Bloomberg Businessweek

¿Eres una ballena o un camarón? Los videojuegos lo saben

A través de algoritmos, los desarrolladores de este software reconocen las tendencias en los jugadores para hacerlos gastar mientras usan los videojuegos.
Pavel Alpeyev | Yuji Nakamura
27 noviembre 2017 0:20 Última actualización 27 noviembre 2017 5:0
Ballenas, camarones y delfines son las categorías para los gamers. (Especial)

Ballenas, camarones y delfines son las categorías para los gamers. (Especial)

En la actual industria de los videojuegos, títulos como Clash Royale y Pokémon Go son gratis para la mayoría de las personas, porque hay un número reducido de jugadores que pueden pagar extras como poseer armas especiales y más vidas. Los desarrolladores de juegos deben lograr un delicado balance entre este modelo gratis que atrae a las masas y al mismo tiempo, motivar a los grandes gastadores.

Y necesitan ambos para lograr un juego exitoso.

Silicon Studio Corp. intenta ayudar al ofrecer a los desarrolladores complejos algoritmos para crear un perfil psicológico de cada jugador.
La compañía de software con sede en Tokio predice cuánto tiempo jugarán las personas, qué niveles pueden lograr, cuánto dinero pueden gastar y en qué.

“Los datos de los juegos son perfectos para estudiar el comportamiento humano”, dijo Africa Perianez, científica de datos en Silicon Studio y exfísica nuclear en la organización de investigación nuclear europea, CERN. “Cambiará la industria, cambiará la dirección de los juegos personalizados”. El programa que utiliza la firma se llama Yokozuna Data y ya ha atraído a varios clientes en Japón y Europa.

Los desarrolladores de videojuegos japoneses y surcoreanos innovaron en el arte de hacer dinero con juegos de descarga gratis. Durante años emplearon los llamados equipos de operaciones en vivo que echan mano de eventos, competencias y ofertas de tiempo limitado para hacer que la gente pague. Conforme maduran estas técnicas, las compañías buscan la inteligencia artificial para influenciar a los jugadores: estrategias similares a las utilizadas por Google y Facebook en la publicidad dirigida.

Silicon Studio fue fundada en 1999 como una unidad de Silicon Graphics, el desarrollador estadounidense de supercomputadoras utilizadas para efectos especiales en “Parque Jurásico”. La compañía surgió al año siguiente para enfocarse en herramientas de software para otros desarrolladores, como Yokozuna, y además produce sus propios juegos.

“Es una compañía extremadamente geek”, dijo Serkan Toto, fundador de la consultora Kantan Games. “Durante años han hecho el trabajo pesado, como crear motores de físicas y renderizado, antes de producir juegos”.

La compañía se listó en la bolsa de valores de Tokio en febrero de 2015 y en un mes vio cómo su valor aumentó al máximo de 390 millones de dólares. Silicon Studio no pudo producir títulos exitosos duraderos y, desde entonces, las acciones han caído 80 por ciento. Yokozuna, que estuvo en desarrollo durante unos dos años, puede ajustar las promociones a grupos o individuos específicos. Por ejemplo, a usuarios en riesgo de dejar un juego como Puzzle & Dragons de GungHo Online Entertainment les resultará más fácil ganar monstruos extraños o pasar más rápido de nivel. Para Pokémon Go de Niantic Inc, Yokozuna puede ayudar a programar eventos adicionales para un fin de semana largo y personalizar las distancias de caminata.

Un reto clave en los juegos gratis es mantener un ecosistema saludable de jugadores que gastan mucho (llamados ballenas) y aquellos que nunca pagan (camarones). En la industria, que tiende a usar términos de biología marina, llaman a los gastadores ocasionales delfines. Las ballenas suelen representar 1 por ciento de todos los jugadores, pero generan la mitad de los ingresos. Aunque los camarones pueden parecer irrelevantes para los desarrolladores ya que no pagan, son esenciales, porque los usuarios que sí lo hacen necesitan competencia de otros para entregar su dinero. Las ballenas necesitan carnada constantemente.

Conforme hay más juegos gratis disponibles para smartphones, la industria adoptó microtransacciones para generar ingresos, aunque es complicado atrapar a jugadores con incentivos personalizados para que paguen. En julio, fans de CSR Racing 2 de Zynga se rebelaron cuando algunos jugadores pagaron 35 dólares por contenido que otros recibieron por 5. La compañía se disculpó y ofreció compensarlos.

“Algo importante para la cultura del gaming es la sensación de un campo de juego justo”, dijo Jane McGonigal, autora del bestseller del New York Times “Reality is Broken” y desarrolladora de juegos.

El software Yokozuna de Silicon Studio es parte de una tendencia más grande de investigadores de inteligencia artificial que analiza videojuegos para retos complejos, más allá de ajedrez y Go. Muchos de los avances recientes en el procesamiento de lenguaje natural, reconocimiento de imagen y discurso, han salido del aprendizaje profundo, una subdisciplina de la inteligencia artificial que requiere información etiquetada por humanos para funcionar. Los ambientes de videojuegos son una importante fuente de datos porque cada interacción queda registrada.