Bajío
OPINIÓN

La precariedad profesional del Congreso del SLP

Podríamos recorrer una a una las curules de los 27 integrantes del Poder Legislativo potosino y encontrar, salvo honrosas excepciones, desde perturbaciones mentales hasta personajes tímidos, grises e incapaces de poder realizar su trabajo con empeño y profesionalismo.
Luis Fernando Gámez Macías*
15 mayo 2017 14:10 Última actualización 15 mayo 2017 14:13
CONGRESO SLP

CONGRESO SLP

La máxima tribuna del Estado de San Luis Potosí se encuentra tomada por una Legislatura que poco o nada ha contribuido con su trabajo al desarrollo del estado potosino; por el contrario, día con día se les conoce por una serie de torpezas que dejan muy mal sabor de boca a sus electores.

Podríamos recorrer una a una las curules de los 27 integrantes del Poder Legislativo potosino y encontrar, salvo honrosas excepciones, desde perturbaciones mentales hasta personajes tímidos, grises e incapaces de poder realizar su trabajo con empeño y profesionalismo.

“Por sus frutos los conoceréis”, y es que a un año siete meses de haber tomado protesta como diputados, los legisladores potosinos no se han dado a conocer por su trabajo, por sus brillantes debates en la tribuna o por sus interesantes propuestas que motiven a desarrollar el entorno económico del Estado, por el contrario: las sesiones del Congreso se han cubierto de lenguaje ramplón, gritos, insultos, y ocurrencias que ni siquiera llegan a considerarse como ideas.

Basta mencionar la propuesta en tribuna del diputado José Luis Romero “Tekmol” quien ofreció estímulos fiscales a los automovilistas que portaran estampas con frases “bonitas”, como él las llamó: “Si te estorbo tócame el pito”, lanzó la gran propuesta el cómico legislador.

De Rebeca Terán poco o nada se conocía por su trabajo como legisladora, salvo por los insultos que le propinó el notario Leonel Serrato en una radiodifusora de Ciudad Valles, hasta que la prensa local ventilara que ella desvió 6.5 millones de pesos del gobierno federal para un invernadero dirigido por su hijo y edificado en terrenos de su madre, en tiempos que fungió como diputada federal.

Tengo que aclarar que no tengo el gusto de conocer en persona a los 27 legisladores, ni tengo el mínimo interés por denostarlos; por el contrario, esta columna sólo pretende abordar la vida pública de los legisladores, y que se ha filtrado a la opinión pública, con datos proporcionados por ellos mismos.

Estamos a cinco meses de distancia para que inicie el proceso electoral 2017 – 2018, y a poco más de un año para la próxima elección constitucional donde se renovarán las 58 alcaldías, 27 diputaciones locales, siete diputaciones federales y tres senadurías en nuestro estado, tiempo suficiente para poder agendar en conjunto con la participación de la sociedad civil, qué tipo de representantes públicos queremos para los próximos tres y seis años. Abramos el debate, me encantaría conocer tu opinión. Hasta la próxima.

*Regidor en Soledad de Graciano Sánchez, SLP.
Tw. @lfernandogamez
fernandogamezslp@gmail.com