Bajío

Mipymes no se arriesgarán con créditos este año en Querétaro

Tienen incertidumbre de registrar menos ventas, debido a los efectos que están generando los escenarios económicos nacional e internacional.
Alan Contreras
21 octubre 2016 8:51 Última actualización 21 octubre 2016 8:52
[En Queretaro operan 417 compañías de origen estadounidense / Archivo]                                                                                                                                                         

Pequeñas empresas

QUERÉTARO, Qro.— Las micro, pequeñas y medianas empresas (Mipymes) del estado rechazarán acceder a créditos por lo menos en el último trimestre del año para evitar riesgos, hasta no identificar cuál será el comportamiento de la economía nacional, dio a conocer Beatriz Hernández, presidenta de la Asociación de Microindustrias de Querétaro (Amiqro).

Lo anterior porque tienen incertidumbre de registrar menos ventas, debido a los efectos que están generando los escenarios económicos nacional e internacional. 

Los factores que más les preocupan a las empresas de Querétaro en el ámbito nacional son: la volatilidad en la paridad cambiaria y el recorte en el gasto público.


Beatriz Hernández refirió que el recorte en el gasto público implicará para los empresarios una reducción en ventas y por consecuencia dificultades para tener liquidez; esta situación dificultaría a las empresas acceder a créditos o pagarlos.

Asimismo, no contarían con capacidad para invertir en equipamiento y fuerza de trabajo.

“Estamos en esa incertidumbre, tratando de no correr riesgos, solamente algo que tenga un impacto directo a la productividad actuaremos en materia de crédito, de otra manera no correremos riesgos hasta no ver cómo se va a comportar la economía después del primer trimestre del 2017”, afirmó la empresaria.

Señaló que a lo anterior se le debe sumar la previsión en la disminución de ventas de autopartes, resultados de la baja en la comercialización de automóviles en México y a nivel mundial, lo que impactaría en una disminución de la proveeduría que ofrecen las empresas de Querétaro a las grandes compañías de autopartes.