Bajío

Una década de oro para la economía del Bajío

Inversión extranjera sin precedente impulsa la actividad industrial y el PIB de la región a tasas superiores al promedio nacional.
MARVELLA COLÍN
25 junio 2015 22:57 Última actualización 26 junio 2015 9:30
industria

El crecimiento industrial en el Bajío ha elevado los empleos formales a una tasa anual promedio de 5%. [Bloomberg]

En la última década las economías del Bajío han entrado en una nueva dimensión económica al registrar altas tasas de crecimiento, muy por arriba del promedio nacional, impulsadas por fuertes inversiones productivas, mayor comercio internacional y una importante llegada de remesas familiares del exterior.

El liderazgo en avance del PIB en la región lo tiene Querétaro con un crecimiento de 5 por ciento en promedio anual; en importancia sigue Aguascalientes con 4.81, Guanajuato con 3.8 y San Luis Potosí con 3 por ciento anual en los últimos diez años. Estos resultados son superiores al crecimiento promedio nacional del PIB que fue de 2.4 por ciento anual.

Un factor determinante para detonar las economías del Bajío han sido las inversiones productivas, en especial las extranjeras, las cuales han crecido a tasas sin precedente. En el caso de Guanajuato la inversión extranjera directa (IED) ha aumentado 55.6 por ciento en promedio anual, en San Luis Potosí 45.4, en Querétaro 24.4 y en Aguascalientes 23 por ciento, cuando a nivel nacional la tasa de crecimiento de la IED fue de 9 por ciento en promedio anual.


Las inversiones han acelerado el crecimiento industrial en las entidades del Bajío a lo largo de los últimos diez años y de manera más acentuada en los últimos tres. La actividad industrial en Querétaro y Aguascalientes ha tenido un crecimiento promedio anual de 6.4 y 7.8 por ciento, cuando a nivel nacional el avance fue de 1.2 por ciento anual en diez años, nivel que también fue rebasado por la actividad industrial de Guanajuato con 4.7 por ciento y por el de San Luis Potosí con 3.8 por ciento anual.

En este proceso de mayor industrialización la incorporación de mayores tecnologías, así como una mejor articulación productiva a través de conformación de clústeres en la región han generado un polo de desarrollo industrial que ha reforzado la imagen de México como un país con facilidad para hacer negocios en México.

Lo anterior se desprende de un análisis de EL FINANCIERO Bajío con base en cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, de la Secretaría de Economía y de varios informes de gobierno de las economías locales.

Con el crecimiento industrial las cuatro economías del Bajío han logrado elevar los empleos formales a una tasa anual en promedio en conjunto de 5 por ciento, casi dos puntos más que el crecimiento promedio nacional de empleos formales de 3.1 por ciento anual.

En Querétaro es en donde se han alcanzado las tasas más altas de crecimiento del empleo formal, ya que de acuerdo con los trabajadores registrados en el IMSS, el aumento fue de 6.9 por ciento anual en la última década; en Guanajuato el incremento fue de 5.2 por ciento, en Aguascalientes de 4.1 por ciento y en San Luis Potosí de 4 por ciento.

No obstante, por su tamaño Guanajuato es el que presenta mayor cantidad de empleos formales. En términos absolutos cuenta con 816 mil 248 trabajadores formales al cierre de mayo del 2015, Querétaro cuenta con 459 mil 684, San Luis Potosí con 370 mil 549 y Aguascalientes con 264 mil 182 trabajadores.

En total estas cuatro economías del Bajío han elevado su aportación al empleo formal del país de 9.6 a casi 11 por ciento del total nacional en la última década.

La mano de obra calificada y su menor costo en relación con otras regiones, así como medidas de simplificación administrativa en las entidades de la región han permitido generar condiciones favorables para los negocios.

El Banco Mundial señala que, por ejemplo, las ciudades de Aguascalientes y de Celaya se ubican en el segundo y tercer lugar nacional en la facilidad de hacer negocios; la ciudad de San Luis Potosí se encuentra en cuarto lugar y la capital queretana se coloca en el sitio 17.

Por otro lado, las inversiones han impulsado el crecimiento del comercio exterior de las economías del Bajío, las cuales presentan aumentos de las exportaciones de dos dígitos, esto principalmente se observa en Guanajuato, Querétaro y Aguascalientes.

Además de las divisas que llegan mediante la inversión extranjera y las exportaciones, a la región del Bajío llegan recursos relevantes en dólares producto de las remesas familiares que envían los trabajadores mexicanos en el exterior, principalmente en Estados Unidos.

Guanajuato ha acumulado remesas familiares por 21 mil 230 millones de dólares en los últimos diez años, lo cual representa el 9.2 por ciento del total de remesas que ha llegado al país en ese lapso. Dicha entidad es la más fuerte del Bajío en captación de remesas y la segunda a nivel nacional, sólo superada por Michoacán.

En este entorno, el Bajío ha tenido logros importantes, pero aún tiene retos que vencer.


“PIB01_B2531"
“PIB02_2531"
“PIB03_B2531"