Bloomberg

Dubai promete que esta vez el auge no acabará en burbuja

Nunca Dubai pareció tanto un espejismo como cinco años atrás, después de que la crisis financiera mundial aplastó lo que había sido un bastión de riqueza y crecimiento. Ahora, Dubai vuelve a estar en auge.
Bloomberg
29 octubre 2014 15:43 Última actualización 30 octubre 2014 5:0
DUBAI

Dubai,esta metrópolis de vidrio y acero que brota en la Península Arábiga a menudo no parece más que una ilusión nacida del calor del desierto.(Foto tomada de Twitter: @TheDubaiMall)

Junto al Dubai Mall, uno de los centros comerciales más grandes del mundo, se observa un sucedáneo de lo que sería una auténtica experiencia minorista en la mayoría de las ciudades del Golfo Pérsico: un souk árabe.

Paseando de noche por esta caricatura de mercado con aire acondicionado y sin confusión ni regateos, donde trabajan principalmente asiáticos del sur, usted puede deambular sobre las orillas del lago artificial Burj Khalifa, así llamado por el edificio más alto del mundo, que se cierne sobre él.

Aquí, codeándose con una verdadera Asamblea General de Naciones Unidas de residentes y turistas enfundados en todo, desde dishdashas hasta Dior, podrá mirar embobado la Fuente de Dubai, informará la revista Bloomberg Markets en su número de diciembre.

Cada media hora, una serie de boquillas coreografiadas por computadora lanzan chorros de agua desde la superficie del lago hasta 150 metros de altura, danzando un minuto al ritmo del pop de Oriente Medio y al siguiente con Andrea Bocelli cantando “Con Te Partirò”.

Nunca Dubai pareció tanto un espejismo como cinco años atrás, después de que la crisis financiera mundial aplastó lo que había sido un bastión de riqueza y crecimiento. Los precios inmobiliarios se desplomaron 60 por ciento. La mitad de los proyectos en construcción en la ciudad por 582 mil millones de dólares fueron suspendidos o abandonados, en tanto sus esqueletos de acero quedaron asomando en la arena como un Ozymandias del siglo XXI.

BALLET MECÁNICO

Ahora, Dubai vuelve a estar en auge.

Para entender por qué, basta recorrer 32 kilómetros desde el Dubai Mall hasta una parte de la ciudad que pocos turistas llegan a ver.

Aquí, atravesando los portones de seguridad del puerto Jebel Ali, se descubre otro ballet mecánico deslumbrante, menos efímero y puede afirmarse que más importante para el destino de la ciudad-Estado que las aguas danzantes de la Fuente de Dubai.

Gigantescas grúas de caballete se elevan hasta barcos contenedores de 365 metros de largo con destino a Mumbai o Singapur o Rotterdam. Levantan delicadamente los contenedores del pavimento, los sostienen en el aire con un único movimiento fluido y los apilan como bloques de juegos infantiles en las cubiertas de los barcos.

El puerto es un pilar crucial en los esfuerzos del soberano de Dubai, el Sheikh Mohammed bin Rashid Al Maktoum, destinados a garantizar que esta vez, el crecimiento tenga una base más estable: alejándose de los bienes raíces y volcándose en cambio al comercio y el transporte además de las finanzas y el turismo.

Dubai, uno de los siete principados que conforman los Emiratos Árabes Unidos (EAU), tiene sólo reservas mínimas de petróleo. La ciudad-Estado se ha posicionado en cambio como un gozne que conecta Asia al resto del mundo, la ciudad portal para los mercados fronterizos en rápido crecimiento de África y refugio seguro para los inversores que rehúyen un arco de conflicto que se extiende desde Libia hasta Afganistán.

EXCESOS

Sin embargo, dado que los precios inmobiliarios alcanzan nuevos máximos en medio de planes que incluyen más torres de oficinas, más centros turísticos de lujo y más centros comerciales gigantescos, la pregunta sigue siendo: ¿puede Dubai eludir los excesos que estuvieron a punto de hundirlo anteriormente?

