Bloomberg Businessweek

El Frank Lloyd Wright desconocido

Cambios recientes en su fundación y una nueva exhibición dan una nueva perspectiva de su legado.
Paul Goldberger
20 julio 2017 20:41 Última actualización 21 julio 2017 5:0
Frank Lloyd Wright. Especial BBW.

Frank Lloyd Wright. Especial BBW.

Pídale a algún arquitecto el nombre de alguna de sus grandes referencias y entre ellas probablemente dirán Frank Lloyd Wright. El maestro estadounidense del siglo XX es famoso no sólo por sus amadas obras, como el audaz museo Guggenheim y la voladiza Casa de la Cascada, que todavía atraen a hordas de turistas, sino también por su personalidad enérgica, mitad William Jennings Bryan y mitad Pablo Picasso.

Durante muchos años después de su muerte, a los 91 años, en 1959, los estudiantes de la escuela de Wright y los líderes de su fundación buscaron una interpretación muy estricta de su singular visión, venerando al arquitecto como una figura casi divina. Irónicamente, estos intentos de proteger su legado lo han dañado, limitando las formas en que Wright podría ser estudiado y evitan que sus ideas se expandan e influyan en el futuro.

Pero una notable nueva exposición en el Museo de Arte Moderno de Nueva York pretende cambiar todo eso. Aprovechando una amplia colección de archivos personales y profesionales que fueron transferidos de su fundación conjuntamente al MoMA y la Avery Architectural & Fine Arts Library en Columbia en 2012, el espectáculo ofrece una recompensa gloriosa de Wright. "Frank Lloyd Wright a los 150: desempacar el archivo" consta de casi 400 obras, muchas de ellas nunca mostradas públicamente, elegidas para demostrar que la larga carrera de Wright, tan multidimensional y lograda como la de casi cualquier arquitecto en la historia, era más rica y más compleja de lo que sus admiradores sabían.


El organizador Barry Bergdoll, curador de arquitectura y diseño del MoMA, junto a la investigadora de museos Jennifer Grey, han incluido muchos proyectos clásicos de Wright, como la Casa de la Cascada, Unity Temple, el Imperial Hotel de Tokio y el rascacielos no construido que diseñó en 1956 para Chicago. Pero la mayoría de los dibujos, objetos, modelos y fotografías que llenan las galerías serán nuevos para la mayoría de los visitantes. Bergdoll y Gray nos muestran lados sorprendentes del arquitecto.

Wright, que nació en Wisconsin, fue alentado a convertirse en arquitecto por su madre, quien colgó cuadros de catedrales en su habitación y le dio bloques de madera para jugar. Se dio a conocer por primera vez por sus casas de campo, las estructuras bajas que se extendía bajo techos anchos. A lo largo de su carrera afirmó que estaba creando una auténtica variedad americana de la arquitectura modernista europea.

Sin embargo, Wright también se interesó por el decorado, los ecosistemas, la agricultura experimental, las casas prefabricadas de bajo costo y la educación de los niños negros en el sur estadounidense, entre otras cosas.

1
    

     

Frank Lloyd Wright. Especial BBW.


Generalmente a Wright se le considera como una mezcla discordante de radical político conservador y estético. Los paisajes abiertos e interminables de las Grandes Llanuras de Estados Unidos que inspiraron las formas poderosas y elegantes de sus casas de campo también lo llevaron a una creencia política en lo que podría llamarse ahora el excepcionalismo americano. A diferencia de los modernistas europeos, motivados por un impulso utópico y socialista, Wright creía que las formas arquitectónicas radicales no tenían la intención de revocar el viejo orden, sino de darle un giro exclusivamente americano.

Pero como muestra la exposición, la relación de Wright con la política también era pragmática y así lo demuestra su proyecto Little Farms Unit. Comisionado durante la Gran Depresión por Walter Davidson, un amigo y cliente de Wright de Buffalo, el proyecto, aunque olvidado, fue el intento de Davidson de inventar un nuevo modelo para la agricultura sostenible en un momento en que muchos productores locales estaban en bancarrota. Le pidió a Wright que diseñara una estructura que pudiera combinar establos, invernaderos, casas y un mercado. El arquitecto no sólo lo cumplió, sino que trataron de interesar a la administración de Roosevelt en apoyar el prototipo como parte del New Deal.

