Troquelados, en su mejor momento queretano
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Troquelados, en su mejor momento queretano

COMPARTIR

···
Bajío

Troquelados, en su mejor momento queretano

La inversión extranjera directa (IED) en la fabricación de piezas metálicas troqueladas para vehículos automotores en Querétaro ascendió a 44.9 millones de dólares en 2016.

Lucero Almanza
30/10/2017

Con un valor de mercado en general de hasta 12 billones de dólares a nivel nacional, la producción de moldes y troqueles en Querétaro se ha detonado en el último año, a partir principalmente, del crecimiento del sector automotor y de autopartes en la región del Bajío.

“El 95 por ciento de los herramentales, moldes y troqueles en México se importa, así que la oportunidad de participación de mercado es infinita desde la perspectiva en que estamos”, aseguró Eduardo Medrano Escobar, presidente de la Asociación Mexicana de Manufactura de Moldes y Troqueles (AMMMT), con sede en Querétaro.

Indicó que la mayor demanda de troquelados en el estado se encuentra en los procesos de inyección de plásticos y en el sector de autopartes.

,,


La inversión extranjera directa (IED) en la fabricación de piezas metálicas troqueladas para vehículos automotores en Querétaro ascendió a 44.9 millones de dólares en 2016, luego de que el año previo cerró con un saldo negativo de -39.1 millones de dólares, según los datos de la Secretaría de Economía federal.

Las piezas troqueladas se producen, precisamente, a partir de lo que se conoce como troquel, que se refiere a un instrumento o equipo que se usa para el estampado de piezas metálicas (o de otro material).

En la industria automotriz, las piezas troqueladas –cuyas características son su producción en serie, pero sobre todo su más alta precisión-, se utilizan para la fabricación de componentes y autopartes en general, como en los sistemas de frenado o transmisiones.

En Querétaro, y otros estados del Bajío, hay empresas que se han especializado en la proveeduría de troquelados. Hay casos de compañías que exportan sus productos a países como China, Alemania, Estados Unidos y naciones de Europa del este.

De acuerdo con proyecciones de ProMéxico, las oportunidades de inversión en troquelados y estampado particularmente en el sector de autopartes, a nivel nacional, ascienden a por lo menos cuatro mil 200 millones de dólares.

Dado el boom de la industria automotriz en el Bajío, la producción de piezas troqueladas para el sector no es exclusiva de grandes compañías, también es un nicho de desarrollo para pequeños y medianos proveedores locales, los cuales pueden atender segmentos específicos en la cadena productiva.

Para Medrano Escobar, este “toque de Midas” debe beneficiar a todas las empresas de la cadena de valor – OEMs, Tier 1, 2 y 3-. El reto está en concretar un contenido local de al menos 60 por ciento, para que el modelo de costo y de retorno de inversión sea viable y sustentable.

También, se necesita modificar los modelos de proveeduría a partir de los “tomadores de decisiones”, ya que muchas empresas que compran moldes hoy en día, son meramente operadores y ejecutores de operaciones que siguen una tendencia de adquirir las piezas del país de origen de las grandes compañías.

“Llegar a los tomadores de decisiones, los altos directivos, que diseñan estas estrategias de manufactura, puede derivar en un efecto en cascada hacia el desarrollo de proveedores locales”, consideró.

El también presidente de Single Source Technologies México, agregó que llegar con los directores con un programa específico y un mapa de ruta, hace más fácil el acceso a mercados para las compañías locales.

CÍRCULO VIRTUOSO
El presidente de la AMMMT expone que para lograr una operación óptima, las empresas que manufacturan moldes deben asentarse sobre cuatro pilares.

El primero, dijo, es el talento humano, especialmente en las pequeñas y medianas compañías (Pymes) de la industria, para las cuales se deben desarrollar programas accesibles y técnicamente útiles en la generación de competencias para su personal.

Esto, debido a que en su mayoría son estructuras de 30 a 50 personas, por lo que resulta costoso ubicar a una sola persona en un proyecto.

“Esto se ha venido consolidando en la asociación, con apoyo de la Secretaría de Economía.” Actualmente, el Instituto del Plástico en Nuevo León, el Instituto de Herramentales en Querétaro y la Asociación Mexicana de Manufactura de Moldes y Troqueles han realizado esfuerzos, junto con otros organismos de investigación y universidades en programas de estudio y capacitación.

El segundo pilar se basa en el desarrollo tecnológico. Se tiene que considerar el tiempo de vida de los equipos – 14 años en promedio-, de tal forma que se desarrollen mecanismos para que las empresas de manufactura de moldes puedan colocarse en áreas estratégicas, cubriendo los vacíos tecnológicos y complementándose en la adquisición de equipo de vanguardia.

“Entre las empresas de la industria debemos complementarnos, en la utilización, en la eficiencia del uso de los recursos pero más estudiados como grupo”, agregó por su parte, Jorge Ayala Baca, director general de la empresa Maquinados Industriales Ayala - Evolución en Moldes.

Consideró que en la medida en que cada empresa adquiera maquinaria y equipo distintos, que logren sinergias en los procesos de producción para cubrir la demanda, más allá de la competencia, se generará un círculo virtuoso y aumentará su participación en los mercados nacional y de exportación.

“Como cadena AMMMT estamos creando esos vínculos para generar valor y hacer más efectivas las inversiones”, destacó Ayala.


Otro pilar, añadió Eduardo Medrano, es el negocio, en el cual las compañías tienen que considerar su ubicación geográfica, así como su grado de especialización; la idea es generar una red de negocios regionales, vocacionales.

Y una última consideración, de acuerdo con los empresarios, es el desarrollo institucional empresarial, es decir la profesionalización de las pequeñas y medianas compañías, que representan 80 por ciento de las empresas de troquelados y estampados.