Mohammed Al Shaibani piensa que sí. El Sheikh Mohammed convocó a Al Shaibani para que contribuyera a reestructurar la deuda por 177mil millones de dólares que quedó pendiente en 2009. Al Shaibani, de 50 años, es el máximo responsable ejecutivo de Investment Corp. de Dubai, que tiene a su cargo los activos gubernamentales comerciales; también es director general del Ruler’s Court, que funciona como consejo asesor del emir.

SIN DUPLICIDAD

Su primera tarea fue persuadir a los acreedores de dar a Dubai tiempo suficiente para establecer cuánto debía exactamente. Los prestamistas sospechaban que Dubai intentaba ocultar el alcance de sus problemas financieros. No hubo duplicidad por parte de Dubai, dice Al Shaibani; la ciudad simplemente no pudo seguir el ritmo de su propio crecimiento.

“Algunos bancos temían que no estuviéramos comunicando información”, dice. “En realidad, no teníamos ninguna información para comunicar”.

Luego de una inyección de efectivo por 10 mil millones de dólares, de su vecino contiguo en los Emiratos, Abu Dhabi, con su riqueza petrolera, y un año de negociaciones tensas con los acreedores, Dubai World Corp., el holding que maneja gran parte de la cartera de inversiones del gobierno de Dubai, aceptó reestructurar pasivos por 23 mil 500 millones en noviembre de 2010.

El repunte de Dubai desde entonces ha sido considerable. A finales de octubre, el índice general de referencia del Mercado Financiero de Dubai era tres veces más alto que su mínimo en 2009, siendo uno de los 10 mercados bursátiles con mejor desempeño en el mundo durante ese mismo lapso.

DUBAI SE HA BENEFICIADO CON LAS DESGRACIAS VECINAS

“Los libios, los sirios, los egipcios, los iraníes: todos están allí”, dice Patrick Lord, director ejecutivo para Oriente Medio de Control Risk Group Holdings Ltd. con sede en Dubai, una firma consultora sobre riesgo político y empresarial. “Se ha convertido en un lugar para estar –si no físicamente, en todo caso para poner el dinero”.

De todos modos, la participación de los EAU en los ataques aéreos liderados por los Estados Unidos sobre los bastiones de Estado Islámico en Siria e Irak puede llegar a debilitar el estatus de Dubai como refugio seguro.

Christopher Davidson, investigador de la Universidad Durham del Reino Unido, especializado en los Estados del Golfo, dice refiriéndose a los EAU, que “Ya no son neutrales influyentes y se están convirtiendo, en cambio, en un Estado de primera línea en una guerra que podría abarcar a toda la región”. Dice, no obstante, que el modelo económico de Dubai no constituye un peligro inmediato.

Todas las notas BLOOMBERG
Drones letales y viajes supersónicos ‘toman’ París
Soy Mohammed bin Salman, heredé un reino ¿Y ahora?
En realidad, Travis Kalanick deja un lugar difícil de llenar
Janet Yellen es la mejor sucesora de sí misma en la Fed
El clima está demasiado caliente para que algunos aviones vuelen
Ya es hora de que el bitcoin se consolide
En Hong Kong sale más barato vivir en un coche que en un 'depa'
¿Buscas culpar a alguien por el escándalo de Uber? Mírate en el espejo
El problema de Zara: ropa barata, acciones caras
Este tipo trata de 'curar' la adicción a la carne, que llama el 'nuevo tabaco'
El futuro de la clase ejecutiva de los aviones ya nos alcanzó
Este papá y Microsoft están luchando con datos contra la muerte de bebés
¿Qué se roban en los restaurantes? De todo, literalmente, de todo
Putin dice que le gusta la gente como Trump
Los bitcoines se miran en el espejo de Wall Street
Huawei no está ebria, aunque podría estar un poco mareada
¿Cómo evitar que la Estatua de la Libertad se ahogue?
Así era el lavado de dinero dentro de Banamex USA
¿Por qué Ford despidió a su CEO?
Aumentan despidos de líderes ejecutivos por mentiras o fraudes
Si Trump cree que puede escapar con despidos, está equivocado
Snapchat se acercó tanto al santo grial, que puede terminar 'pecando'
¡Basta! Lo que están haciendo con las donas es demasiado
¿Te imaginas un mundo sin café? Estos científicos luchan para evitarlo
A Honda podría irle mejor sobre dos ruedas que sobre cuatro