¿Por qué el arte de Banksy es una genialidad económica?
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Por qué el arte de Banksy es una genialidad económica?

COMPARTIR

···

¿Por qué el arte de Banksy es una genialidad económica?

Ahora tenemos el precio de la subasta antes de la destrucción y es probable que veamos un precio más alto después, poniendo un valor de mercado por la historia detrás del objeto, escribe Leonid Bershidsky.

Bloomberg Por Leonid Bershidsky*
08/10/2018
Actualización 08/10/2018 - 13:05
El cuadro de la niña tenía escondida una trituradora que se activó después de haber sido comprada en una subasta
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Basado en experimentos realizados por él mismo y otros en torno a su trabajo, Banksy, el famoso artista callejero, podría escribir una disertación económica sobre el valor monetario del arte. En cierto modo, ese ensayo no escrito podría ser su mayor logro.

El cuadro autodestructivo de una niña que soltaba un globo rojo en forma de corazón, que apareció en los titulares durante el fin de semana, fue la última contribución de Banksy al estudio empírico del valor del arte.

Con su último truco -la trituradora incrustada en el marco se encendió de forma remota después de que el martillo cayera en una venta de 1.4 millones de dólares- la estrella de la pintura en aerosol probó la naturaleza de la demanda en la parte alta del mercado.

El resultado probablemente será que la ingeniosa destrucción parcial de la obra de arte (la parte inferior de la imagen ahora cuelga del marco, cortada uniformemente en tiras estrechas) solo aumentará su valor, dado que el suceso fue altamente público y las asombradas reacciones de las personas en la sala de subastas han sido capturadas en video.

Ahora tenemos el precio de la subasta antes de la destrucción y es probable que veamos un precio más alto después de la destrucción, poniendo un valor de mercado claro e independiente por la historia detrás del objeto, algo muy difícil de hacer, más difícil incluso que fijar el precio de una representación artística pura.

Ver esta publicación en Instagram

. "The urge to destroy is also a creative urge" - Picasso

Una publicación compartida por Banksy (@banksy) el

Instagram @banksy

Banksy es probablemente el único artista en la historia por cuyo trabajo se ha documentado una gama tan amplia de precios de mercado, desde menos de cero hasta millones de dólares.

Cuando comenzó, su trabajo a veces fue visto como vandalismo y pintado como cualquier otro graffiti, lo que implica un valor negativo. Esto todavía sucede en ocasiones: el mes pasado, el nuevo propietario de una tienda en Bristol comenzó a pintar un trabajo anterior de Banksy, deteniéndose solo cuando se le informó de su procedencia.

Finalmente, la gente comenzó a levantar los trabajos de Banksy y venderlos, a veces por cientos de miles de dólares; en un viaje para seguir la obra de Banksy en Palestina, escuché la historia de un propietario de un edificio que ganó más dinero de esa manera que si hubiera vendido la casa.

Pero Banksy no acaba de aceptar esta ironía del estrellato como un golpe de suerte o como una afirmación de justicia superior. Lo ha estudiado.

En 2013, el artista instaló un puesto en el Central Park de Nueva York, donde un anciano aburrido vendía originales firmados, valuados en decenas de miles de dólares en una subasta, por 60 dólares cada uno. Nadie compró nada por horas; hizo un total de 420 dólares en un día.

La razón, por supuesto, fue que, para los transeúntes, personas que nunca habían oído hablar de Banksy o que no creían que vendiera su trabajo tan barato, no había ninguna historia detrás de las imágenes.

Si Banksy fuera un economista en lugar de un artista callejero satírico con puntos de vista claramente izquierdistas, podría haber integrado sus hallazgos en un modelo, tal vez como el descrito en el documento puramente teórico de Moshe Adler de 1985 que buscaba explicar "por qué podría existir una jerarquía en los ingresos sin una jerarquía en el talento".

Adler escribió: El argumento principal era que el fenómeno del estrellato existe donde el consumo requiere conocimiento. La adquisición de conocimiento por parte de un consumidor implica la discusión con otros consumidores, y una discusión es más fácil si todos los participantes comparten conocimientos previos comunes. Si hay estrellas, es decir, artistas con los que todo el mundo está familiarizado, a un consumidor le convendría patrocinar a estas estrellas, incluso si su arte no es superior al de otros.

No es frecuente que uno encuentre una estrella dispuesta a contribuir tan consciente y creativamente a esta teoría como lo hace Banksy. "Cuando miras cómo la sociedad recompensa a muchas de las personas equivocadas, es difícil no ver el reembolso financiero como una insignia de la mediocridad egoísta", escribió Banksy una vez. El desprecio puede ser un fuerte motivo de exploración

En cierto modo, es una pena que las imágenes ya no puedan separarse de los experimentos económicos. Había una vez en que eran frescas y sorprendentes, y hacían mejores tatuajes. Ahora, tendrías que ser Justin Bieber para conseguir a una chica del globo.

Pero tal vez sea mejor aceptar que el verdadero talento de Banksy está menos en su pintura (o, más bien, esténcil) y más en revelar las formas en que el mundo interactúa con el arte y los artistas. El cuerpo del agridulce conocimiento que está acumulando será su legado cuando el último de sus esténciles se desvanezca de las paredes.

Esta columna no necesariamente refleja la opinión de la junta editorial, de El Financiero, de Bloomberg LP y sus dueños.

*Leonid Bershidsky es un columnista de Bloomberg Opinion que cubre las políticas europeas y los negocios. Bershidsky fue el editor fundador de Russian business daily Vedomosti y fundó el sitio web de opinión Slon.ru.