El valor del TLCAN crece si gana AMLO
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

El valor del TLCAN crece si gana AMLO

COMPARTIR

···

El valor del TLCAN crece si gana AMLO

El que se llegue a un acuerdo depende de lo que se logre en las negociaciones en curso, aunque ya no sería antes de las elecciones en México.

Enrique Quintana
03/05/2018
Actualización 03/05/2018 - 3:49
logo OPINIÓN
Bloomberg Businessweek

En diferentes foros y espacios de medios, los integrantes del equipo económico de Andrés Manuel López Obrador, o quienes elaboraron su programa, han reiterado su respaldo al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Es decir, de acuerdo con lo dicho por personas como Alfonso Romo, coordinador del Proyecto de Nación; Carlos Urzúa, destapado como secretario de Hacienda; Graciela Márquez, nominada para Economía; o Jesús Seade, escogido como negociador comercial, por citar solo cuatro casos, está fuera de cualquier posibilidad el que un hipotético triunfo de AMLO implique que el gobierno mexicano decida salir del TLCAN.

Así pues, todo parece indicar que el futuro del Tratado dependerá de que se llegue a un acuerdo en las negociaciones que están en curso.

En realidad, hay que precisar que lo que se requiere no es solo un acuerdo, sino un acuerdo a tiempo. Las reglas del Congreso y las realidades políticas de Estados Unidos empujan a resolver el asunto con premura.

La USTR (United States Trade Representative), la oficina comercial del gobierno de Estados Unidos que encabeza Robert Lighthizer, está obligada a notificar formalmente al Congreso de su país cuando se haya llegado a un “acuerdo en principio”.

Tras esa notificación oficial, la USTR tiene 30 días para enviar el borrador al Congreso. Es decir, no puede notificar que ya está el acuerdo y luego negociar todavía por un tiempo largo. Si las cosas salen bien, se espera que esta notificación pueda producirse este mismo mes.

Para la revisión del borrador, bajo las reglas del Trade Promotion Authority Bill, hay 60 días y luego ya se puede autorizar la firma del Tratado por parte del Ejecutivo.

Si, por ejemplo, se notifica del ‘acuerdo en principio’ el 15 de mayo, estaríamos hablando de que Estados Unidos podría estar en condiciones de firmar el documento hacia el 15 de agosto.

Esto implica que la rúbrica ya no podría ser antes de las elecciones del 1 de julio en México. Ese escenario queda descartado.

La ratificación del Tratado por parte de las dos cámaras del Congreso de Estados Unidos tiene otros tiempos, pues la International Trade Comission tiene 105 días antes de autorizar la votación.

La ventana de oportunidad para que el Congreso dé el visto bueno se ubicaría en algún momento de diciembre de este año, tras las elecciones de medio término en Estados Unidos y antes de que en enero se instale la nueva Cámara de Representantes de ese país.

La realidad de la política norteamericana es que, por lo pronto, el escenario más probable es que el Partido Republicano pierda el control de la Cámara Baja. Y en esa circunstancia, hay pocas probabilidades de que acepten ratificar a partir de enero de 2019 un Tratado negociado por el gobierno de Trump.