Pragmatismo político vs derechos humanos
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Pragmatismo político vs derechos humanos

COMPARTIR

···
Bajío

Pragmatismo político vs derechos humanos

La opinión pública internacional se ha quedado sin aliento al observar que en pleno siglo veintiuno siguen ocurriendo genocidios descomunales sin que nadie pueda detenerlos.

Marisol Reyes*
05/10/2017
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

El escenario internacional del 2017 ha sido muy turbulento y se ha caracterizado por momentos de gran tensión debido a los desastres naturales que han afectado diferentes regiones del mundo, los actos de violencia que se siguen observando en gran parte del Medio Oriente; y de manera reciente, por el lanzamiento de misiles balísticos desde Corea del Norte.

Sin embargo, la opinión pública internacional se ha quedado sin aliento al observar que en pleno siglo veintiuno siguen ocurriendo genocidios descomunales sin que nadie pueda detenerlos.

Desafortunadamente, hace unas semanas en Myanmar se escenificaron actos barbáricos contra la comunidad musulmana Rohingyá. De hecho, las Naciones Unidas han declarado que este grupo ha sido objeto de acciones de ‘limpieza étnica’ por parte de las fuerzas militares de ese país.

El origen del conflicto es complejo y de larga data, ya que se remite al movimiento separatista de los años cuarenta en el que los musulmanes Rohingyá trataron de crear un califato y fusionar el oeste de Birmania (hoy Myanmar) con la región con Pakistán Oriental (futuro Bangladesh).

Se estima que en ese enfrentamiento los rohingyás masacraron a unos 200 mil budistas. Sin embargo, con el paso del tiempo, las circunstancias políticas cambiaron radicalmente en Myanmar y desde que una junta militar tomó las riendas del poder se generó una dura política anti-musulmana que se caracterizó por la persecución, la amenaza, la segregación y la falta de reconocimiento de la ciudadanía y de los derechos elementales de los rohingyá.

Hoy en día, con la rapidez de los medios de comunicación y el uso de la tecnología es muy difícil ocultar los eventos que ocurren en el mundo.

Diferentes fuentes noticiosas proporcionaron evidencias de crueles actos de violencia y destrucción de las aldeas rohingyá que han generado el desplazamiento de alrededor de 400 mil personas que se han refugiado en Bangladesh.

Por si esto no fuera poco, el conflicto ha destrozado el corazón de los idealistas y pacifistas del mundo debido a que la actual lideresa de Myanmar, Aung San Suu Kyi, merecedora del Premio Nobel de la Paz, ha desconocido la gravedad de la situación y ha defendido su interés político.

Frente a las elecciones generales que se celebrarán este año, se ha negado a reconocer la situación de los rohingyá porque esto podría perjudicarla frente a los poderosos grupos budistas nacionalistas. En una entrevista se puede leer el frío pragmatismo con el que Aung San Suu Kyi menciona: “Soy política, no la madre Teresa”.

*Marisol Reyes Soto, profesora de la Escuela de Ciencias Sociales y Gobierno del Tecnológico de Monterrey en Querétaro.
mreyess@itesm.mx

,