Bajío

Lluvias afectan plan de reducción de deuda del municipio de Querétaro

El gobierno de la capital de Querétaro no pudo realizar este año prepagos a su deuda con BBVA Bancomer, debido a que el municipio tuvo que hacer importantes inversiones en obras hidráulicas para hacer frente a las inundaciones que sufrió la ciudad.
Francisco Flores Hernández
05 diciembre 2014 10:45 Última actualización 05 diciembre 2014 10:46
Bancomer

La capital queretana tiene un adeudo de 200 millones de pesos con BBVA Bancomer. (Foto: Cortesía)

QUERÉTARO, Qro.— El gobierno de la capital de Querétaro no pudo realizar este año prepagos a su deuda con BBVA Bancomer, institución financiera a la cual le debe alrededor de 200 millones de pesos, debido a que el municipio tuvo que hacer importantes inversiones en obras hidráulicas para hacer frente a las inundaciones que sufrió la ciudad, informó el alcalde Roberto Loyola Vera.

El edil reiteró que a pesar de las circunstancias, mantiene la meta de terminar su administración —que concluye el 30 de septiembre de 2015—, con cero deuda pública.

“Con respecto a la planeación de la deuda, lo que tenemos que hacer es ver como viene el año. En este 2014 hubiéramos querido avanzar más en el prepago de la deuda, pero tuvimos contingencias meteorológicas que nos obligaron a recalibrar el presupuesto y en el caso de las lluvias no obligó a realizar inversiones no contempladas.
Eso nos llevó a no tener ahorros que se pudieran destinar al pago de este crédito.”


Comentó que el ejercicio fiscal anterior dio recursos para pagar, el pasado 13 enero, 58 millones 521 mil 127 pesos, cantidad que era el saldo de un crédito que se tenía con Scotiabank —contratado en diciembre de 2009 por 400 millones de pesos—, que tenía como vencimiento el 15 de diciembre de 2017.

Por otro lado, recalcó que la Entidad Superior de Fiscalización del Estado (ESFE) recomendó a los 18 alcaldes queretanos ejercer con responsabilidad el gasto público, a fin de que dejen recursos a los gobiernos municipales que inician sus periodos el 1 de octubre de 2015.

“Ratifico que no habrá ninguna variabilidad en mi administración; hemos manejado la hacienda pública junto con el presupuesto de manera rigurosa”, aseguró.

Subrayó que el presupuesto de 2015 debe cubrir 12 meses, por lo que es una obligación dejar las arcas municipales debidamente abastecidas con la provisión financiera necesaria para que el municipio jamás detenga su marcha.

Asimismo, negó que él o alguna persona que integra su gabinete vayan a recibir liquidación o bono de retiro. “Todos fuimos contratados por un periodo determinado, no hay derecho a liquidaciones. Debemos tener la estatura y categoría suficiente para entender que nuestro contrato termina el 30 de septiembre de 2015. Todos los funcionarios deberán dejar su renuncia, para que quienes reciba la administración decida si la aceptan o los recontratan”, subrayó.

Sin embargo, comentó que se acordará en su momento con los integrantes del Cabildo la posibilidad de crear una partida presupuestal que se utilice para liquidar a personal no considerado de primer nivel.