Bloomberg

En teoría, el capitalismo reducirá la desigualdad... con el tiempo

Las teorías de mediados del siglo XX anticipaban una mayor desigualdad por el capitalismo, pero las últimas muestras como China dan señales de que la tendencia es reducir la desigualdad.
Bloomberg
23 marzo 2017 17:32 Última actualización 24 marzo 2017 13:25
El capitalismo chino (Bloomberg)

El capitalismo chino (Bloomberg)

¿El crecimiento económico capitalista lleva a una mayor o a una menor desigualdad?

El economista de mediados del siglo XX Simon Kuznets pensaba que al principio la industrialización llevaría a una mayor desigualdad en tanto unos pocos empresarios y trabajadores pioneros se mudaran a las ciudades donde tenía lugar el crecimiento.

Pero conforme las zonas rurales se vaciaran y la economía madurara, señaló, la desigualdad se reduciría. Esta predicción contradecía las ideas marxistas, que preveían que una clase capitalista llevaría a ritmo constante a los trabajadores del mundo a la miseria.

La solución a los problemas del crecimiento capitalista, afirmaba Kuznets, era más crecimiento capitalista.

Recientemente, muchos países en desarrollo han avanzado por el sendero del enriquecimiento económico que alguna vez recorrió el mundo desarrollado.

La industrialización de China, que siguió a las reformas de libre mercado de la década de 1980, ha sido espectacular, y la de India sólo un poco menos. El ascenso de América Latina ha sido más parsimonioso pero sus ciudadanos también han ingresado a las filas de la clase media mundial.

Como temían muchos escépticos del capitalismo, este desarrollo económico se ha visto acompañado por una profunda desigualdad.

En América Latina, el problema es crónico y notorio: “niveles de latinoamericanos en desigualdad” es un lugar común en las discusiones políticas. Los informes sobre el crecimiento de la desigualdad en China son comunes.

Algunos economistas, en especial Thomas Piketty, sostienen que la desigualdad aumenta de manera natural a menos que intervenga una guerra o una catástrofe para impedirlo.

Si los detractores del capitalismo tienen razón, esas tendencias continuarán mientras persista el crecimiento basado en los mercados libres.

Pero si tiene razón Kuznets, habrá un punto de inflexión en que el crecimiento comenzará a reducir la desigualdad. Afortunadamente para todos los interesados, las evidencias recientes confirman la postura de Kuznets.

En América Latina, la desigualdad cae desde hace una década. Un estudio reciente de los economistas Nora Lustig, Luis Felipe López-Calva y Eduardo Ortiz-Juárez concluyó que casi todos los países latinoamericanos se volvieron más igualitarios en materia económica entre 2002 y 2012.

Esto es así medido por el coeficiente Gini, número entre cero y uno y que cuantifica la concentración de los ingresos de un país. Cuanto más alto es el número, más ingresos fluyen a manos de unos pocos. Según el cuadro que elaboró el equipo de Lustig de cómo se modificaron los coeficientes de Gini en América Latina, sólo en Honduras aumentó la desigualdad.

Esas cifras incluyen las transferencias del gobierno, por lo que es importante preguntar qué parte de la reducción de la desigualdad en la región es resultado del socialismo. Venezuela y Bolivia implementaron políticas socialistas agresivas en detrimento de sus economías en general y experimentaron algunas de las mayores reducciones de la desigualdad.

Lustig y sus colegas concluyeron que las transferencias del gobierno y las pensiones daban cuenta de la reducción de la desigualdad entre el 21 y el 26 por ciento.

Eso es importante pero dista de ofrecer un panorama completo. El mayor porcentaje de la mejora, por lejos, surgió de las reducciones en la desigualdad de salarios. El grupo de Lustig relacionó esto con niveles crecientes de educación: en la década de 1990, muchos más latinoamericanos empezaron a ir a la escuela y el crecimiento económico es otra razón que explica el aumento de los salarios.

