Este implante ayuda a sanar tu rodilla… con tu propio cartílago
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Este implante ayuda a sanar tu rodilla… con tu propio cartílago

COMPARTIR

···

Este implante ayuda a sanar tu rodilla… con tu propio cartílago

Una nueva técnica desarrollada por la empresa biotecnológica Vericel permite que las propias células del paciente lo sanen.

Bloomberg | Michelle Cortez
08/10/2018
Vericel se especializa en ingeniería de tejidos.

Al principio, Courtney Mannino culpó de un leve dolor en su rodilla izquierda a un ligamento que se había desgarrado en la secundaria. Lo ignoró todo lo que pudo, pero tuvo que reducir sus carreras de cuatro millas (6.4 kilómetros) a la mitad, luego a cero. Pronto, a la joven doctora le daban escalofríos ante la idea de incluso subir por unas escaleras. El diagnóstico fue desafortunado: daños en el cartílago demasiado severos para ser tratados con corticosteroides y analgésicos de venta libre, pero no lo suficientemente severos como para justificar una cirugía de reemplazo de rodilla reservada para pacientes con artritis avanzada y mucho más años que los 29 de Mannino.

Con pocas opciones, la pediatra decidió probar el primer tratamiento de su clase de la empresa de biotecnología Vericel Corp., que se especializa en ingeniería de tejidos. Mediante una especie de andamio médico de colágeno, Vericel toma algunas de las células del cartílago del paciente, las multiplica en una placa de Petri e inserta la nueva cosecha en la rodilla dañada. Alrededor de un año después, Mannino dice que la mejora ha sido espectacular y que puede subir escaleras, andar en bici y usar la elíptica. “Todavía no es perfecto”, dice, pero “mi dolor es mucho menor”.

El procedimiento de Vericel puede parecer un poco extraño. En primer lugar, los médicos realizan una biopsia para extraer una pieza del tamaño de un Tic Tac del cartílago de la rodilla sana del paciente. Luego, los técnicos en el laboratorio de la compañía con sede en Cambridge, Massachusetts, extraen células de cartílago llamadas condrocitos y las bañan durante aproximadamente 10 días en proteínas y nutrientes para que crezcan más. Luego de dos días, siembran millones de condrocitos en una hoja de colágeno biodegradable, creando un andamio de malla viviente de poco más de 2.5 centímetros de ancho y 5 de alto. Un médico corta este andamio del tamaño del daño en la rodilla del paciente y a través de una pequeña incisión lo insertan de nuevo para cubrir el área herida. Está pegada en el lugar; son innecesarios los puntos. El proceso completo se llama implantación de condrocitos autólogos inducida por matriz (MACI, por sus siglas en inglés).

Las células crecen lentamente a través de la membrana de colágeno, que se disuelve inofensivamente, luego migran a través del cartílago dañado al hueso. Allí se adhieren y estimulan la producción de cartílago, llenando gradualmente las lagunas y dando como resultado menos dolor y una mejor función de la rodilla. “Es como llenar un bache en el camino”, dice el director ejecutivo de Vericel, Nick Colangelo.

Con todo lo complicado que puede parecer, es muy fácil en comparación de las operaciones tradicionales, que son mucho más invasivas y complejas, y para algunos pacientes es mucho más eficaz que el enfoque habitual de cortisona y píldoras. MACI, aprobado por la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) de EU en diciembre de 2016, es una tentadora opción para la creciente población de atletas con lesiones. Vericel indica que la cantidad de cirujanos en EU entrenados en el procedimiento superará los 900 para finales de este año, cerca del doble de 2017. “Creo que verán una adopción más amplia de esta técnica, ya que es muy sencilla”, explicó Kristofer Jones, cirujano ortopédico de la Universidad de California en Los Ángeles, experto en la reparación del cartílago.

MACI es parte de una tendencia más amplia en la ingeniería de tejidos, el uso de terapias celulares avanzadas para hacer crecer partes de órganos. El enfoque ya se ha usado para reconstruir tráqueas y vasos sanguíneos dañados, y los investigadores lo están desarrollando para reparar heridas crónicas y tratar lesiones en la médula espinal.

El andamio de cartílago se ha convertido en el producto estrella de Vericel. Desde la aprobación de la FDA, la firma ha reportado cinco trimestres consecutivos de ventas récord. Espera ingresos en 2018 de más de 80 millones de dólares, frente a los 64 millones del año pasado. Aproximadamente de 10 mil a 15 mil pacientes estadounidenses por año califican para el procedimiento, creando un mercado potencial de 700 millones de dólares al año, estima Danielle Antalffy, analista del banco de inversión Leerink Partners LLC.

Como sugieren esos números, MACI no es barato. Solo el andamio cuesta 40 mil dólares, y debido a que el procedimiento es tan nuevo, la cobertura del seguro puede ser difícil. Tampoco funciona para todos los que sufren daños en el cartílago. Los 27 millones de estadounidenses con la condición inflamatoria de osteoartritis deben seguir los tratamientos tradicionales. Pero para los menores de 55 años que aún no quieren pensar en los reemplazos de rodilla, vale la pena, dice Mannino. “Soy demasiado joven”, dice, “para no poder subir y bajar las escaleras”.

Placeholder block