Bajío

Tanus: el extraño material que dio vida a una marca 

Un material con características poco convencionales despertó la curiosidad de Alejandro Salceda, quien aprendió a dominarlo y lo convirtió en mochilas para campismo.
Perla Oropeza
11 noviembre 2014 14:0 Última actualización 11 noviembre 2014 16:2
Alejandro Salceda, de la marca Tanus (Perla Oropeza)

Leonel Alejandro Salceda Méndez tiene en su sangre dos generaciones de la industria de la piel y el calzado. (Perla Oropeza)

LEÓN, Gto.- Diseñador industrial egresado de la Universidad de La Salle de esta ciudad, Leonel Alejandro Salceda Méndez tiene en su sangre dos generaciones de la industria de la piel y el calzado.

Su abuelo fue zapatero y su padre se dedica a la marroquinería. Él ahora forma su propia empresa con la marca Tanus, que presentó en el marco del Concurso Internacional de Moda y Diseño Creáre.

Hace año y medio llegó a sus manos un material que tenía características poco convencionales.


“No es piel, no es textil, no es sintético, yo lo catalogo como lona, entonces empiezo a hacer ciertas pruebas un tanto empíricas de resistencia, de elongación, de fricción, de resistencia al agua, al fuego y empiezo a notar que tiene cualidades que superan las expectativas de materiales similares.

"Empiezo a jugar con este material, hacer inflables para niños, mobiliario para exteriores, maleteros para los coches, y veo que es muy versátil, que se puede prestar para hacer varios productos pero de tantas opciones no sabía a qué enfocarme.

“Me puse a estudiar sobre el tema y doy con que este material lo fabrica una empresa de Estados Unidos para el ejército, que lo utiliza para hacer los campamentos. Entonces comienzo a atar cabos: esa es la razón de sus cualidades y de que sólo haya tres colores —beige, verde y gris— con negro en la cara inversa, y tenga una opacidad del 100 por ciento. Y empiezo a desarrollar una línea de mochilas enfocadas e insipiradas en el campismo, bajo la marca Tanus."

Salceda tiene un pequeño taller en León donde trabajan tres personas y fabrican 30 mochilas a la semana, pero cuenta con la capacidad para producir 300 si es necesario con el apoyo de la empresa de su padre, ubicada en MIchoacán.

La idea, dice, es que el negocio siga creciendo y ampliar la gama de productos.