Bajío
OPINIÓN

La revolución del diseño

Los conceptos del diseño están evolucionando, se mezclan con otras disciplinas y se han colocado como un elemento estratégico en la generación de nuevos productos, servicios y experiencias.
Aníbal Villa Álvarez*
16 noviembre 2017 16:46 Última actualización 16 noviembre 2017 16:55
DISEÑO

Diseño.

Alguna vez se ha preguntado ¿Por qué resultan más atractivos y fáciles de usar algunos productos, aplicaciones y servicios? o ¿Por qué empresas como IBM están contratando un ejército de diseñadores o los grupos financieros comprando firmas de diseño?

Eso se debe a que los conceptos del diseño están evolucionando, se mezclan con otras disciplinas y se han colocado como un elemento estratégico en la generación de nuevos productos, servicios y experiencias.

Si bien la idea no es nueva – surgió en la década de los 70, con la propuesta metodológica de Design Thinking de la d.School de Stanford en California y su aplicación comercial con la consultora IDEO de Estados Unidos – su impacto ya tiene una escala global.

De acuerdo con Tim Brown, CEO de IDEO, el Design Thinking es una disciplina que usa la sensibilidad y métodos de los diseñadores para combinar las necesidades de las personas con lo que es tecnológicamente factible y una estrategia de negocios que genere valor al cliente, así como oportunidades de mercado para la empresa.


Recientemente, el Design Management Institute determinó que las compañías que son líderes en la aplicación del diseño como ventaja competitiva superan por 228 por ciento a las empresas del S&P 500 en los últimos 10 años. En esta lista aparecen Apple, Coca-Cola, Ford, Herman-Miller, IBM, Procter & Gamble, entre otras.

El instituto detalla que las principales características que tienen en común estas empresas es que ven al diseño más allá de la estética, venden experiencias no productos y hacen de la experiencia de usuario (UXD) una parte fundamental de la compañía.

También hacen que el diseño tenga un gran impacto en la percepción general de la calidad de sus productos y servicios; resuelven necesidades no satisfechas a través de una exhaustiva investigación focalizada en la empatía con los usuarios y manejan una fuerte integración entre hardware, software y servicio, entre otros elementos.

En México es una tendencia que ha comenzado a permear en las empresas, por lo que los primeros en subirse al cambio lograrán importantes ventajas competitivas.

Sin embargo, el reto no es sólo para las empresas y sus equipos directivos, sino para los diseñadores, para que puedan romper sus propios paradigmas y desarrollar las nuevas capacidades que demanda el mercado, donde la creatividad y el manejo de las herramientas digitales ya no son suficientes, ahora requieren tener una formación y colaboración multidisciplinaria, investigar y sobretodo detectar las necesidades de los usuarios y traducirlos en diseños innovadores para productos, servicios y experiencias agradables para los consumidores.

*Director de la carrera de Diseño Gráfico Multimedia de la Universidad Mondragón Mexico. Líder del capítulo local de la Interaction Design Foundation. Diseñador gráfico independiente especializado en diseño de interfaz, creatividad e innovación.
avilla@mondragonmexico.edu.mx