¿Por qué los multimillonarios jóvenes son tan aburridos?
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Por qué los multimillonarios jóvenes son tan aburridos?

COMPARTIR

···

¿Por qué los multimillonarios jóvenes son tan aburridos?

Los grandes fundadores de las tecnológicas de hoy son brillantes, pero cortos en dificultades. Después de todo, es difícil convertirse en un prodigio de la computación sin una computadora.

Por Anne Vandermey
10/07/2018
Hay una nueva generación de multimillonarios cuya identidad no proviene de una lucha por sobresalir en un entorno económico adverso.

Al principio de la vida de Warren Buffett, su padre no pudo ser contratado en la tienda de la familia durante la Gran Depresión. Sin un trabajo, y sin dinero después de una carrera en los bancos, la familia de cuatro contrajo una deuda con la tienda para poner comida en la mesa, e incluso entonces, su madre a veces omitió algunas cenas. Leila Buffett, acosada por el estrés y con una mente probablemente afectada por los vapores del linotipo que inhalaba cuando era niña, a menudo regañaba a sus dos hijos pequeños.

A partir de este inicio, la familia gradualmente logró un equilibrio financiero. Su padre comenzó una correduría de bolsa y finalmente se convirtió en congresista. El joven Warren comenzó a mostrar una aptitud para los números. Se obsesionó con cronometrar todo, calculaba probabilidades, incluso contabilizaba la frecuencia de las letras que aparecían en la Biblia, de acuerdo con el libro The Snowball: Warren Buffett and The Business of Life. A los 15 años, Warren logró ganar miles trabajando repartiendo periódico. El resto, como se suele decir, es historia.

El viernes, el legendario inversionista de 87 años fue superado en riqueza por Mark Zuckerberg, de 34. La brecha se cerró en parte por el crecimiento acumulado de Facebook en un 15 por ciento este año y en parte por las grandes donaciones de Buffett. Hoy, las tres personas más ricas del mundo, Jeff Bezos, Bill Gates y Zuckerberg, han hecho fortuna en el sector de la tecnología.

Comparada con Buffett y muchos de sus contemporáneos, la infancia de Zuckerberg era más banal. Creció en Dobbs Ferry, un pequeño suburbio de clase media de Nueva York, hijo de un dentista y una psiquiatra. Comenzó a usar la computadora de su padre a una edad temprana y mostró facilidad para la programación, antes de graduarse de una escuela preparatoria de élite.

Placeholder block
Warren Buffett de 87 años fue superado en riqueza por Mark Zuckerberg, de 34. Fuente: Bloomberg

La historia de Zuckerberg es típica de la lista de multimillonarios de nueva tecnología en las filas del Bloomberg Billionaires Index. Y hay un montón de ellos. Con 64 empresarios y mujeres del sector de la tecnología en la lista de Bloomberg, que rastrea a las 500 personas más ricas del mundo, la industria ha producido más multimillonarios que ninguna otra (a menos que cuente herencias, también hay una gran cantidad de riqueza heredada en la lista). Solo este año, la tecnología ha creado 11 nuevos multimillonarios.

Pero hay algo que falta en las historias de este nuevo grupo de hombres hechos a sí mismos (sí, en su mayoría son hombres). Donde las experiencias formativas de generaciones anteriores giraban en torno a la superación de la pobreza y la escasez, la historia fundacional prototípica de hoy implica una infancia de clase media alta, acceso temprano a una computadora y una educación de élite, incluso si esta fue abandonada. Antes de salir de la famosa Universidad de Harvard, Zuckerberg creó un sistema de mensajería instantánea para la clínica dental de su padre a los 12 años. A los 15, Jack Dorsey, de Twitter, deslumbraba a sus jefes durante una pasantía de programación. Y Travis Kalanick, de Uber, escribía código para su secundaria.

El hombre hecho a sí mismo siempre ha jugado un papel profundo en la imaginación estadounidense. Horatio Alger escribió historias de valientes luchadores de la clase baja que se abrieron paso en el mundo a fuerza de honestidad y trabajo duro. Hollywood ha fetichizado a los desvalidos desde que se inventaron las películas. Y durante años, el mundo de los negocios también ofreció historias reales.

Pero el surgimiento moderno de la deserción de Harvard (o la Universidad de Nueva York en el caso de Dorsey, o UCLA en el caso de Kalanick) complica esa historia. Los fundadores de hoy son brillantes, pero cortos en dificultades. Después de todo, es difícil convertirse en un prodigio de la computación sin una computadora. Esa cantidad de privilegios habla de una tendencia más amplia en la economía estadounidense: para millones de personas de bajos ingresos, cada vez es más difícil construir algo de la nada. Para abandonar la Universidad de Harvard, primero debes ingresar.

