Bloomberg

Devaluación de real brasileño convierte a príncipe en pescadero

La caída de la moneda brasileña ha sido tan seria, de 30 por ciento este año, que está modificando los hábitos de compra de los consumidores, ante lo cual el príncipe Haakon visita el país para reactivar la demanda del quinto mercado más grande del bacalao de Noruega.
Bloomberg
18 noviembre 2015 10:46 Última actualización 18 noviembre 2015 11:37
real brasileño

real brasileño

En un supermercado de Río de Janeiro, un hombre vestido con un prolijo traje azul marino se desplazaba con una bandeja de bacalao a cocinado a la parrilla con aceitunas laminadas repartiendo bocaditos a los compradores. La degustación no habría sido excepcional si no fuera por la identidad de su pescadero: el príncipe de la corona de Noruega.

La escala del príncipe Haakon el martes forma parte de un viaje de cuatro días por Brasil para incrementar la demanda en el que fuera un mercado importador próspero. Esto confirma las pruebas de que los efectos de la recesión en Brasil están teniendo repercusión más allá de sus fronteras.

La caída de la moneda brasileña ha sido tan seria -de 30 por ciento este año, el nivel más alto entre 24 economías emergentes- que está modificando los hábitos de compra de los consumidores. A medida que aumentan los precios de las importaciones, alimentando una inflación que se acerca al 10 por ciento, los brasileños compran menos de todo, desde artículos de electrónica extranjeros hasta bacalao noruego, el favorito de los lugareños desde que la corte real portuguesa trasladó la capital del imperio a Río en el siglo XIX. Hoy, las albóndigas de bacalao frito son refrigerios habituales en los bares y el pescado es un elemento básico en los platos tradicionales de las fiestas.


“Desde que era pequeña, mamá siempre compraba un trozo para poner en la mesa”, señaló Nuesa Fonseca, de 65 años, asistente en un estacionamiento que vive en una villa miseria vecina. Haría lo que fuera necesario, dijo, por reunir el dinero para darse el lujo de esa comida de Navidad.

El real avanzó 0.2 por ciento hasta 3.8049 por dólar la mañana de este miércoles en la bolsa de Sao Paulo.

Para complicar aún más los problemas de los compradores brasileños, hay una recesión que según los pronósticos se extenderá al año próximo y un desempleo que creció hasta su nivel más alto en esta década. Esto dificulta aún más el viaje del príncipe Haakon destinado a reactivar la demanda del quinto mercado más grande del bacalao de Noruega.

Los volúmenes de exportación de bacalao desde Noruega a Brasil cayeron 37 por ciento en los 10 primeros meses de 2015, respecto del mismo periodo un año antes, según datos del Consejo Noruego de Pesca. El país europeo occidental también sufre a raíz de la caída del sector brasileño del gas y el petróleo. Brasil es el mercado extranjero más grande para compañías noruegas como Aker Solutions ASA, que vende sistemas submarinos y servicios de perforación.

El instituto de estadística de Brasil no hace un seguimiento del precio del bacalao en forma individual, pero Arlison Martins, responsable de proteínas en la cadena brasileña de supermercados Zona Sul, dijo que el costo aumentó 40 por ciento desde el año pasado. Esto ha provocado la mayor caída en los volúmenes de venta de todas las carnes que tiene a su cargo.

“Optan por otros tipos de carne, eso sucede muchísimo”, dijo Martins por teléfono desde Río. “Comienzan a emigrar”.

El supermercado de Río que visitó el príncipe Haakon ofrecía un descuento de 17 por ciento sobre los nuevos “cortes nobles” que se promocionaban. Aun así, dejó a los filetes noruegos casi el doble de caros que el salmón y el bacalao de Alaska.

“Adoro el bacalao”, dijo Conceicao da Gloria Barradas Fonseca, una brasileña de 77 años que redujo su consumo de bacalao de tres veces por semana antes de la crisis a una. “No siempre puedo comprarlo porque es muy caro. Más ahora, por el dólar”.

Todas las notas BLOOMBERG
Así era el lavado de dinero dentro de Banamex USA
¿Por qué Ford despidió a su CEO?
Aumentan despidos de líderes ejecutivos por mentiras o fraudes
Si Trump cree que puede escapar con despidos, está equivocado
Snapchat se acercó tanto al santo grial, que puede terminar 'pecando'
¡Basta! Lo que están haciendo con las donas es demasiado
¿Te imaginas un mundo sin café? Estos científicos luchan para evitarlo
A Honda podría irle mejor sobre dos ruedas que sobre cuatro
Cómo cambió la imagen del tequila a lo largo del tiempo
Por qué estos nachos valen 30 dólares en EU
Una mirada al pasado podría revelar el futuro del iPhone
Una computadora lenta, el drama 'godín' del que pocos se libran
Este hombre gasta millones contra relación Trump-Musk
Cinco cosas que estamos a punto de saber sobre Siria y Trump
¿No te suben el sueldo? La culpa no es tuya, sino de tu empresa
¿Sabes a dónde ir de vacaciones? Branson propone hacerlo bajo el mar
El comercial de Pepsi era bueno... pero en la época 'hippie'
Así es como México la 'rompió' en el mercado petrolero
Cara de Warren Buffett adornará latas de Coca-Cola en China
Esto es lo que Ross quiere tratar en el encuentro entre Trump y Xi Jinping
Ni los mejores seleccionadores de acciones superan a los robots
América Latina necesita más denunciantes
Musk quiere aplastar a la competencia con mayor producción del Model 3
Dejen de culparse unos a otros y empiecen a gobernar: Bloomberg
Google debe cuidar su gallina de los huevos de oro publicitaria