Bajío

San Miguel de Allende, en el mejor momento para invertir en bienes raíces

Después de registrar una contracción de 80 por ciento, el mercado inmobiliario de San Miguel de Allende está registrando un repunte importante.
Marvella Colín
13 abril 2015 11:27 Última actualización 13 abril 2015 11:28
Sisal

El mercado nacional ha volteado a ver San Miguel de Allende como un nuevo destino de descanso, de fin de semana y de retiro. (Foto: Cortesía Sisal)

Hoy es un gran momento para invertir en bienes raíces en San Miguel de Allende, pues el mercado tocó fondo y hoy comienza a “rebotar”, y normalmente la mejor oportunidad para entrar a un mercado es cuando reinicia un ciclo de expansión, consideró el director general de la desarrolladora inmobiliaria Sisal, Manuel Pesqueira.

Esta empresa opera desde hace 12 años en San Miguel Allende, municipio que tuvo un gran auge hasta el año 2008, en el que como consecuencia de la crisis financiera internacional, seguida de la epidemia del virus H1N1 y la creciente inseguridad en el país, el mercado inmobiliario se desplomó.

Estudios realizados señalan que de 2007 a 2009 el número de operaciones inmobiliarias en la ciudad tuvo una contracción de casi el 80 por ciento. Pero “hoy, a 7 años de esa crisis, el mercado comienza a repuntar de manera muy interesante. Los extranjeros han regresado, si bien no en las proporciones en las que estaban antes, hay una clara y franca recuperación” explicó Pesqueira.


A su vez, el mercado nacional ha volteado a ver San Miguel de Allende como un nuevo destino de descanso, de fin de semana y de retiro. Por otro lado, los famosos baby boomers ven en San Miguel uno de los destinos predilectos.

En general los precios de las casas en San Miguel de Allende tienden a ser mayores que los de ciudades como Querétaro, sobre todo en la zona centro. Esto obedece a varios factores, como el hecho de que San Miguel es un destino turístico y a la gran presencia de extranjeros en la ciudad, expuso el directivo de Sisal Bienes Raíces.

Una casa de lujo en Querétaro cuesta entre ocho y 15 millones de pesos —en el Club Campestre o El Campanario—, y pocas casas exceden los 20 millones, mientras que en San Miguel su precio se ubica entre 1 y 5 millones, pero de dólares, explicó Pesqueira.

En el resto de la oferta inmobiliaria, “si bien es cierto que los precios en San Miguel son mayores que en Querétaro, hoy se pueden encontrar opciones en rangos de precios muy razonables, parecidos o iguales a los de Querétaro —con diferencias que deben estar entre 10 y 15 por ciento—, y muy por debajo de los precios de 2007 en el último boom inmobiliario de San Miguel”.

Entre los proyectos nuevos que para Sisal Bienes Raíces han tenido extraordinarios resultados se encuentran: Capilla de Piedra en pleno centro de San Miguel, Viñedos San Miguel en la Carretera a Celaya y los nuevos desarrollos en la zona de la presa.

Pese a que el sector más importante en San Miguel es el residencial, otros comienzan a levantar la mano y a mostrar que no es el único sector con potencial, como lo ha demostrado el nuevo Polígono Empresarial San Miguel que inició con rotundo éxito la venta de lotes industriales el año pasado y que viene a complementar la oferta industrial del corredor automotriz entre Celaya y Silao, indicó Pesqueira.

Un ejemplo es la autopartera americana Stant Inc., que es la primera en iniciar operaciones en este nuevo parque industrial en San Miguel de Allende.

Respecto al crecimiento inmobiliario, el director de Sisal consideró: “aún no podemos decir que se está gestando un nuevo boom pero con toda certeza podemos hablar de una franca recuperación del mercado que en breve se puede traducir en un nuevo boom. Este es buen momento para invertir en San Miguel de Allende”.