Bajío

Bajío, punta de lanza para la consolidación de las cajas populares en México

La mayoría de las sociedades cooperativas de ahorro y préstamo de la región ya han sido autorizadas y son reguladas por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).
caja popular

Las cajas populares del Bajío ya están implementando nuevas tecnologías, como es la utilización del teléfono móvil para hacer transacciones o transferencias vía . (Foto: Fabián García)

Los próximos dos años serán críticos para la consolidación de las sociedades cooperativas de ahorro y préstamo (Scaps) en México, y las instituciones del Bajío serán la punta de lanza en dicho proceso.

De acuerdo con Gerd Weissbach, director de la Oficina de Representación para América Latina de Sparkassenstiftung für Internationale Kooperation (Fundación Alemana de Cajas de Ahorro), la región tiene la ventaja de haber visto nacer y desarrollarse al cooperativismo en nuestro país, y al ser una práctica tan arraigada, el mismo mercado ha obligado a las instituciones a profesionalizarse y a buscar opciones para brindar más y mejores servicios.

“Es la zona donde están más desarrolladas, donde tienen más historia en todo México, ya que estamos hablando que la primera caja en Guanajuato se instaló en 1951, y fue la cuna de las dos cajas más grandes del país, Caja Popular Mexicana y Caja Morelia Valladolid, las cuales en conjunto dan servicio a 2.3 millones de personas, de los más de seis millones de socios que atienden las cajas en México”, resaltó.


Estoy hablando de un sector con fortaleza financiera, que está promoviendo el desarrollo del sector popular de la economía, que se preocupan por la parte social en zonas rurales. Además son instituciones que ya están trabajando con nuevas tecnologías, como es la utilización del teléfono móvil para hacer transacciones o la implementación de transferencias vía SPEI (Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios)”, agregó.

Señaló que México está sentando las bases para tener un sector cooperativo como el de Alemania, que hoy en día provee servicios financieros al 70 por ciento del mercado, y donde los bancos no tienen tanta trascendencia, aunque este proceso les ha llevado más de 200 años.

La gente debe preocuparse ahora por acudir a una institución autorizada, y si ya está en una caja, presionar para que entre a la regulación. Hablamos de cerca de 700 cajas en México, y actualmente el 10 por ciento de los socios no está en una caja autorizada o en proceso de autorización. Es un proceso, y en cinco años ya estamos hablando de un sector con casi el 97 por ciento de instituciones autorizadas, pero el poder lo tiene la gente, y es que la debe presionar para que se alcance el total”, recalcó.

El experto señaló que en el caso de las cajas ya autorizadas, el camino a seguir es el de la profesionalización, que incluye implementar estrategias para bajar costos administrativos; el impulso del recurso humano; ampliar la capacidad para dar créditos más analizados y así evitar el sobreendeudamiento; y sobre todo, alcanzar la rentabilidad de cualquier institución financiera, pero sin perder el espíritu social que rige a las cooperativas.

Por último, recalcó que hoy las cajas del Bajío pueden sentirse orgullosas, ya que están exportando ejecutivos que están transmitiendo las experiencias de consolidación del sector en diversos países de América Latina, donde se ve al sistema cooperativo mexicano como el modelo a seguir.

“Cajas_B2537"