Bajío

Monserrat Boliver, creadora de moda y tejedora de historias 

Monserrat Boliver fue ganadora en el Concurso Internacional de Moda y Diseño Creáre en 2013. Este año presentó una colección en la que el tejido de palma y la mitología prehispánica fueron los protagonistas.
Perla Oropeza
10 noviembre 2014 0:14 Última actualización 10 noviembre 2014 0:28
Monserrat Boliver, moda, Creáre. Foto: Perla Oropeza

Monserrat Boliver. En el tejido de palma queda atrapada el alma del artesano. Deja ahí sus sentimientos, sus emociones.   (Perla Oropeza)

Monserrat Boliver

Monserrat Boliver. En el tejido de palma queda atrapada el alma del artesano. (Perla Oropeza)

No tuvo una educación formal de moda, pero aprendió los secretos de la confección de su abuela al mismo tiempo que heredó de su abuelo pintor, Ángel Boliver, la facilidad para el dibujo.

Ganadora de Creáre en 2013 en fusión artesanía y moda, Monserrat Boliver Morales comenta lo que significó para ella ese triunfo. “Obtuve más contactos y puertas abiertas, pero no es fácil, después de que ganas tienes que luchar para mantenerte en este medio que es tan competitivo.”

Este año mostró en la pasarela su colección Tejiendo Historias, de la que habla en entrevista.


“El primer diseño que presenté en pasarela se llama Tierra. Representa la mitología prehispánica; cómo los dioses nos crearon primero por medio del barro, por eso los tonos café, y nos deshicieron porque no teníamos alma; entonces optaron por crearnos con el maíz." 

El colibrí también tiene un lugar especial en la colección. Esta ave, dice, fue creada del jade por medio de una flecha, por eso representa los sueños y la alianza entre dios y el hombre, entre el cielo y la tierra.

Otro de los temas es Quezalcóatl o Kukulkán, uno de los dioses más importantes para muchas de nuestras culturas mexicanas, la llamada serpiente emplumada, que enseñó a tejer a los humanos, pero también les enseñó artes y ciencia.

La dualidad que siempre está presente en todas las creencias, el día y la noche, hombre-mujer, bien y mal, también fue inspiración de una prenda de la colección de Boliver. “Estas fuerzas siempre están luchando. Y cuando el bien gana, tu alma sube.”

Originaria del estado de México, Boliver tiene su pequeño taller en Cuautitlán Izcalli, donde pronto piensa abrir su show room, y tiene planes de instalar puntos de venta en Ciudad del Carmen y Guanajuato. “Estamos en proceso de crecer, lo vamos a lograr y vamos por más.”

Sus vestidos tienen un precio de entre 30 mil y 50 mil pesos porque son verdaderas obras artesanales.

“Los artesanos dicen que dejan su alma en cada tejido y queremos que eso lo sepan muchas personas para que sea más valorado. No están adquiriendo cualquier producto, está hecho con sentimientos, con emociones.”

En sus prendas la mezcla de tela con el tejido tiene un alto grado de dificultad; el 80 por ciento de lo que se ve es a mano y el resto a máquina, tanto del tejido como de la costura de la prenda.