Prudence, y cómo vender condones en México parece albur
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Prudence, y cómo vender condones en México parece albur

COMPARTIR

···

Prudence, y cómo vender condones en México parece albur

La empresa apuesta a un producto innovador y a un marketing ingenioso para conquistar a los consumidores.

Isaid Mera
05/04/2018
Actualización 06/04/2018 - 10:59
logo TECNOLOGÍA
Bloomberg Businessweek

“Te tienes que mover rapidísimo”, porque si no “te come”. Estos podrían parecer un par de albures o frases con ‘doble sentido’, pero no (es más, el autor de este texto no sabe alburear), es parte de la estrategia con la que la marca de condones Prudence ha logrado conquistar al público mexicano.

La compañía, con 15 años en el mercado local, tiene actualmente la mayor participación de mercado por venta de unidades, con 36 por ciento, seguida de Sico con 27 por ciento, y Trojan con 15 por ciento, según cifras de Grupo Knobloch. En México se vendieron el año pasado 74 millones de unidades.

Prudence, una marca propiedad de la organización sin fines de lucro que promueve programas de salud sexual DKT, opera actualmente en un mercado en crecimiento, pues en 2016 las ventas por unidades fueron por 65.1 millones, y en 2015 fueron por 61.1 millones, también según datos de Knobloch.

“Es un negocio en el que te tienes que mover rapidísimo. Un negocio donde si no planeas con tiempo, te comen. Traerlos (los condones) es muy tardado y aquí debes tener el stock preciso, en el lugar preciso porque si no, te come la competencia”, dijo en entrevista con Bloomberg Businessweek Alan Vera, director de mercadotecnia de DKT México.

Todos los condones de la compañía provienen de Malasia, donde se produce, según la empresa, el mejor caucho, que a su vez es el material base para la fabricación de látex. Desde que se hace el pedido hasta que llegan a México listos para venderse pasan alrededor de 10 meses.

El crecimiento del mercado de condones en México también puede verse en el incremento en el valor de las importaciones, mismas que han pasado de 4.9 millones de dólares en 2009, a alrededor de 12.3 millones en 2017, un aumento de 151 por ciento, según cifras del Inegi.

“Cuando llegó DKT a México, la categoría caía. Ahora entraron nuevos competidores el año pasado, y de laboratorios internacionales. Entonces la categoría crece y crece y crece y parte de ese crecimiento es gracias a DKT, porque se arriesga a conseguir nuevos usuarios”, afirmó Vera.

A pesar del crecimiento, el uso de métodos de protección sexual no es algo habitual en los jóvenes. De acuerdo nuevamente con cifras del Inegi, el 45 por ciento de los jóvenes entre 15 y 19 años, y el 46 por ciento en el rango de 20 a 24 años, no usó algún método anticonceptivo en su primera relación sexual.

Justo atendiendo a ese grupo poblacional, Prudence en México ha apostado por un marketing mucho más irreverente e innovaciones tecnológicas.

Muchos científicos lo han interpretado como: Hagan el amor, no la guerra. #PrudenceNeon ???? ✨

Una publicación compartida de Condones Prudence (@condonesprudence) el

A finales de febrero presentaron en la CDMX su nuevo producto Neón, un condón de látex lubricado que contiene un pigmento especial que permite que su color fluorescente se active al cargarse 30 segundos en cualquier fuente de luz.

“Si no haces un marketing estratégico, pero a la vez con una publicidad arriesgada, en este segmento es muy complicado. Si tú entras a una tienda, ves ya en este momento 50 marcas diferentes, con diferentes texturas, aromas, colores”.

El nuevo producto está pensado en principio como un producto ‘in & out’ y tiene la expectativa de vender 100 mil unidades en las primeras ocho semanas desde su salida a la venta (que fue el 1 de marzo). De superarse la expectativa, la firma considerará hacerlo un producto de línea.

La caja de Prudence Neón con tres unidades tiene un precio de 45 pesos.

En el tema de los costos, Prudence se caracteriza por comercializar a precios por debajo del promedio del mercado.

Por ejemplo, la caja de condones clásicos tiene un precio de 29 pesos, frente a los 51 pesos de los Trojan clásicos, 52 pesos de los M Force clásicos, o los 44 pesos de los Playboy clásicos.

“Nuestros preservativos son seguros y de alta calidad, pero cuentan con un precio accesible para que puedan ser comprados por los adolescentes (…) nuestro último fin es incrementar el número de parejas protegidas y el acceso de más parejas a métodos anticonceptivos”, comentó Alan Vera.

La firma precisa que no por ser más baratos la calidad del producto disminuye.

Los condones de Prudence son probados electrónicamente antes de entrar a las bolsa metálicas y realizan distintas pruebas, entre ellas el estirar 7 veces su tamaño, retener 3.7 litros de agua, y permanecer inflado con 18 kilos de aire.

Por último, Vera destacó que México es uno de los mejores mercados para DKT Internacional, fundada en 1989 por el empresario dueño de la firma de productos sexuales Adam & Eve, Phil Harvey, e incluso gracias a los recursos obtenidos en el país pueden financiar sus operaciones en otras naciones, como las centroamericanas.

DKT opera además en países como Brasil, Camerún, China, Costa de Marfil, Etiopía, Nigeria, Tanzania, Turquía o Vietnam.

“Nosotros llevamos creciendo doble dígito desde hace 10 años, esperemos que siga siendo de doble dígito (este 2018)”, concluyó Vera.