Bloomberg

Esto es lo que pasa cuando EU y México
se pelean por comercio

Dos directivos de la firma de inversión Silva Capital Management explican y analizan las lecciones que han dejado las disputas comerciales entre México y Estados Unidos.
Alejandro Silva | Alejandro Urbina*
02 marzo 2017 18:59 Última actualización 02 marzo 2017 19:30
banderas

(Especial)

Las disputas entre México y Estados Unidos por el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) no son nada nuevo.

En marzo de 2009, tras años de litigios, el gobierno estadounidense suspendió abruptamente un programa piloto que permitía a los camioneros mexicanos cruzar la frontera para entregar bienes. México contraatacó imponiendo aranceles de hasta 45 por ciento sobre 2 mil 400 millones de dólares en bienes estadounidenses (89 productos en total).

El impacto punitivo de esos aranceles para las empresas estadounidenses convenció a Washington de repensar su postura, lo que allanó el camino para resolver el conflicto.
 
Esa experiencia ofrece dos importantes lecciones: la primera es que la pelea no benefició a nadie y afectó a empresas y empleos a ambos lados de la frontera; la segunda, que su resolución exigió que las dos partes negociaran más o menos de igual a igual.

Ahora que se cierne otra guerra arancelaria potencialmente más dañina, lo anterior indica que México debería reaccionar con fuerza a la postura agresiva de negociación del presidente estadounidense, Donald Trump.

Nuestra solución: México debería apuntar contra los productos provenientes de estados fundamentales para la victoria de Trump en el Colegio Electoral.

Una negociación óptima es aquella en la que ambas partes obtienen lo máximo posible para sus intereses sin perjudicar de forma fundamental la posición del otro. Aunque los intereses de México siguen alineados con una continuación del comercio con Estados Unidos, la retórica no constructiva de Trump hizo más difícil crear un marco en el que todos salgan ganando.

Trump no sólo hizo campaña con la idea de que el comercio con México
perjudicó la generación de empleos industriales en Estados Unidos, sino que se rehusó a abordar de forma seria temas complejos como el carácter de la globalización, el ritmo del progreso tecnológico y el impacto de la mano de obra sindicalizada sobre los costos de producción.

Ese enfoque ayudó a acumular capital político entre su base más populista, pero pasó por alto los desafíos que plantea desarmar lazos comerciales vigentes hace décadas y empañó toda negociación futura.

De manera más general, los constantes ataques de Trump contra el TLCAN, sus declaraciones de que Estados Unidos lleva las de ganar cuando negocie con México y sus decretos ejecutivos simultáneos sobre la inmigración son más adecuados para acosar niños en el arenero de la escuela que para negociaciones diplomáticas con muchas partes involucradas.

Para contrarrestar esas poses y nivelar el campo de juego en la negociación, los funcionarios mexicanos deberían preparar una lista de aranceles como retaliación contra los estados que Trump asocia estrechamente a su triunfo electoral. México es el primer o segundo destino de las exportaciones de todos.

Trump se atribuyó haber obligado a empresas como Ford Motor
Co., General Motors Co. y Carrier Corp. a conservar algunos miles de puestos de trabajo en Estados Unidos. Pero los empleos ligados a las exportaciones de esos estados vitales para Trump a México ascienden a casi 1.8 millones de dólares. Además, muchos son empleos industriales de ésos que Trump tanto quiere crear. Esto podría brindar un fuerte apalancamiento.

Una guerra comercial entre Estados Unidos y México no sería del interés de ningún bando. Pero para que haya una negociación efectiva, ambas partes deben sentirse como iguales a la hora de trabajar en las nuevas condiciones.

Armando esa lista de aranceles, México debería trasmitir una señal clara a la administración de Trump de que jugar este juego con un enfoque de suma cero es riesgoso y que una renegociación frustrada puede ser muy costosa para los intereses de Estados Unidos.

Esta columna no refleja necesariamente la opinión de Bloomberg LP y sus dueños. Ni tampoco la de El Financiero.

*Alejandro Silva es socio fundador de Silva Capital Management LLC, firma de asesoría en materia de inversiones.

*Alejandro Urbina es gerente de deuda de mercados emergentes en Silva Capital Management LLC.

Todas las notas BLOOMBERG
Muere a los 94 años la mujer más rica del mundo
Corea del Norte compara amenazas de Trump con “ladridos de perro”
¿La próxima gran crisis saldrá de Silicon Valley?
Los perros militares son un arma cada vez más valiosa
El mercado accionario mexicano 'florece' de la mano de las Fibras
China y su 'revolución robótica' que podría afectar a todo el mundo
Por esta razón, China ganaría en la carrera de la inteligencia artificial
Slim vende 10 mdd en acciones de The New York Times
Izquierda de América Latina aplaude los "caprichos" de Maduro
Esta empresa tiene la fórmula para 'ganarle' a Uber
Maduro aguarda respuesta de EU luego de una votación violenta
Los flamingos han vuelto a las pasarelas...
Reino Unido prohibirá vehículos diésel y de gasolina para 2040
Ganancias de bancos en EU alcanzan niveles previos a la crisis
Musk presume que construirá el túnel más largo del mundo… ¿será?
Zona radioactiva de Chernobyl podría albergar gran parque solar
Deja un momento tu iPhone y... ¡aprecia su genialidad!
Drones letales y viajes supersónicos ‘toman’ París
Soy Mohammed bin Salman, heredé un reino ¿Y ahora?
En realidad, Travis Kalanick deja un lugar difícil de llenar
Janet Yellen es la mejor sucesora de sí misma en la Fed
El clima está demasiado caliente para que algunos aviones vuelen
Ya es hora de que el bitcoin se consolide
En Hong Kong sale más barato vivir en un coche que en un 'depa'
¿Buscas culpar a alguien por el escándalo de Uber? Mírate en el espejo