Las baterías de iones, de los autos eléctricos a los 7-Eleven de Japón
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Las baterías de iones, de los autos eléctricos a los 7-Eleven de Japón

COMPARTIR

···

Las baterías de iones, de los autos eléctricos a los 7-Eleven de Japón

¿A dónde irán tres millones de baterías jubiladas? La apuesta es darles un nuevo uso en la industria del almacenamiento de energía, un mercado potencial de 550 mil mdd.

Bloomberg David Stringer y Jie Ma, con Niclas Rolander, Jeremy Hodges, Adrian Leung y Hannah Dormido
01/08/2018
Actualización 01/08/2018 - 7:25
Las baterías usadas son ideales para tareas como almacenar electricidad de paneles solares.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Las primeras tandas de baterías de vehículos eléctricos e híbridos están alcanzando la edad de jubilación, pero su destino no serán los basureros. En el otoño de sus vidas serán usadas para enfriar cerveza en los 7-Eleven de Japón, alimentar estaciones de recarga en California y almacenar energía para hogares y redes eléctricas en Europa.

Las baterías de iones de litio de coches y autobuses pueden cargar y descargar electricidad durante otros siete a diez años después de haber sido retiradas de los caminos, una vida útil con importantes ramificaciones para los fabricantes de automóviles y los proveedores de electricidad y de materias primas.

Hallar formas de reutilizar esa tecnología es urgente ya que se pronostica que el arsenal mundial de baterías de vehículos eléctricos rebasará el equivalente a 3 millones 400 mil paquetes para 2025, en comparación con los 55 mil de este año, según cálculos basados en datos de Bloomberg NEF (BNEF).

China, donde se venden la mitad de los vehículos eléctricos del mundo, implementará una normativa en agosto para hacer que las automotrices se hagan responsables de las baterías expiradas y evitar que terminen en los tiraderos. La Unión Europea ya cuenta con regulaciones y la industria espera que Estados Unidos pronto las introduzca.

General Motors, BMW, Toyota Motor, BYD y un puñado de proveedores de almacenamiento de energías renovables están entre los que intentan desarrollar un mercado secundario para un dispositivo que recientemente se fusionó con su propio mercado. La segunda vida genera un flujo de ingresos adicional por el mismo producto, y eso podría ayudar a bajar los precios de los vehículos eléctricos que manufacturan.

"Los fabricantes de automóviles tienen un problema inminente que ya estamos empezando a ver: este enorme volumen de baterías", destacó Johan Stjernberg, director ejecutivo de Box of Energy, una empresa sueca que trabaja con Porsche y Volvo Cars. "El mercado será enorme para esta segunda vida abocada al almacenamiento".

El pronóstico de BNEF es sorprendente, para 2030 la demanda de baterías para vehículos eléctricos se habrá multiplicado 25 veces. Según la consultora Avicenne Energy, los automóviles han superado a los productos electrónicos de consumo como los mayores usuarios de baterías de iones de litio.

Para 2040, más de la mitad de las ventas de autos nuevos y un tercio de la flota mundial (equivalente a 559 millones de vehículos) serán eléctricos. Para 2050, las empresas habrán invertido cerca de 550 mil millones de dólares en baterías de almacenamiento para uso doméstico, industrial y a escala de red, según BNEF.

"La lógica detrás de esto es la economía circular", señala Cecile Sobole, gerente de programa para el negocio de vehículos eléctricos de Renault. "La batería proveniente del vehículo eléctrico se volverá parte del mundo de la energía".

Pero mientras muchas compañías incursionan en el campo, el mayor fabricante de autos eléctricos de Estados Unidos, Tesla, se mantiene al margen. La compañía dijo que sus baterías probablemente no sean adecuadas para una nueva tarea tras diez o quince años de uso y su atención se centra en recuperar las materias primas, no en una segunda vida.

