Bajío
Entrevista
Ramón Imperial Zúñiga, presidente de la Confederación de Cooperativas de Ahorro y Préstamo de México (Concamex)

2015-2016, años críticos para las cooperativas: Concamex

Los siguientes dos años serán críticos para las sociedades cooperativas de ahorro y préstamo, debido a que en este periodo se definirán aquellas instituciones que deberán concluir operaciones de manera definitiva, con el reto de darles una salida ordenada.
Ramón Imperial

Ramón Imperial Zúñiga, presidente de Concamex. (Foto: Archivo)

Los siguientes dos años serán críticos para las sociedades cooperativas de ahorro y préstamo, debido a que en este periodo se definirán aquellas instituciones que deberán concluir operaciones de manera definitiva, con el reto de darles una salida ordenada, ya sea a través de la liquidación de sus socios o de la transferencia de activos y pasivos.

De acuerdo con el presidente de la Confederación de Cooperativas de Ahorro y Préstamo de México (Concamex), Ramón Imperial Zúñiga, el sector está trabajando para evitar el deterioro de su imagen, e incluso, que se presenten conflictos sociales.

___¿Cuál es la situación actual del sector a un año de que concluyera el plazo para obtener la autorización de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) para seguir operando?

___ Al cierre de 2014 teníamos 396 cooperativas de nivel básico, 143 autorizadas, 48 que están aún en proceso con la CNBV y 105 que ya se determinó que deben cerrar. En total son 692 cooperativas.

Cada grupo tiene sus propias características que hay que atender de manera importante. Por ejemplo, la ley marca que las de nivel básico, a partir de mitad de año, deberán ser evaluadas, y esa información nos va a permitir tomar decisiones. Seguramente algunas estarán en malas condiciones y tendrán que cerrar. Esperemos que haya otras que estén bien y sigan funcionando de manera normal, pero habrá otras que van a requerir de algún apoyo para poder consolidarse.

Básicamente se revisará que no estén teniendo pérdidas, que mantengan el capital social de sus socios, que no tengan una cartera vencida elevada.

___¿Cómo se está dando el proceso de salida de las cajas que ya determinaron que no son viables?

___ Estamos en un proceso de coordinación con las autoridades -la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), la CNBV, el Fondo para el Fortalecimiento de las Sociedades y Cooperativas de Ahorro y Préstamo y de Apoyo a sus Ahorradores (Fipago)- de tal manera que les encontremos alguna salida.

Hay dos grandes alternativas para cerrar las cooperativas: una es el pago a ahorradores, que es lo que prevé la ley, pero en este caso siempre habrá algún socio, alguna persona que resulte dañada.

Entonces estamos impulsando más el proceso de transferencia de activos y pasivos, en donde de preferencia haya alguna otra cooperativa que pueda apoyarla para rescatar a los socios, de tal manera que la gente salga lo menos lesionada posible.

___ ¿Qué viene para aquellas cajas que ya están autorizadas?

___ A estas cooperativas también tenemos que darles atención; debemos asegurarnos que no se vayan a deteriorar y que no vaya a haber alguna que más adelante tengan que cerrar. Habrá un seguimiento mucho más constante por parte del fondo de protección y con el apoyo de las federaciones donde estén integradas también estaríamos monitoreándolas y ayudándolas a que se mantengan bien.

___ Con los recientes fraudes que se han presentado en el sector, ha habido muchas críticas a la autoridad. ¿Realmente ha habido una respuesta lenta cuando existe un riesgo de fraude?

___ Si nos comparan con los bancos, éstos son menos de 50, entonces la autoridad puede darles un seguimiento más constante e inmediato. En el caso de cooperativas autorizadas, son 143. Es algo que debemos resolver de manera coordinada con las autoridades de tal forma que nos demos cuenta oportunamente cuando una cooperativa esté funcionando mal para que se puedan tomar medidas a tiempo.

Debemos evitar que la gente resulte dañada, por lo que hay que profundizar y mejorar los esquemas de supervisión.

___ ¿No hay temor de que se pueda devaluar la imagen del sector por un cierre masivo de cajas populares?

___ Sí, es un riesgo que se va a presentar sobre todo en este año y el próximo, porque son 105 cooperativas que tienen que cerrar; esperemos que a la mayoría le encontremos una salida ordenada; pero sí hay un riesgo latente ahí, con situaciones donde no se mantenga el control y que inclusive puedan desencadenar conflictos sociales.

Esperamos coordinar adecuadamente el manejo de información, que no se dé una idea de que es algo generalizado y de que todas las cooperativas están pasando lo mismo.

Los siguientes dos años son los más críticos, pero creo que una vez que superemos esto vamos a tener un sector mucho más fuerte, mucho más desarrollado; es una especie de poda que debemos hacer, como con los árboles.

Actualmente atendemos a seis millones de personas, pero no tengo dudas que en los siguientes 20 años podremos atender a 20 millones.

Estamos identificando algunos puntos que son muy importantes de atender, como por ejemplo, la tecnología. Sería ideal que pudiéramos conseguir recursos para desarrollar un sistema único para todo el sector, que tenga la capacidad tecnológica de interconectar, de desarrollar nuevos productos, medios de pago y cajeros automáticos, Actualmente tenemos cerca de 250 cajeros instalados, pero podrían ser hasta cinco mil.

La siguiente línea es la integración económica y financiera. Hoy en día no contamos con mecanismos para interconectarnos de forma directa con el Banco de México (Banxico), lo que limita la independencia y liquidez al sector, por lo que es importante que resolvamos esta cuestión.