Esto último es congruente con la hipótesis de Kuznets. Pero incluso las reducciones de la desigualdad que provienen de una mejor educación y más redistribución del gobierno dependen del crecimiento económico para financiar esas políticas progresistas. De modo que esta es otra manera en que el crecimiento con el tiempo puede hacer bajar la desigualdad.

En cuanto a China, hay indicios de que la desigualdad allí también ha llegado a su pico.

Un estudio reciente de los economistas Ravi Kanbur, Yue Wang y Xiaobo Zhang revisó los datos notoriamente oscuros de China y descubrió que el coeficiente de Gini bajó de 0.533 en 2010 a 0.495 en 2014. Este es un nivel de desigualdad alto según los estándares internacionales, pero una tendencia en la dirección correcta.

Kanbur, Wang y Zhang también vieron que el consumo chino se está tornando menos desigual desde 2003 y la desigualdad de ingresos salariales baja desde mediados de la década de 1990.

Aunque una parte de la caída se debe a la redistribución del gobierno –en su mayor parte de las costas ricas al interior pobre-, el grueso es resultado de la industrialización y la urbanización.

A medida que más trabajadores se mudan de las aldeas a las ciudades, los salarios suben en las zonas rurales porque la mano de obra se vuelve escasa. Este es exactamente el proceso que Kuznets tenía en mente cuando pronosticó que el crecimiento con el tiempo combatiría la desigualdad.

De modo que, aunque es demasiado pronto para tener certeza, parecería que la hipótesis general de Kuznets es correcta. El crecimiento capitalista con el tiempo lleva a los países hacia una menor desigualdad. Obviamente, colabora con ello que la redistribución socialista sea parte de mezcla.

Mientras las políticas socialistas no destruyan la economía, como ocurre en Venezuela, son una forma importante de hacer menos doloroso el proceso de industrialización.

Pero la lección general es que no hay que temer a la industrialización y el crecimiento capitalistas. Puede que la desigualdad aumente durante algún tiempo mientras el país sale de la pobreza, pero esa tendencia no durará eternamente.

Esta columna no necesariamente refleja la opinión de la junta editorial ni la de Bloomberg LP y sus dueños. Ni de El Financiero.

Noah Smith es columnista de Bloomberg View. Fue profesor asistente de finanzas en la Universidad de Stony Brook y ha publicado blogs en Noahpinion.

Todas las notas BLOOMBERG
Por esta razón, China ganaría en la carrera de la inteligencia artificial
Slim vende 10 mdd en acciones de The New York Times
Izquierda de América Latina aplaude los "caprichos" de Maduro
Esta empresa tiene la fórmula para 'ganarle' a Uber
Maduro aguarda respuesta de EU luego de una votación violenta
Los flamingos han vuelto a las pasarelas...
Reino Unido prohibirá vehículos diésel y de gasolina para 2040
Ganancias de bancos en EU alcanzan niveles previos a la crisis
Musk presume que construirá el túnel más largo del mundo… ¿será?
Zona radioactiva de Chernobyl podría albergar gran parque solar
Deja un momento tu iPhone y... ¡aprecia su genialidad!
Drones letales y viajes supersónicos ‘toman’ París
Soy Mohammed bin Salman, heredé un reino ¿Y ahora?
En realidad, Travis Kalanick deja un lugar difícil de llenar
Janet Yellen es la mejor sucesora de sí misma en la Fed
El clima está demasiado caliente para que algunos aviones vuelen
Ya es hora de que el bitcoin se consolide
En Hong Kong sale más barato vivir en un coche que en un 'depa'
¿Buscas culpar a alguien por el escándalo de Uber? Mírate en el espejo
El problema de Zara: ropa barata, acciones caras
Este tipo trata de 'curar' la adicción a la carne, que llama el 'nuevo tabaco'
El futuro de la clase ejecutiva de los aviones ya nos alcanzó
Este papá y Microsoft están luchando con datos contra la muerte de bebés
¿Qué se roban en los restaurantes? De todo, literalmente, de todo
Putin dice que le gusta la gente como Trump