De Señor de las Ligas a ¿Ave Fénix?

Una vez más se habla de la debacle de René Bejarano en el DF… pero no hay que estar tan seguros de ello.

Jesús García

Una vez más se habla de la debacle de René Bejarano en el DF… pero no hay que estar tan seguros de ello.

,


Hasta ahora nada ha podido superar su peor escenario en la política allá en 2004, cuando un noticiero matutino –de manos del panista Federico Dóring— obtuvo videos que transmitió cuando Bejarano, entonces presidente de la Comisión de Gobierno de la Asamblea Legislativa, estaba en una entrevista.

Lo que siguió fue su primer gran debacle: su renuncia como diputado local, una denuncia ante la Procuraduría y algunos meses de cárcel. De todo, como él mismo lo reconoció en una entrevista con este servidor, lo peor fue el escarnio público y cómo afectó a su familia.

Su estrategia fue casi perfecta en ese entonces, sabía que no podía exhibirse mucho ni afectar a sus seguidores que buscarían dos años después diputaciones locales y federales. Hubo muchos que le fueron fiel, como Leonel Luna, exdelegado en Álvaro Obregón; José Luis Muñoz Soria, exdelegado en Cuauhtémoc, por decir sólo algunos, mismos que lograron triunfos para la Izquierda Democrática Nacional (IDN) y, ahora, le voltearon bandera a Bejarano.

En 2012, los bejaranistas avanzaron a nivel nacional, pues obtuvieron siete senadurías y 35 diputaciones federales, pero su principal bastión seguía siendo el DF, donde lograron 15 diputaciones locales y seis jefaturas delegacionales.

Tras la debacle en el último Consejo Electivo del PRD capitalino, los bejaranistas obtubvieron pocas candidaturas para las diputaciones y sólo algunas demarcaciones.

Quienes lo conocen, coinciden en que Bejarano es un estratega político y en su cuaderno anota todo: a amigos y enemigos, pérdidas y ganancias… premios y castigos.

¿De verdad es una debacle o un nuevo, pero pequeño, tropezón?

En este #JuegoElectoralDF, los bejaranistas aprovecharán los votos
en territorios donde sólo ellos tienen presencia.

Pie: Luego de la unión de todas las tribus del PRD en su contra, René Bejarano llamó a sus huestes a un movimiento nacional para reforzar su corriente.

Sigue al autor: