Blogs
Activo Saludable
Activo Saludable
  • Héctor Ramos

Padezco cáncer avanzado, ¿cuáles son mis derechos?

Activo Saludable Grande Identidad

Activo Saludable Grande Identidad

Héctor Ramos 09 febrero 2014 5:0

A pesar de las múltiples campañas de información, todavía hoy en día es muy frecuente que un tumor maligno tome por sorpresa a su víctima, dando inicio al martirio físico, económico y emocional.

¿Qué tanto se respeta el deseo y la voluntad de una persona a quien se le ha detectado un tumor maligno, que más temprano que tarde, acabará con su vida?

Si el pronóstico es reservado y pobre la posibilidad de éxito, ¿Qué tanto se acepta que el paciente decida tirar la toalla?

“El cáncer es curable si se detecta a tiempo”, es la frase que se repite una y otra vez para que mujeres y hombres se practiquen de manera rutinaria pruebas como el Papanicolau, la autoexploración mamaria y el tacto rectal, con el fin de que si se hallan rastros de un posible tumor maligno, se tenga oportunidad de combatirlo y lograr su erradicación.

Pero la realidad es diferente.

En los zapatos de ella: Entre los años 2000 y 2010, las defunciones por cáncer mamario se incrementaron de 3 mil 432 a 5 mil 044.

En los zapatos de él: De acuerdo con el INEGI 2011, por cada 100 defunciones por tumores malignos en hombres con 20 años o más, 17 fallecen a causa del cáncer de próstata.

Especialistas subrayan que, tanto en el cáncer mamario como en el prostático, -por señalar algunos ejemplos-, la principal causa por la que no se puede salvar la vida del paciente es porque se diagnostica tardíamente.

Durante años se había explicado que las neoplasias malignas eran consecuencia de la exposición a algún factor predisponente -fumar, exponerse mucho tiempo y sin protección a los rayos solares, el virus del papiloma humano, entre otros-, por lo que la información genética de las células se “descomponía” y comenzaban a reproducirse de manera desordenada.

Hoy día, y dicho de manera coloquial, se dice que todas las personas tienen una “cantidad de patógenos cancerosos” en su cuerpo pero que éstos son inofensivos porque el sistema inmunológico evita su proliferación, por lo que es hasta que éste falla cuando puede comenzar a desarrollarse un tumor maligno.

A estos escenarios se suma el único factor que directamente puede controlar el ser humano, que es el relacionado con los hábitos, costumbres y estilos de vida, ante lo cual se abre un nuevo planteamiento: Si por fumar y/o abusar del alcohol hoy se padece cáncer pulmonar, en hígado, páncreas, o los tres anteriores, ¿el paciente tiene que recibir su castigo y tolerar tratamientos que además de prolongar la agonía, vejan su autoestima al tener que mirar su degradado cuerpo? ¿La persona a la que se le ha encontrado un tumor en fases avanzadas está obligada a ser intervenida por todas las terapias que ha creado la medicina?

Ante preguntas similares a éstas, desde el 7 de enero de 2008, se publicó en la Gaceta Oficial del Distrito Federal la Ley de Voluntad Anticipada, para que enfermos terminales y adultos dejen por escrito que sólo deberán recibir tratamiento para evitar el dolor y paliativos cuando ante algún siniestro en la salud, no haya posibilidad franca de mejora y la muerte sea ineludible. (Aquí el resumen)

Aunque no es fácil tomar y aceptar una postura, -aún más cuando se trata de seres queridos-, es útil tener definidos estos planteamientos, sobre todo porque la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) advirtió que para el año 2030 podrían contabilizarse más de 20 millones de nuevos casos de cáncer.

Contacto:
Mail: activosaludablemex@gmail.com
FB: Activo-Saludable
Twitter: @activosaludable

Acerca del autor
  • Héctor Ramos
An Error Occurred: Internal Server Error

Oops! An Error Occurred

The server returned a "500 Internal Server Error".

Something is broken. Please e-mail us at [email] and let us know what you were doing when this error occurred. We will fix it as soon as possible. Sorry for any inconvenience caused.