Bajío

Sector calzado pide apoyo ante efectos del TPP

Con la entrada en vigor del Acuerdo de Asociación Transpacífico, la industria del calzado perdería 30 por ciento del mercado interno en un plazo de 10 años, advierte Javier Plascencia, líder zapatero. 
Rocío Hernández
11 noviembre 2016 9:8 Última actualización 11 noviembre 2016 9:45
Javier Plascencia CICEG

Javier Plascencia, presidente de la CICEG y Concalzado, en el Senado de la República.

LEÓN, Gto.- Empresarios del calzado solicitaron al Senado de la República apoyos para la reconversión de la industria con el objetivo de fortalecer su competitividad.

Javier Plascencia Reyes, presidente del Consejo Nacional de Cámaras de Calzado (Concalzado), integrado por las organizaciones de Jalisco y de Guanajuato, advirtió que de aprobarse el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP) en las condiciones actuales “en un lapso de 10 años perderíamos el 30 por ciento del mercado interno, y con ello también miles de empleos; así como la estabilidad y desarrollo económico y social de regiones importantes de México en donde tiene participación nuestra industria”.

El también presidente de Cámara de la Industria del Calzado del Estado de Guanajuato (CICEG) participó en la mesa de trabajo titulada "Resultados para la industria automotriz, petroquímica, mercancías textiles y prendas de vestir” para el análisis y discusión del TPP, que se llevó a cabo en la Sala de la Comisión Permanente del Senado de la República ante la Comisión de Relaciones Exteriores en la Ciudad de México.


 En representación de Concalzado propuso la implementación de un “Programa de Competitividad de la Cadena del Calzado en México” con la participación del sector público, privado y la academia; en el cual se implemente una agenda de competitividad con medidas de política pública, innovación tecnológica, financiamiento, incentivos fiscales, normas aduanales, que permitan al sector enfrentar este importante reto.

De la mano con el punto anterior, es indispensable crear un “fondo de reconversión” con financiamiento multianual que fortalezca a las empresas.

Asimismo, fortalecer los proyectos existentes para exportar productos de marca y calidad a mercados como Vietnam y China, para lo cual se requieren apoyos gubernamentales directamente para las empresas; además de incorporar esquemas de innovación, ciencia y tecnología para el desarrollo de nuevos materiales en la proveeduría de calzado.

Promover que las instituciones de seguridad pública y paraestatales como Pemex y CFE, garanticen la exclusividad a los fabricantes mexicanos para su demanda de calzado especializado.

Otorgar financiamientos con tasas preferenciales a las empresas para que fortalezcan y den mantenimiento a sus marcas propias y busquen canales de comercialización internacionales.

Por último, fortalecer la revisión en aduanas de México para impedir el ingreso de importaciones irregulares de otros países, y crear dentro del TPP un comité exclusivo para los temas relacionados con la industria del calzado, que dé seguimiento a la verificación del cumplimiento a las reglas de origen de países como Vietnam y Malasia


Y es que, indicó Plascencia Reyes el mercado vietnamita cuenta con unas mil 300 empresas y casi 850 mil empleados; es decir, un promedio de 640 trabajadores por empresa.

Lo anterior indica que en Vietnam las fábricas son en promedio 37 veces más grandes, y ello ocasiona condiciones productivas y económicas de escala incomparables.

Durante el período 2010-2014, y gracias a los subsidios y preferencias fiscales que reciben de su gobierno, los fabricantes vietnamitas tuvieron una tasa de crecimiento promedio anual de 4.6 por ciento. Al igual que China, Vietnam mantiene una producción muy por encima de su consumo, de apenas 183 millones de pares, lo que le permite exportar 758 millones de pares al año.

Otro dato importante es que de enero a septiembre del 2015, México importó de Vietnam 16.4 millones de pares, y en este mismo periodo del 2016 son 18 millones de pares, casi un 10 por ciento más. Vietnam es el segundo exportador de calzado a México, representando casi el 30 por ciento de las importaciones totales.