Placeholder block
Las baterías recicladas serán usadas para enfriar cerveza en los 7-Eleven de Japón.Bloomberg

Los esfuerzos por reutilizarlas para nuevos fines podrían ralentizarse si se vuelve más rentable recuperar materiales como el cobalto y simplemente fabricar nuevas baterías. El decreciente rendimiento de la batería de un vehículo eléctrico se evidencia en las recargas cada vez más frecuentes y el menor kilometraje por carga. Normalmente, la pieza se cambia después de una década en automóviles familiares y después de cuatro años en autobuses y taxis.

Aunque las baterías usadas ya no sirven para alimentar un vehículo, son ideales para tareas como almacenar electricidad de paneles solares y turbinas eólicas, y acumular energía de la red eléctrica cuando las tarifas son bajas.

"En realidad una batería de iones de litio nunca muere", explica Hans Eric Melin, fundador de la consultoría londinense Circular Energy Storage Research and Consulting. "Es como cuando quitas la pila alcalina de tu linterna y la pones en un control remoto, y sigue dando servicio".

Melin estima que para el año 2025 aproximadamente tres cuartas partes de las baterías jubiladas de los vehículos eléctricos se reutilizarán y luego se reciclarán para rescatar las materias primas. Eso significa que los fabricantes de automóviles y de baterías pueden rentabilizar el mismo producto varias veces.

Algunas de las empresas implicadas en desarrollar esta segunda vida son Box of Energy, la británica Powervault y la australiana Relectrify. Y un buen número de automotrices están asociándose con ellas o haciéndolo por su cuenta.

En los sótanos de un complejo de tres edificios residenciales en el oeste de Suecia, Box of Energy instaló gabinetes del tamaño de un refrigerador, cada uno con 20 módulos de baterías recuperadas de autos híbridos de Volvo. Almacenan la energía de los paneles solares en la azotea para operar los ascensores y las luces en las áreas comunes. "Hasta ahora han funcionado sin problemas", dijo Lennart Nord, cuidador de los edificios ubicados en Gotemburgo.

La tecnología puede reducir la factura de la electricidad en las casas en más de un tercio, dijo Powervault, que planea usar paquetes de baterías del Renault Zoe en hogares y escuelas de Inglaterra este verano. Las unidades de Powervault, del tamaño de un lavaplatos, pueden calcular cuándo es más económico tomar electricidad de la red y cuándo es mejor aprovechar la almacenada.

Jeff Hardy colocará una unidad Powervault en su casa victoriana en el sudeste de Londres, y espera ahorrar unas 110 libras al año. "Básicamente puede complementar mi energía solar y permitirme hacer más sin que mi recibo suba", dijo Hardy, académico y consultor en el sector de la energía. "La fabricación de baterías eléctricas tiene un impacto en el medio ambiente. El hecho de que éste sea un producto reutilizable significa que está reduciendo esa huella".

Los sistemas de mayor escala también pueden bajar los costos para las empresas. Las baterías del auto eléctrico Leaf de Nissan pronto ayudarán a iluminar las calles de Namie, que se recupera del desastre de 2011 en la planta nuclear Fukushima Daiichi.

Toyota, fabricante del híbrido Prius, instalará baterías jubiladas afuera de las tiendas 7-Eleven en Japón el próximo año. Las baterías híbridas almacenarán energía de paneles solares y luego la usarán cuando sea necesario para el funcionamiento de los refrigeradores de bebidas, los calentadores de pollo frito y las parrillas para salchichas dentro de las tiendas.

Una típica batería de coche eléctrico conserva entre el 50 y el 70 por ciento de su capacidad de potencia al momento de su retiro, indicó Tom Zhao, director de ventas globales de la división de baterías de BYD. La compañía, que tiene a Warren Buffett como inversor, utiliza baterías de segunda mano para alimentar torres de transmisión inalámbrica y para operar uno de los mayores sistemas de almacenamiento de energía de China en Shenzhen.

"Si no las reutilizas, es un enorme desperdicio", dijo Zhao.