Aunque sus esfuerzos no sirvieron de nada, Wright aprovechó muchas de las ideas que había desarrollado con Davidson en sus planes para la vasta y descentralizada Broadacre City, un proyecto posterior y mucho más conocido. Se trataba de una mezcla cuidadosamente diseñada de agricultura, pequeñas residencias, poniendo elementos de ciudad y suburbios juntos en un nuevo patrón diseñado para el automóvil. Nunca construido, es probablemente el intento más ambicioso jamás hecho por un arquitecto para convertir la expansión suburbana en un elemento positivo.


A Wright le encantaba ir en contra de la ciudad tradicional. Manhattan "es un gran monumento al poder y la codicia", le dijo a Mike Wallace en una entrevista en 1957. "No veo ninguna idea en nada de eso". Así era Wright en público, se complacía en jugar con la tendencia norteamericana de ver a las ciudades como peligrosas y corruptas, y el campo como virtuoso y puro. Aquí también la realidad tiene matices. En 1926, Wright preparó un plan notable para varios bloques de apartamentos en el centro de Chicago arreglados de tal forma que maximizaba la luz y el aire, pero conservaba una sensación tradicional de la densidad urbana. Y aunque en su haber hay un solo pequeño rascacielos construido en su larga carrera -la exquisita torre Price, en Bartlesville, Okla – Wright previó la tendencia hacia las torres de uso mixto que combinan residencias, oficinas y comercios, tan comunes en las urbes actuales.

Después de la muerte de Wright, su viuda, Olgivanna Lloyd Wright, supervisó el legado de Wright con tanto rigor que los arquitectos que continuaron su práctica bajo el nombre de Taliesin Associated Architects tuvieron que obtener su aprobación para sus versiones cada vez más banales de la obra del arquitecto. Para 2012 la escuela asociada con Taliesin estaba en peligro de perder su acreditación, y su archivo estaba en descomposición, poco utilizado, en las entrañas de la Fundación Frank Lloyd Wright en Scottsdale, Arizona.

Esto llevó a la decisión de la fundación hace cinco años de transferir el archivo. Un nuevo decano, Aaron Betsky, negoció con éxito la independencia de la fundación a principios de este año, mantuvo la acreditación de la escuela y amplió sus enseñanzas más allá de las propias ideas de Wright.

La renombrada Escuela de Arquitectura de Taliesin parece estar a punto de dar un giro. Acaba de recibir de regalo la casa de David y Gladys Wright en Phoenix, diseñada por el arquitecto para uno de sus hijos en 1952. Vacía y abandonada, fue casi demolida por un desarrollador que quería reemplazarla con varias casas de gran tamaño, pero baja calidad. Un empresario local, Zach Rawling, compró la casa en 2012, la restauró y luego la entregó a la escuela para usarla como centro de aprendizaje.

1
     

     

Frank Lloyd Wright. Especial BBW.
1
    

    

Frank Lloyd Wright. Especial BBW.


Visitar un edificio de Frank Lloyd Wright puede ser más atractivo que vivir en uno y muchas de las casas privadas del arquitecto han sufrido a lo largo de los años. Durante mucho tiempo tuvieron una reputación de tener goteras y ser difíciles de mantener, difíciles para vivir y aún más difíciles de vender. Sin embargo, el Chicago Tribune informó en 2015 que las casas de Wright en el área de Chicago, la mayoría de las cuales fueron diseñadas hace 100 o más años, se venden más rápido y a precios más altos que en el pasado. Si bien puede haber un aumento en el interés, encontrar a los compradores dispuestos a vivir con la intensa presencia arquitectónica de una casa Wright todavía puede ser un desafío. La revista Architect informó que de cinco casas Wright en todo el país a la venta en el último año, sólo uno había sido adquirida. Esto incluyó la Casa George D. Sturges en Los Ángeles, una conocida residencia de 1939 que había sido propiedad del actor Jack Larson, quien intentó sin éxito venderla en una subasta.

Un siglo y medio después del nacimiento del arquitecto, parece haber más libros, exposiciones y recorridos de Wright que nunca. Probablemente habría saboreado estas señales de su vida continuada. Como lo señala Bergdoll en el catálogo de la exposición, Wright es probablemente el primer arquitecto en saber cómo explotar con éxito la fama que dan los medios de comunicación, empezando por su aparición en la portada de la revista Time en 1938. Wright tenía 89 años cuando concibió el edificio Illinois, un torre de una milla de altura, un proyecto "para el cual no tenía cliente, sitio confirmado o señal de interés", escribe Bergdoll. Y aun así, en su presentación "las cámaras de televisión estaban atentas para grabar y presentar en el futuro la historia del edificio y su arquitecto, que había sido plantada en la prensa durante meses", dice. "Wright y la arquitectura, para muchos estadounidenses, se convirtieron en sinónimos".