Bajío

Tequisquiapan, destino turístico en decadencia

De 2005 a la fecha, la ocupación hotelera ha registrado un promedio de 22.5 por ciento; además el número de turistas ha decrecido y la oferta de cuartos-hotel no ha aumentado.
Sirse Rosas
28 junio 2015 11:30 Última actualización 28 junio 2015 11:38
Tequisquiapan

En 2014, Tequisquiapan recibió a 91 mil 061 turistas. (Foto: Archivo)

QUERÉTARO, Qro.— La falta de promoción, el crecimiento descontrolado, así como la carencia de un plan integral de desarrollo para Pueblos Mágicos en la entidad, han llevado a Tequisquiapan a convertirse en un destino en declive, con índices de ocupación que difícilmente han superado el 20 por ciento durante la última década.

La demarcación obtuvo en 2012 el nombramiento como Pueblo Mágico, sin embargo, la distinción no se ha traducido en beneficios para el destino.

De acuerdo con Aarón Manzur Rodríguez, presidente de la Asociación Mexicana de Hoteles y Servicios Turísticos de Tequisquiapan, y presidente del Comité de Pueblos Mágicos de dicho municipio, la caída del destino inició a principios de los años noventa, y fue hasta el nuevo milenio que se plantearon medidas de rescate que han avanzado lentamente.


A través de la organización y trabajo conjunto de la sociedad civil y el sector turismo, se han logrado integrar elementos que tienen como objetivo atraer al turista hacia Tequisquiapan, como son las empresas vitivinícolas y las queserías, que se fortalecen con la ya tradicional Feria del Queso y el Vino; vuelos en globo, además de productos nuevos como los recorridos con leyendas y la implementación de tranvías.

“Tequisquiapan es históricamente turístico. El destino nació a finales de los años cincuenta, cuando se tuvo el gran auge por las aguas termales. A principios de los noventa decaímos, fue cuando tuvimos una de nuestras peores rachas. Esto se debió a la falta de la planeación de las autoridades respecto a la poca sustentabilidad en el largo plazo que debe tener un destino, tanto de sus recursos naturales como humanos”, expuso.

Esta falta de visión se ha mantenido hasta la fecha, afirmó, tanto por parte de autoridades estatales como municipales, pese a la importancia que representa el rubro turístico en la actividad económica estatal y municipal.

No nos preocupamos por cuidar nuestras áreas naturales, por conservar el agua y mucho menos por crecer de manera ordenada. Aquel pueblo bonito de calles angostas, con un río hermoso y una presa muy atractiva donde se podían hacer diferentes actividades al aire libre, donde la contaminación era prácticamente nula, se modificó y evidentemente los turistas y visitantes lo resienten. Esto ha sido parte de la caída de Tequisquiapan, de la que hoy todavía no nos podemos recuperar; hoy vemos todavía una falta de planeación en el largo plazo en términos de orden en comercios y viviendas”, recalcó.

En conjunto con otras organizaciones, la asociación planteó propuestas para mejorar e impulsar el turismo, entre ellas un plan de desarrollo urbano, que fue modificado de su planteamiento inicial y no generó beneficios.

De igual manera se trabajó en el Reglamento de Imagen y Desarrollo Urbano, enfocado en el primer cuadro de la ciudad, que tenía como objetivo lograr una hegemonía en la zona, pero la propuesta ha quedado inconclusa.

También se propuso un Reglamento de Comercio, el cual está abandonado, y se ha favorecido con ello la proliferación del ambulantaje, que mantiene índices de tres a uno con respecto al comercio establecido.

No contamos con apoyo de la autoridad. Es parte de los requerimientos del nombramiento de Pueblo Mágico, nos comprometimos a reordenar al comercio semifijo. No hemos tenido la capacidad de interlocución por parte de la iniciativa privada, ni ha habido la decisión de la autoridad para ayudar a resolver este tema”, aseveró.

“Los cuatro Pueblos Mágicos de la entidad trabajamos de diferente manera, como si fuéramos independientes, pero al estar dentro del estado, deberíamos trabajar como uno solo. No hemos sido capaces ni de articular una ruta donde se visiten los cuatro destinos, cuando sabemos la importante llegada de turistas de negocios a la capital del estado, turistas que tienen tiempos muertos y podrían visitar los Pueblos Mágicos, pero no los estamos promoviendo, los tenemos abandonados”, recalcó.

Actividad turística

Dentro de los indicadores turísticos de la demarcación, sobresale la caída en el número de visitantes de 2006 a 2014, al pasar de 103 mil 244 turistas a 91 mil 061. El 2009 fue el año con el menor número de visitantes en el municipio, al registrar sólo 82 mil 499 personas.

Con respecto a la procedencia del turista, el 98.55 por ciento de los visitantes son nacionales, principalmente del Distrito Federal, que representa el 40.64 por ciento del total; seguido del Estado de México con 12.31 por ciento, mientras que en tercer lugar está Querétaro.

Los turistas extranjeros son en su mayoría norteamericanos, con el 75 por ciento del total; el resto proviene de España y otros países.
La oferta de hospedaje en Tequisquiapan para el año 2012 se componía de 42 establecimientos distribuidos en seis de clasificación de cinco estrellas, nueve de cuatro, 10 de tres, 11 de dos, dos de una estrella y cuatro sin categoría.

Según el presidente de la Asociación Mexicana de Hoteles y Servicios Turísticos de Tequisquiapan, fue en el 2013 cuando se abrió el último hotel.

En cuanto a la oferta de cuartos de hospedaje, en la última década se ha presentado un incremento total del 26.4 por ciento, lo cual significa que las habitaciones pasaron de 818 a mil 034 unidades.

Dentro de las categorías se destaca el crecimiento de los cuartos de cinco estrellas, que incrementó 604 por ciento, equivalente a 127 habitaciones, sumando un total de 148 cuartos. La oferta de cuatro estrellas aumentó 39.2 por ciento; mientras que las habitaciones de una y tres estrellas, además de aquellas sin categoría, presentaron decrecimientos de 10.3, 12.4 y 7.6 por ciento, respectivamente.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Turismo (Sectur), el número de habitaciones disponibles fueron de 871, 879 y 883, para los años 2013, 2014 y 2015, respectivamente. Sin embargo, estos datos no registran las habitaciones sin clasificación.

En cuanto a los indicadores de ocupación hotelera, los porcentajes registrados en Tequisquiapan oscilan entre el 19 y 26 por ciento en los últimos diez años, donde la ocupación más baja corresponde a los años 2010 y 2014, mientras que la más alta se presentó en el año 2007.

“Tequis02_B2531"