Bajío

Urgen reformas y un ordenamiento en el sector logístico del país: TIQ

Para que el sector logístico de México incremente su competitividad, es necesario que se implemente un ordenamiento de la cadena logística, principalmente en las terminales interiores, y que se apruebe la reforma a la Ley Reglamentaria del Servicio Ferroviario, que liberaría los derechos de paso.
Adriana Rodríguez Canales
18 noviembre 2014 11:27 Última actualización 18 noviembre 2014 11:27
TIQ

De instalarse la zona franca, la Terminal Intermodal de Querétaro podría ampliar su participación de mercado de 15 a 35 por ciento. (Foto: Adriana Rodríguez Canales)

QUERÉTARO, Qro.- El sector logístico de México tiene un amplio potencial de incrementar sus volúmenes de operación y reducir sus costos si se implementa un ordenamiento de la cadena logística, principalmente en las terminales interiores, y de aprobarse la reforma a la Ley Reglamentaria del Servicio Ferroviario, que liberaría los derechos de paso.

El presidente de la Terminal Intermodal de Querétaro (TIQ), José Luis Muñoz, explicó que hoy en día el 80 por ciento de las mercancías del país siguen transportándose en camiones de carga, lo que incrementa considerablemente los costos —el flete por contenedor fluctúa entre mil 500 y tres mil pesos—; y de liberarse los derechos de pasos de los ferrocarriles, mucha de la mercancía podría transportarse por tren —al pasar de un 20 a un 50 por ciento— y llegar a las terminales interiores sin necesidad de pagar un flete extra.

Agregó que para incrementar la competitividad de la cadena logística (compuesta por navieras, puertos, terminales portuarias, ferrocarriles y camiones, y terminales interiores) es necesario que las autoridades implementen un ordenamiento, ya que en el caso de las terminales interiores, sólo siete operan en total cumplimiento del reglamento.



“Hace falta más mano dura para que haya un orden. Existen terminales autorizadas con un mínimo de requisitos; no cumplen con el largo de las vías ni con elementos de seguridad básicos, por ejemplo. Debe existir una ley pareja, con reglas que todos debamos seguir.

“Existen siete terminales principales en el país: Pantaco, Toluca, Querétaro (TIQ), San Luis Potosí, Monterrey, Guadalajara e Hidalgo, las cuales cumplen con el reglamento. Las demás tienen un nivel inferior, y más que competencia, representan un problema, porque le exigen al ferrocarril que lleve mercancía cuando no están en condiciones de recibirla, o simplemente hacen que el ferrocarril se desvíe, con los gastos operativos que eso conlleva. En Querétaro, por ejemplo, existen tres terminales, y una no cumple con los requisitos marcados en la ley”, recalcó.

Actualmente la TIQ cuenta con una línea de crédito de un fondo de inversionistas extranjeros, principalmente asiáticos, por 500 millones de euros. Estos recursos podrían aplicarse en la instalación de una zona franca dentro de la terminal, que se compondría de un hub intermodal, un centro de carga y descarga, un parque industrial franco, un parque tecnológico y logístico, un centro de convenciones, un hotel, una universidad y un desarrollo inmobiliario.

Sin embargo, la concreción del proyecto está ligada a la aprobación de la reforma a la ley ferroviaria, debido a que con la liberación de los derechos de paso llegarían a la terminal contenedores de Manzanillo y Laredo, mercancía a la cual no tienen acceso debido a las limitantes de las concesiones.

Muñoz señaló que la llegada de contenedores de estos puertos representaría para la TIQ alrededor de 250 mil toneladas al año, con las cuales podrían incrementar su participación de mercado de 15 a 35 por ciento.

Además, de instalarse la zona franca, la terminal intermodal podría convertirse en un punto de liberación de puertos, debido a que podría almacenar contenedores que normalmente pagan hasta 75 dólares por permanecer en las terminales portuarias, cuando en la TIQ les costaría 15 dólares.

Independientemente de las reformas, la terminal intermodal tiene planeado realizar una ampliación de 20 hectáreas para 2015, que incluirían además de la adquisición de terrenos, equipamiento tecnológico y modernización del recinto, así como nuevas espuelas ferroviarias para el ingreso de más trenes. En este proyecto invertirán 30 millones de dólares.