

Buques suecos continúan cazando a un supuesto submarino ruso. (AP)

¿Es un submarino? ¿Es ruso? ¿Qué está haciendo frente la costa de Suecia?

La enredada novela policial náutica del mar Báltico trajo a la memoria la realidad y la ficción de la Guerra Fría, alimentando entre unos nerviosos vecinos la hipótesis de que la Rusia del presidente Vladimir Putin está creando más problemas regionales.

Si es que la nave es una de las suyas.

Los hechos son los siguientes: a fines de la semana pasada, la marina de Suecia recibió información sobre la presencia de un intruso submarino cerca de las islas que rodean Estocolmo. Todavía está buscando a la “nave extranjera” no invitada. Rusia se declara inocente. El resto es un misterio.

“¿Qué otro país podría ser?”, preguntó James Rogers, profesor de seguridad europea del Colegio de Defensa del Báltico de Tartu, Estonia. “Rusia quiere afirmar su presencia e intimidar a los países que la rodean. Quiere ser reconocida como una gran potencia en el sentido que tenía este término en el siglo XIX. Quiere sacar músculos para que las potencias occidentales la escuchen”.

Una incursión furtiva en las aguas territoriales suecas podría encajar en un patrón ruso que comenzó con el ataque de Putin a Georgia en 2008, se prolongó con una guerra económica contra países como Polonia y llegó a un clímax provisorio con la anexión de Crimea y el apoyo a los separatistas armados del este de Ucrania este año.

Al igual que con las operaciones en Ucrania, el Kremlin tiende a declarar que no está involucrado. En este caso, los culpables eran los holandeses, dijeron los portavoces de Putin. Los holandeses, por su parte, dijeron que su submarino, junto con cuatro buques de la marina, zarpó de Estocolmo con rumbo a Estonia el 16 de octubre y ahora se dirige a casa.

CAZA SUBMARINA

Los submarinos rusos tienen la costumbre de aparecer en el lugar menos indicado, unas veces por accidente, otras a propósito. La caza submarina pasó a ser un hobby sueco durante la década de 1980, con frecuentes avistajes en la costa báltica.

El más notorio se produjo en 1981, cuando un submarino ruso conocido como U-137 quedó varado en Karlskrona, sur de Suecia, cerca de una base naval del siglo XVII que en otra época proyectaba el poder imperial sueco en el Báltico.

Las fuerzas armadas rusas llegaron al punto más bajo en la era de la posguerra fría en 2000, cuando un submarino que llevaba el nombre de la batalla de tanques de 1943 de Kursk se hundió en el mar de Barents, causando la muerte de todos los marinos que se hallaban a bordo y dañando la confianza en el recién elegido Putin.

Los desastres navales reales -y ficticios como el de “La caza del Octubre Rojo”, la novela de 1984 de Tom Clancy – ponen de relieve que el poder naval de Rusia es su eslabón militar más débil. Mientras que Estados Unidos puede acceder libremente a dos océanos, las salidas de agua cálida de Rusia se limitan principalmente a los mares Báltico y Negro y el norte del Pacífico.

Suecia adoptó una posición híbrida durante la Guerra Fría y todavía lo hace. Al igual que la vecina Finlandia, no es parte de la Organización del Tratado del Atlántico Norte y técnicamente se ocupa de su propia seguridad.

Todas las notas BLOOMBERG
Drones letales y viajes supersónicos ‘toman’ París
Soy Mohammed bin Salman, heredé un reino ¿Y ahora?
En realidad, Travis Kalanick deja un lugar difícil de llenar
Janet Yellen es la mejor sucesora de sí misma en la Fed
El clima está demasiado caliente para que algunos aviones vuelen
Ya es hora de que el bitcoin se consolide
En Hong Kong sale más barato vivir en un coche que en un 'depa'
¿Buscas culpar a alguien por el escándalo de Uber? Mírate en el espejo
El problema de Zara: ropa barata, acciones caras
Este tipo trata de 'curar' la adicción a la carne, que llama el 'nuevo tabaco'
El futuro de la clase ejecutiva de los aviones ya nos alcanzó
Este papá y Microsoft están luchando con datos contra la muerte de bebés
¿Qué se roban en los restaurantes? De todo, literalmente, de todo
Putin dice que le gusta la gente como Trump
Los bitcoines se miran en el espejo de Wall Street
Huawei no está ebria, aunque podría estar un poco mareada
¿Cómo evitar que la Estatua de la Libertad se ahogue?
Así era el lavado de dinero dentro de Banamex USA
¿Por qué Ford despidió a su CEO?
Aumentan despidos de líderes ejecutivos por mentiras o fraudes
Si Trump cree que puede escapar con despidos, está equivocado
Snapchat se acercó tanto al santo grial, que puede terminar 'pecando'
¡Basta! Lo que están haciendo con las donas es demasiado
¿Te imaginas un mundo sin café? Estos científicos luchan para evitarlo
A Honda podría irle mejor sobre dos ruedas que sobre cuatro