Bajío

Morcon, los sombreros guanajuatenses que utilizan los famosos

Chico Elizalde, Pancho Barraza, Fato, Armando Manzanero y los integrantes de diversas agrupaciones musicales compran sombreros fabricados en San Francisco del Rincón.
ROCÍO HERNÁNDEZ MONREAL
23 noviembre 2015 12:30 Última actualización 23 noviembre 2015 12:40
Sombreros

Morcon es una empresa con 90 años de historia. [Rocío Hernández Monreal]

SAN FRANCISCO DEL RINCÓN, Gto.- Sus sombreros son utilizados por famosos como Chico Elizalde, Pancho Barraza, Fato, Armando Manzanero y diversas agrupaciones musicales.

La empresa Morcon, con casi 90 años de historia fabrica mensualmente 20 mil sombreros que se venden en el mercado nacional e internacional. 

Juan Gerardo Morales Pérez, gerente de la compañía asegura que debido al crecimiento los visitan incluso proveedores de China, quienes antes todo lo manejaban sólo por correo electrónico.


Una de las claves para mantenerse vigente en el mercado es la modernización. “Hace 10 años nos cambiamos de planta, crecimos nuestra producción al doble con una inversión de 200 mil dólares en maquinaria”, señaló.

En Estados Unidos -su mercado desde hace 30 años- coloca 35 por ciento de su producción total, esto es, alrededor de siete mil piezas al mes. El año pasado empezó a exportar a Argentina y Brasil.

En sus inicios el único sombrero que elaboraban era el de palma, tejido a mano, y lo distribuían en Mazatlán, Sinaloa. Ahora utiliza otros materiales, como plástico, papel arroz, pelo de conejo, chinchilla, lana, castor y lona de algodón
.
Cuenta con un catálogo de 300 modelos diferentes. Por la diversidad de materiales, estos se dividen en tres clases: de fabricación económica, media y fina, con precios de 80 a cuatro mil pesos.

Su principal línea de sombreros es la vaquera, pero también tiene fuerza en la fina, la cual se elabora con palma de origen ecuatoriano.

Juan Gerardo Morales destaca que la transformación del proceso artesanal al industrial se dio hace diez años, en donde se renovó la prensa y el pintado; esto a su vez hizo que redujeran su fuerza laboral, pasando de 35 a 23 personas involucradas en la fabricación.

Pese a la modernización, una de las herramientas necesarias en la producción es el sol, por lo que en climas lluviosos o nublados se trabaja al mínimo la producción debido a la humedad, que puede hacer que el sombrero se deforme.