Placeholder block
Mark Zuckerberg, fundador de Facebook, creció en un pequeño suburbio de clase media de Nueva York, hijo de un dentista y una psiquiatra. Fuente: Bloomberg

Buffett, con un padre que era político e inversionista, a menudo bromea que a pesar de la pelea temporal de la familia con la pobreza, ganó la "lotería ovárica". Eventualmente asistiría a la escuela de negocios de Columbia y estudiaría con el renombrado inversionista Benjamin Graham. Pero para muchos líderes de la generación de Buffett, los dormitorios universitarios no eran parte de la historia de origen. Considera a Bruton Smith, quien hasta que dejó el cargo de CEO de Speedway Motorsports Inc. en 2015, a la edad de 88 años, fue uno de los líderes más antiguos de las compañías públicas. Smith creció en una granja, nunca fue a la universidad, y una vez llevó una escopeta a una construcción para resolver una disputa laboral. El barón petrolero Harold Hamm, nacido en 1945 como el más joven de 13 hijos de aparceros de Oklahoma, perforó su primer pozo de petróleo a los 25 años. Y luego está el magnate de los casinos y las películas recientemente fallecido, Kirk Kerkorian, nacido en 1917, quien falsificó los documentos de graduación de la preparatoria para unirse al ejército como piloto.

De alguna manera, es genial vivir en la época del nerd. Y es difícil llorar la decadencia del machismo corporativo estilo Wall Street. Pero un niño pobre actualmente puede encontrar mucho más difícil emular la vida de alguien como Zuckerberg, quien codificó un sistema de mensajería instantánea antes de llegar a la pubertad, que la del CEO de Goldman Sachs, Lloyd Blankfein, quien creció en viviendas de interés social en Brooklyn y en un algún punto vendía golosinas en el Yankee Stadium para ganar dinero extra.

Placeholder block
A los 15, Jack Dorsey, de Twitter, deslumbraba a sus jefes durante una pasantía de programación. Fuente: Bloomberg

Tanto desde el punto de vista estadístico como anecdótico, las verdaderas historias de pobreza a la riqueza se vuelven cada vez menos comunes. La movilidad de clase, definida por el porcentaje de niños que ganan más que sus padres, ha estado en un declive ininterrumpido desde la década de 1940. El economista Raj Chetty descubrió que solo alrededor de la mitad de los niños nacidos en 1980 han superado los ingresos de sus padres. En 1940, ese número excedió el 90 por ciento.

Por supuesto, la mayoría de los empresarios exitosos tienen ganancias que superan ampliamente a las de sus padres. De hecho, superan las ganancias de casi todos los humanos en la historia. En las estadísticas hasta ahora familiares, la tasa de crecimiento del ingreso en los niveles más altos en EU ha superado ampliamente el incremento en los segmentos inferiores (en la década de 1980, fue al revés, según una investigación de Thomas Piketty, Emmanuel Saez y Gabriel Zucman). El año pasado, Oxfam International descubrió que más del 80 por ciento de las ganancias recaían en el uno por ciento superior de la población mundial.

Claro que todavía puede encontrar pruebas de caminos difíciles y mucho trabajo arduo en la infancia temprana de las luminarias tecnológicas más ricas de la actualidad. Elon Musk, de 47 años, un inmigrante de Sudáfrica, provenía de la riqueza, pero fue intimidado cuando era niño antes de mudarse solo a Canadá a los 17 años, donde se inscribió en la Universidad de Queens y se transfirió a la Universidad de Pensilvania antes de cursar un doctorado de la Universidad de Stanford. Jeff Bezos, de 54 años, nació cuando su madre tenía 16 años y fue adoptado por su segundo esposo, un inmigrante cubano e ingeniero. Y Sergey Brin, de 44, llegó a Estados Unidos cuando tenía seis años y sus padres intercambiaron el sentimiento antisemita de la academia moscovita por una nueva vida en EU.

Placeholder block
Travis Kalanick, exCEO de Uber, escribía código para su secundaria.Fuente: Bloomberg

Pero incluso estos fundadores, los cuales todos tenían al menos un padre con experiencia en ciencia, contrastan con una era anterior. Según el Bloomberg Billionaire Index, el segundo multimillonario estadounidense más antiguo hecho a sí mismo es Richard DeVos, de Amway, nacido en 1926. DeVos era un niño cuando su padre perdió su trabajo como electricista durante la Gran Depresión, y la familia se mudó con sus abuelos. En una ocasión relató haber hecho una pelota de béisbol con pedazos de tela y otros desechos, porque él y sus amigos no podían permitirse comprar una nueva. Como estudiante de segundo año, fue etiquetado como "inelegible para la universidad", enviado a la escuela de comercio, y tuvo que trabajar para pagar su camino de regreso a la escuela preparatoria cristiana local.

