Bajío

La "guerra sucia" tuvo efecto boomerang sobre el PRI en Querétaro

Según Martha Gloria Morales Garza, docente e investigadora de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UAQ, además de que el candidato priista no fue bien seleccionado, al PRI lo afectó una campaña negativa mal planeada.
SIRSE ROSAS
15 junio 2015 9:45 Última actualización 15 junio 2015 9:48
Martha Morales Garza Uaq

Martha Gloria Morales Garza opina que las elecciones en Querétaro fueron una "subversión silenciosa", en donde los queretanos, sin aspavientos, tomaron decisiones. [Jesús Morales/UAQ]

QUERÉTARO, Qro.— El triunfo de Acción Nacional en la gubernatura de Querétaro se debió, entre otros factores, a que el candidato priista no fue bien seleccionado y su campaña fue mal lograda, además de una poco acertada guerra sucia emprendida no sólo por Roberto Loyola, sino por el gobierno del estado.

La docente e investigadora de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), Martha Gloria Morales Garza, consideró que al igual que en las elecciones de 1997 —cuando triunfó Ignacio Loyola con el PAN— las elecciones de este año fueron de “subversión silenciosa”, en donde los queretanos, sin aspavientos, tomaron decisiones.

“A los panistas les quitaron la gubernatura, se las quitó Pepe (José Calzada), porque no lo habían hecho bien y pecaron de soberbia; y a Pepe se lo quitaron porque el candidato no fue bien seleccionado y la campaña fue mal lograda, pero lo cierto es que la gente no está dispuesta a poner candidatos que no le parecen buenos, no quiere decir que no lo sean, pero así vota la gente.”


Ese es el mensaje a los políticos: más vale que hagan las cosas bien, que cumplan sus promesas, porque la ciudadanía no los va a perdonar.

Otros factores que jugaron a favor del Partido Acción Nacional, detalló, fueron la acelerada guerra sucia emprendida desde hace un año por el PRI, la cual no sólo logró la victimización del PAN y sus candidatos, sino que provocaron el hartazgo de la población previo a las campañas.

Sobre todo, expuso, porque se trató de una campaña negativa mal planeada y que se desmoronó.

En este sentido, señaló el riesgo que representaba Marcos Aguilar para el PRI, la primera víctima de esta guerra sucia, que después continuaría contra Francisco Domínguez.

Pese a ello, dijo, fue sorprendente la manera en que ganó el PAN, ante un Francisco Domínguez que se fue posicionando, un Marcos Aguilar que nunca tuvo problemas para ganar y un Mauricio Kuri que triunfó como nunca había ganado el blanquiazul en Corregidora, con un dos a uno.

“La campaña del PAN fue exitosa, con muchos menos errores que la campaña del PRI. A pesar de que mucha gente piensa que Pancho no es muy hábil políticamente, su campaña fue más exitosa”.

Pese a las buenas calificaciones del actual gobernador del estado, José Calzada, que se creyó que jugarían a favor de Roberto Loyola, los errores de la campaña fueron los que le quitaron el gobierno al PRI.

La académica de la UAQ destacó entre los errores más significativos para el PRI el arresto de Juan Pablo Rangel y su liberación a mitad de la campaña, lo que hizo evidente que se trató de un montaje y que fue un triunfo del PAN.

También, que Loyola se rehusara a participar en la iniciativa 3 de 3, lo que le costó el desgaste de su imagen durante todo el primer mes de campaña; para finalmente presentar una denuncia en contra de Francisco Domínguez, además de emitir un comunicado donde “acusaba a Pancho de iniciar la guerra sucia, lo que se colocó como uno de los errores más graves, que mostró un momento de desesperación”, puntualizó Morales Garza.