Bajío

Prevé AFEQ año difícil para los contribuyentes

La Asociación de Fiscalistas del Estado de Querétaro advirtió que la contabilidad electrónica seguirá dando problemas tanto a personas físicas como a empresas.
contribuyente

La autoridad fiscal otorgó un año más de gracia a aquellos contribuyentes que tienen ingresos anuales menores a los cuatro millones de pesos. (Foto: Cuartoscuro)

QUERÉTARO, Qro.— El 2015 será un año complicado para los contribuyentes del país, debido a que la contabilidad electrónica que demanda el Servicio de Administración Tributaria (SAT) continuará dando problemas, a pesar de que la autoridad fiscal otorgó un año más de gracia para aquellos que tienen ingresos anuales menores a los cuatro millones de pesos, comentó el presidente de la Asociación de Fiscalistas del Estado de Querétaro (AFEQ), Manuel Ríos Zúñiga.

Señaló que dentro del margen de contribuyentes debajo de cuatro millones están ubicados el 80 por ciento de los pagadores de impuestos, quienes además son los que tienen la menor capacidad, tanto administrativa como económica, de cumplir con sus obligaciones fiscales.

Al sensibilizarse, la autoridad reconoció que era complicado cumplir con los requerimientos marcados, además de que su portal ha tenido algunas deficiencias desde que entró en vigor el Régimen de Incorporación Fiscal (RIF)”, recalcó el especialista.


Para el otro 20 por ciento —contribuyentes con ingresos superiores a los cuatro millones de pesos anuales—, también va a ser complicado acatar la contabilidad electrónica, ya que sólo el 60 por ciento de estos estaría preparado para ajustarse a los nuevos esquemas con una actualización de software y la preparación de toda la información contable que demanda ahora el SAT.

“Muchas empresas no están preparadas, y tampoco lo están los contadores de esas empresas que llevan la asesoría de manera externa. Tan solo dentro de mi despacho, para poder hacerle frente a todos estos cambios, invertí 78 mil pesos en software y servidores, nada más para poder entrar al cambio; mientras que algunos otros colegas no lo han hecho porque es un costo financiero importante”, aseguró Ríos Zúñiga.

“A esto se le suma el hecho de que hay empresas que tienen su propio programa contable, el cual no cuenta con las características que pide la autoridad fiscal, y si deciden implementar cambios dentro del software, mínimo les costará 30 mil pesos. Se están enfrentando a gastos para los que no estaban preparados”, recalcó el especialista.