Ted Lerner, quien a los 92 años es el hombre más viejo que se hizo a sí mismo en el índice de Bloomberg, es hijo de un vendedor de ropa de Palestina y creció en una comunidad de inmigrantes en Washington. El magnate casinero Sheldon Adelson, de 84 años, ahora una figura controvertida en la política estadounidense, creció en un barrio de clase trabajadora en Boston como hijo de un taxista. Eli Broad, nacido en 1933, es hijo de un pintor de casas lituano y se convirtió en el único hombre en fundar dos compañías catalogadas en la índice Fortune 500 en dos industrias diferentes: vivienda y servicios financieros.

Por supuesto, no es culpa de las jóvenes luminarias de la tecnología que la economía haya cambiado hacia las habilidades digitales. A pesar de que ha impulsado el nivel de vida de los estadounidenses, el rápido ritmo de la innovación ha hecho que la educación sea un factor cada vez más importante en la determinación de los ingresos, una tendencia que a su vez ha exacerbado el aumento de la desigualdad. El nivel educativo general en EU está aumentando, pero casi el 70 por ciento de la población adulta no se gradúa de la universidad. Eso es a pesar de que la educación superior se ha convertido cada vez más en un requisito previo para el trabajo de oficina. La prima salarial de la universidad, o lo que ganan los licenciados en comparación con los graduados de la preparatoria, se ha disparado desde la década de 1970 y ahora se sitúa en alrededor del 50 por ciento.

La llamada "brecha digital" entre los hogares ricos y pobres ha reforzado la distancia entre los que tienen y los que no tienen. A pesar de la omnipresencia de la informática personal, es menos probable que los niños pobres de hoy tengan acceso a los programas que podrían ayudarlos a desarrollar el ingenio de la codificación temprana. Según datos del Pew Research Center, el 87 por ciento de los hogares con un ingreso de 75 mil dólares o más usa banda ancha en el hogar. Pero para los hogares que ganan menos de 30 mil dólares, es solo el 45 por ciento.

Placeholder block
Sean Parker comenzó a programar temprano e ingresó en Zynga cuando todavía estaba en la preparatoria.Fuente: Bloomberg

Que la desigualdad de oportunidades está aumentando no es una cuestión de debate. Lo que aún no está claro, sin embargo, es el resultado final. Además de bloquear el camino para personas con talento de medios limitados, un abismo cada vez mayor entre los ricos y todos los demás también presenta problemas políticos. Hoy en día atestiguamos la creciente ira en las compañías tecnológicas de ciudades como San Francisco y Seattle. El ayuntamiento de Seattle votó para imponer un impuesto punitivo por trabajador en Amazon y otros grandes empleadores en respuesta al creciente problema de la falta de vivienda en la zona. Los funcionarios de Seattle cedieron, pero las tensiones aún hierven bajo la superficie a nivel nacional, amenazando con prenderse de manera impredecible.

Y a diferencia de los titanes de ayer, los multimillonarios más nuevos de la generación no tienen historias que puedan calmar el resentimiento popular. Los tres más jóvenes multimillonarios hechos a sí mismos en el índice de Bloomberg son todos cofundadores de Facebook. Su historia es legendaria: después de los auspiciosos comienzos de Zuckerberg en Dobbs Ferry, creó una herramienta para calificar la belleza de sus compañeras llamada Facemash antes de que él y sus amigos se retiraran para fundar Thefacebook.com. Justo encima de ellos en la lista de edad se encuentra Sean Parker, ahora de 38 años, quien comenzó a programar temprano e ingresó en Zynga cuando todavía estaba en la preparatoria.

Esto no es un lamento de las cómodas infancias de los líderes corporativos. De alguna manera, el mito estadounidense de la élite de la nada fue siempre imaginado. La probabilidad de que un niño aumente desde el quintil de ingresos más bajo al más alto es menos del 10 por ciento. Eso es bajo en comparación con otros países ricos, según los datos de Chetty, pero no ha cambiado mucho desde la década de 1970.

El Sueño Americano siempre ha sido una historia que nos contamos a nosotros mismos, reforzada por los terribles relatos de hombres que surgieron de la nada para convertirse en magnates. Hoy, Zuckerberg es un líder moral, un hombre de familia y un donante para causas nobles. Pero aquellos que buscan seguir sus pasos echarán un vistazo a sus primeros días: a la cómoda educación de Westchester, a la capitanía del club de esgrima en una preparatoria de élite, a los despreocupados días de Harvard y a Facemash. Los jóvenes pueden aspirar a subir la misma escalera. Es probable que descubran que faltan algunos escalones.