Bajío

Minimiza Calzada afectación en Querétaro por caída del petróleo

El gobernador José Calzada afirmó que la alta recaudación y el bajo endeudamiento que registra Querétaro permitirán hacer frente a cualquier contingencia que se presente en las finanzas nacionales ante la caída en el precio del crudo.
José Calzada

El gobernador José Calzada informó que su administración tiene pactadas acciones de obra pública por mil 600 millones de pesos este año. (Foto: Gobierno de Querétaro)

QUERÉTARO, Qro.— Los bajos niveles de deuda pública, junto con un elevado porcentaje recaudación propia y ahorros en el gasto corriente, permitirán a la entidad enfrentar cualquier contingencia mayor que pudiera presentarse en las finanzas públicas nacionales a consecuencia de la caída del precio del petróleo.

El gobernador José Calzada Rovirosa comentó que “tenemos una gran fortaleza en Querétaro, no exento a choques externos, pero tenemos una de las finanzas públicas nacionales más sanas. No tenemos esas grandes presiones financieras que manejan otras entidades, que sí tienen niveles de deuda elevados, por eso esperamos que todo esto no nos afecte”.

Agregó que la entidad tiene compromisos financieros con proyectos y acciones de obra pública por un monto de mil 600 millones de pesos este año, los cuales esperan cumplir, a pesar de que existe la posibilidad de que los estados reciban menos recursos federales.


“Hemos tratado de que el gasto corriente vaya a la baja y que así se mantenga para que no tengamos una repercusión en el gasto público. Somos de los estados con mayor porcentaje de recaudación propia con respecto al total de las finanzas, de alrededor del 14 por ciento, no obstante que quitamos el cobro de la tenencia vehicular.”

Indicó que las finanzas sanas han permitido que la entidad salga adelante de otros inconvenientes, como la quiebra de la Caja Popular 30 de Agosto, en donde el gobierno del estado tuvo que aportar 120 millones de pesos para pagar a los ahorradores, recursos que no estaban presupuestados.

Reconoció que la caída en el precio del petróleo a 40 dólares —cuando estaba presupuestado a 70— es un “golpe sensible para las finanzas públicas, y al haber menos liquidez federal, pues tendrá que haber alguna repercusión”.

Sin embargo, “el gobierno federal tiene contratados seguros que garantizan los precios hasta cierta temporalidad en el año, lo que es un alivio enorme”, concluyó.