El reacomodo perredista

El golpe electoral de 7 de junio casi noquea al PRD en el Distrito Federal. En unos días, los dirigentes de las diversas corrientes perredistas se reunirán para evaluar a fondo sus decisiones.

Jesús García

El golpe electoral de 7 de junio casi noquea al PRD en el Distrito Federal.
En unos días, los dirigentes de las diversas corrientes perredistas se reunirán para evaluar a fondo sus decisiones.

,

No hay mucho hacia donde hacerse, reconocen al interior del partido, pues además de lamerse la herida electoral no les queda más que reagruparse.

Definirán cómo se tomarán las decisiones, cómo se manejará el presupuesto y, sobre todo, la estrategia frente a Morena.

Aunque sus alianzas no ganaron en todas las delegaciones, el grupo liderado por Héctor Serrano, Vanguardia Progresista, sigue llevando mano dentro del partido.

Los acuerdos con Leonel Luna en Álvaro Obregón; Víctor Hugo Lobo, en Gustavo A. Madero; Mauricio Toledo, en Coyoacán; Elizabeth Mateos, en Iztacalco; Dione Anguiano y Alfredo Hernández Raygosa en Iztapalapa; Julio César Moreno en Venustiano Carranza, le dan al grupo de Serrano suficiente fuerza.

En esas demarcaciones ganaron los candidatos que esos líderes impulsaron: Maria Antonieta Hidalgo en Álvaro Obregón; Lobo en GAM; Valentín Maldonado en Coyoacán; Carlos Estrada en Iztacalco; Anguiano en Iztapalapa e Israel Moreno, en Venustiano Carranza.

Nueva Izquierda reconoció que el PRD retrocedió, pero en el balance general, con las alianzas realizadas, es la corriente que se mantiene al frente del partido.

Cada uno de los grupos capitalizará su triunfo en su respectiva demarcación de cara al reajuste del sol azteca.

El presidente del partido y cuasi diputado local plurinominal, Raúl Flores - también de Nueva Izquierda- no cree en el reajuste perredista como una derrota, pues al final las alianzas que logró amarrar en beneficio de Serrano le redituaron a él una curul en la Asamblea Legislativa.

“Vamos a ver quién cumplió su responsabilidad política y quién no”, ha lanzado Flores.

Queda claro que, para él, es uno de los que cumplió.