Bajío
opinión

La creación de valor como fundamento de las empresas

El crear valor debería ser percibido como una inversión; un abono a la sustentabilidad y mejora social, lo cual, en un largo plazo, permea como flujos de efectivo de la empresa.
Alejandra Vilches*
02 mayo 2017 8:50 Última actualización 02 mayo 2017 8:53
dinero

dinero

En el medio empresarial actual, el valor de la empresa recae en las utilidades que la misma produce. Es por ello las estrategias que se implementan tienen como fin maximizar la entrada de dinero.

¿Despidos? ¿Aumento del presupuesto de publicidad? ¿Recorte en las donaciones? Todo sea por incrementar el dinero en la empresa.

Estas prácticas llevan a desprestigiar el capitalismo, que cada vez es visto como un monstruo que destruye economías completas, dañando a la sociedad en sus valores intrínsecos. ¿Pero qué pasa si las prácticas de la empresa tienen un acercamiento a crear valor para la sociedad en lugar de crear valor para sí mismas?

Los autores Porter y Kramer han propuesto esto; crear valor para la sociedad no como medio ecológico o de responsabilidad social, sino un medio para sustentar la vida de la empresa en el largo plazo. Esto rompería la lucha constante del medio con la empresa, donde ambos luchan por recursos; se formaría un puente entre ambas que sustenten la vida de las dos instituciones.

Los programas de responsabilidad social (empresas socialmente responsable) han sido un parche que trata de resarcir el daño hecho por las empresas a su medio. Sin embargo, los impactos raramente se ven a largo plazo.

Estos programas paliativos podrían ser parte de la estructura del ente económico, creando programas sustentables que añadan beneficios tangibles como mayor flujo de efectivo. Un ejemplo es una empresa manufacturera que utiliza agua tratada en sus procesos.

¿Y si se aliara con el gobierno para construir una planta tratadora que no solo impactara a la empresa, sino a la comunidad entera?

El crear valor debería ser percibido como una inversión; un abono a la sustentabilidad y mejora social, lo cual, en un largo plazo, permea como flujos de efectivo de la empresa.

La visión de las empresas debe cambiar a ver los estados financieros que tiene enfrente hacia ver el panorama a largo plazo. Si ayuda a la sociedad donde radica, su sostenibilidad se verá garantizada. Los números no deberían ser el mapa de la navegación de la empresa; debería ser la salud de la sociedad donde radica.

*MAF, directora del Programa Académico de la Licenciatura en Administración Financiera del Tecnológico de Monterrey Campus Querétaro
lavilches@itesm.mx