Tu cerebro contra el Alzheimer

Tu cerebro contra el Alzheimer

Regalar la materia gris a la ciencia es una inversión altamente rentable a largo plazo, ya que con esta materia prima los investigadores podrán encontrar pistas fehacientes para la cura de enfermedades como el Alzheimer. Una vez sin vida ya nada se utiliza, por lo que si se decide hacer esta donación, se deberá canalizar al Banco Nacional de Cerebros, institución científica del Centro de Investigaciones y Estudios Avanzados (Cinvestav). El investigador *José Luna Muñoz aclaró que esta donación no es, ni se puede utilizar para ser trasplantada, ya que además de no ser ético, es imposible - o por lo menos hasta ahora - realizar cada una de las millones de conexiones nerviosas del cerebro. Cualquier cerebro será bien recibido, pues cada unidad permite a los científicos crear, comprobar y cambiar hipótesis, así como crear nuevas líneas de investigación. Por ejemplo: en un cerebro que aparentemente no tenía nada se encontró el sitio donde se acumula una de las sustancias que participan en l

Héctor Ramos
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Regalar la materia gris a la ciencia es una inversión altamente rentable a largo plazo, ya que con esta materia prima los investigadores podrán encontrar pistas fehacientes para la cura de enfermedades como el Alzheimer.

Una vez sin vida ya nada se utiliza, por lo que si se decide hacer esta donación, se deberá canalizar al Banco Nacional de Cerebros, institución científica del Centro de Investigaciones y Estudios Avanzados (Cinvestav).

El investigador *José Luna Muñoz aclaró que esta donación no es, ni se puede utilizar para ser trasplantada, ya que además de no ser ético, es imposible - o por lo menos hasta ahora - realizar cada una de las millones de conexiones nerviosas del cerebro.

Cualquier cerebro será bien recibido, pues cada unidad permite a los científicos crear, comprobar y cambiar hipótesis, así como crear nuevas líneas de investigación. Por ejemplo: en un cerebro que aparentemente no tenía nada se encontró el sitio donde se acumula una de las sustancias que participan en la enfermedad de Alzheimer.

Por otra parte, este tipo de estudios sirven para evaluar la eficacia real de los medicamentos. Hoy día, al paciente con “la enfermedad del olvido” se le suministra un fármaco y se dice que funciona cuando su calidad de vida es similar a la que llevaba antes de la enfermedad.
Sin embargo, esta evidencia no es suficiente cuando se hace un análisis cabal, ya que no se sabe si hay o no mejoría en las células del hipocampo y las cortezas prefrontal y occipital, que es donde se posiciona la enfermedad de Alzheimer.

La pérdida paulatina de la memoria es un proceso que cuando no hay antecedentes familiares puede tardar hasta dos décadas, en caso de ser hereditaria el tiempo se recorta entre 7 y 10 años y las diferentes líneas de investigación señalan a dos sustancias (proteína Tao y Amieloide Beta) como las responsables del Alzheimer.

A poco más de cien años de haberse descubierto esta enfermedad, todavía hay muchas interrogantes que responder en cuanto a la interacción de estas dos sustancias, ya que se ha observado que destruyen tejido cerebral pero todavía no se ha confirmado cómo se desencadena este proceso degenerativo ni la manera en la que se podría detener.

El doctor *Luna Muñoz comentó que están haciendo trabajo experimental con un método que podría emitir un diagnóstico temprano del Alzheimer. Esta prueba consiste en tomar muestras de las paredes de boca y nariz para luego ser analizadas en el microscopio y dictaminar si hay evidencia celular de la aparición de Alzheimer.

Finalmente, si se toma en cuenta que “la enfermedad del olvido”, al igual que otras enfermedades neurodegenerativas están relacionadas con la edad y que la población mexicana está envejeciendo, quizá además de generoso, el acto de donar el cerebro al morir podría ser una decisión estratégica.

Que no se olvide, una vez sin vida el cerebro ya no se utiliza pero si será de gran utilidad para la ciencia y las generaciones venideras.
Un paseo exprés al banco de cerebros en: http://bit.ly/YHrrSL

* El doctor José Luna Muñoz es el coordinador del Banco Nacional de Cerebros del Cinvestav.