México recibe clases de estos ‘vengadores’
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

México recibe clases de estos ‘vengadores’

COMPARTIR

···

México recibe clases de estos ‘vengadores’

Code Avengers, una firma de Nueva Zelanda, apoya en la enseñanza de programación

Alba Velasco / Enviado
29/06/2018
Actualización 29/06/2018 - 12:04
Mike Walmsley y Jordan Herbert, en las oficinas de Code Avengers en Hamilton, Nueva Zelanda.

Hamilton, NUEVA ZELANDA.- Así como el chef ‘Gusteau’ de la película Ratatouille decía que “cualquiera puede cocinar”, Michael Walmsley afirma que “cualquiera puede programar” y a los 26 años apostó su futuro a ello.

Originario de Hamilton, una ciudad en la isla norte de Nueva Zelanda con aproximadamente 200 mil habitantes, Mike, como pide que le llamen, se debatía entre concentrarse en su doctorado en Filosofía o su pasión: la programación.

Con nueve hermanos menores, el joven neozelandés era un apasionado del lenguaje y se cuestionaba cómo programar con un idioma base que no fuera el inglés. Aprendió español y lo implementó en algunos proyectos.

Placeholder block
Michael Walmsley, CEO y fundador de Code Avengers.Fuente: Alba Velasco

“Estaba interesado en Sudamérica y comencé a aprender español por gusto y comencé a relacionarlo con la programación. Todo eso era algo de medio tiempo, una actividad alterna a mi doctorado”, relata a El Finanaciero el hoy CEO de una de las startups más exitosas en Nueva Zelanda, con usuarios de todo el mundo.

Code Avengers nació en octubre de 2011, en un garaje con un curso de Javascript y HTML creados para que los hermanos menores de Mike aprendieran a programar. “Fueron los conejillos de indias, tenían entre seis y once años los que empezaron”, relata Mike. “Fue entonces cuando hice el sitio en forma por diversión, pensando en un lenguaje sencillo para que lo entendieran. (…) Ahora trabajan para mí”.

A los pocos meses, Walmsley decidió cambiar sus prioridades. Dejó su doctorado en segundo plano y se enfocó en su proyecto de programación, bajo la promesa a sus papás de que obtendría el grado. “Al final sí terminé mi doctorado, aunque dos años y medio después”.

La idea de un curso para aprender a programar de forma sencilla no pudo llegar en mejor momento. Hasta 2011, en Nueva Zelanda los estudios computacionales no eran una materia válida para ingresar a la universidad, era tan solo un complemento. El auge tecnológico hizo que esta medida desapareciera y colocara al sistema educativo en una encrucijada: ¿cómo actualizar a los maestros en cómputo de alto nivel para que a su vez impartan la materia con el nivel deseado?

Placeholder block
Así se ve Hamilton desde las oficinas de Code Avengers, ubicadas en la parte más alta de la ciudad.Fuente: Alba Velasco

Mike vio una oportunidad. Mejoró su curso de Java y HTML para crear sitios de internet y enfocó todo el material a las necesidades de los maestros en las aulas. “Los maestros nos mandaban correos contando cómo les había ayudado a enseñar código y esa retroalimentación hizo que mejoráramos constantemente”, relata.

A partir de ese punto, Code Avengers logró apoyos gubernamentales para crecer. La pequeña empresa podía finalmente dejar el garaje, aunque Mike no dejó Hamilton. Su labor no requería que la compañía estuviera en una urbe de gran tamaño como Auckanld o Wellington.

Aun así, sus oficinas son ‘un hogar’. La casa es de un piso con cinco espacios amplios de trabajo, incluida una sala de juegos y gimnasio, en donde un equipo de 20 personas, entre desarrolladores de cursos, traductores, ingenieros de software, vendedores y agentes de negocios trabajan para que cualquier persona con una conexión a internet pueda aprender código.

Un día, mientras Mike trabajaba todavía en casa de sus padres, recibió una noticia inesperada desde un país muy lejano. Un maestro de Monterrey le escribió asegurando que adoraba la plataforma.

El futuro laboral va de la mano del código, en 10 años estaremos ante una generación ‘código’ y los gobiernos lo saben, por lo que están comenzando a trabajar en ello”
Jordan Herbertdesarrollador de negocios para América Latina

“Nos dijo que amaba Code Avengers y que en la escuela en donde trabajaba también, así que nos ofrecía traducir al español los cursos que teníamos para ofrecerlos a escuelas privadas. Lo hizo y fue nuestro primer negocio ya en forma en Latinoamérica”.

Actualmente, además de México, Code Avengers tiene presencia en Chile, Brasil, Perú y Venezuela, con planes de expansión a otras naciones de la región.

“El futuro laboral va de la mano del código, en 10 años estaremos ante una generación ‘código’ y los gobiernos lo saben, por lo que están comenzando a trabajar en ello”, asegura Jordan Herbert, desarrollador de negocios para América Latina, quien además aprendió español en Puebla.

Hoy, sus cursos están disponibles en inglés, español, alemán, portugués, japonés y ruso. Sus usuarios suman más de un millón de personas distribuidas en 190 países.

Otra de las ventajas de la plataforma de Code Avengers es que prácticamente todo el mundo puede usarla, ya que limita su vocabulario a unas dos mil palabras básicas de inglés.

Además, los docentes de la empresa son como guías para los alumnos. “Los maestros introducen el tema y los estudiantes van por el conocimiento, lo van reforzando con dinámicas de juegos o trivias, en donde aplican sus conocimientos sin que sea estresante”, explica Mike.

Los ‘vengadores’ del código enfrentan dos retos fundamentales: seguir monetizando ahora que tienen más competencia de otras plataformas y capacitar a los maestros que no están ligados a la tecnología. A sus 33 años y con cuatro hijos, Mike no teme a esos retos. “Nos seguiremos divirtiendo y seguiremos creciendo; además, tengo familia que aún puedo contratar”, dice entre risas.

Placeholder block
Las instalaciones de Code Avengers cuentan con una sala de juegos y ejercicio.Fuente: Alba Velasco