Bajío

Pastes Kikos llegará a León, Guanajuato

La empresa tiene presencia en Hidalgo, Querétaro, el Estado de México, Puebla y la Ciudad de México, y en dos meses tiene programado abrir una sucursal en León, Guanajuato. Además, diversificará sus productos con pizzas y ensaladas.
Lucero Almanza
24 marzo 2017 9:2 Última actualización 24 marzo 2017 9:2
Sucursal de Pastes Kikos

Sucursal de Pastes Kikos

Nunca se es demasiado grande para emprender, ni para buscar nuevas oportunidades de negocio, aseguró Francisco Valle Gasca, director general de Pastes Kikos.

Por ello, la marca hidalguense busca diversificar su actividad, ahora con la venta de pizzas y ensaladas.

Pastes Kikos tiene presencia en Hidalgo, Querétaro, el Estado de México, Puebla y la Ciudad de México, y en dos meses tiene programado abrir una sucursal en León, Guanajuato, comentó.


Da empleo a mil personas, aproximadamente, y como parte de sus proyectos, ha incursionado en la venta de pizzas. “Mi hijo está haciendo una empresa de bolis –la marca se llama Boliburón-, y estamos en un proyecto de ensaladas y en un proyecto de artesanías”, dijo.

Con casi 45 años en el negocio, la situación de Valle no siempre fue fácil. Comenzó de joven ayudando a su madre, Lucina Gasca Neri, en la preparación de los pastes, luego que ella intentara en diversos negocios como una lonchería, una tortería y hasta una rosticería.

Tras estos intentos, finalmente decidieron probar suerte con los pastes. “Fuimos a Real del Monte con una tía para que nos pasara la receta.

Estuvimos todo el día ahí, desde las ocho de la mañana hasta las ocho o nueve de la noche esperando y nunca llegó, sospechamos que no nos quería dar la receta.”

Con esfuerzos, la familia comenzó el negocio, que fue dando buenos frutos. Posteriormente, luego de casarse –a los 26 años–, don Francisco se dedicó a la venta de jugos y licuados, y con el tiempo, también incorporó la venta de pastes en su local.

“Si uno tiene limones, aprendes a hacer limonada, y nosotros empezamos a aplicarnos en esto de los pastes. Después de poner la primer tienda pude crecer el negocio, abrí una segunda tienda, una tercera, una quinta tienda y empecé a surtir a las centrales de autobuses de Pachuca, les vendía 50 pastes al día”, recordó.

El crecimiento de Pastes Kikos ha sido producto del esfuerzo, desde el trabajo y los sacrificios de la señora Gasca, hasta la visión del empresario hidalguense, que lo ha llevado incluso a Estados Unidos, donde tuvo un punto de venta en Nueva York.

En este caso, dijo, tuvo que cerrar el negocio hace unos meses debido al aumento del tipo de cambio nacional.

“Pero bueno, fue una experiencia muy bonita, y ahora sé cómo hacer para no cometer los mismos errores, (así que) podría regresar a Estados Unidos, tal vez”, comentó.