Bajío

Solicita Márquez auditar compra de tierras de Toyota

“El que nada debe, nada teme, a mí que me esculquen”, dice el mandatario guanajuatense.
Rocío Hernández
14 junio 2016 19:27 Última actualización 14 junio 2016 19:34
Miguel Márquez

Miguel Márquez Márquez, gobernador de Guanajuato. [Rocío Hernández]

“El que nada debe nada teme, a mí que me esculquen”, expresó el gobernador Miguel Márquez al ser cuestionado sobre presuntas irregularidades en la compra de terrenos para la instalación de la empresa Toyota en Apaseo El Grande, Guanajuato.

Aseguró que este 14 de junio solicitó al Congreso local que la Auditoría Superior del Estado realice una investigación integral sobre el proceso de compra de la tierra, de la que 295 hectáreas fueron adquiridas a la empresa Jaos & SGB.

“Hoy mismo estoy solicitando auditoría, que la haga el Órgano de Fiscalización pues es el autorizado, es el Congreso del Estado, hoy estaré enviando un oficio para que hagan la auditoría integral”, puntualizó el mandatario estatal.


Insistió en que la compra se hizo con transparencia y a un costo unitario de 148 pesos parejo. Todo lo demás, agregó, tiene que ver con contratos privados donde el estado no intervino.

Descartó que su gobierno favoreciera a la empresa donde los dueños son José Antonio Ortega Serrano y Santiago Germán Bordés, conocidos de Ignacio Soto Borja y Daniel Esquenazi, empresarios que habrían financiado la campaña del ahora gobernador de Guanajuato.

Comentó que los contratos entre Jaos & SGB y los ejidatarios de Caleras de Ameche fueron privados.

Al preguntarle si no le parecía sospechoso que la empresa haya tenido información privilegiada para comprar los terrenos con demasiada anticipación, el gobernador dijo que no.

“No. Incluso tengo un documento en donde explico que nosotros no compraríamos tierras, pero fue una condición que Toyota nos puso y tuvimos que comprar. Está muy claro ahí, y si en su momento la autoridad me lo requiere , ahí está”, especificó.

Respecto al costo promedio de 357.21 pesos por metro cuadrado que –según un medio de comunicación– el gobierno pagó a Jaos & SGB por 34.11 hectáreas, el gobernador negó haber favorecido a la empresa: “Yo le puedo asegurar que se le pagó a 148 pesos, a todos parejitos”, subrayó.

Márquez, negó que este tema pueda dañar su imagen o quitarle el sueño de ser considerado por Acción Nacional como un contendiente presidencial en 2018.

“Cuando tú actúas derecho y de frente, tampoco tienes por qué agachar la cabeza y esconderte, ni maíz, yo no estoy dispuesto a esto. A mí no me quita el sueño, a mí lo que me quita el sueño es cuando no esté bien con mi conciencia y lo demás sale sobrando”, expuso.


ESTADIO LEÓN

En torno al Estadio León, dijo que éste es de los leoneses y no de empresarios. Expuso que no hay plan B y que el plan A de la justicia seguirá siendo el único porque es lo justo y es conocido por todos que el recinto deportivo nació bajo una donación, con un precio simbólico y se construyó con recursos públicos.

Esto, tras la amenaza de que el municipio pierda en definitiva la propiedad del inmueble y pase a manos  Roberto Zermeño, debido a una resolución judicial que podría dar de un momento a otro un tribunal federal.