Bajío

Japoneses 'meten cambio' en su estrategia para desarrollar proveedores 

De acuerdo con el director de JICA en México, Kasuki Otzuka, dejarán de enfocarse en pequeñas empresas para enfocarse en empresas medianas, preferentemente Tier 2.
Lucero Almanza
19 septiembre 2017 8:21 Última actualización 19 septiembre 2017 8:24
Kasuki Otzuka JICA

Jasuki Otzuka, director de la Agencia de Cooperación Internacional del Japón en México (JICA).

La Agencia de Cooperación Internacional del Japón en México (JICA) invertirá seis millones de dólares en los proyectos que operará en Querétaro hacia el mediano plazo, dijo Kasuki Otzuka, director del organismo.

Comentó en entrevista, que a partir de octubre próximo, iniciarán con la capacitación de proveedores mexicanos para las empresas japonesas en la región, y trabajarán en los programas de instrucción de jóvenes a través del Colegio Nacional de Educación Profesional Técnica (Conalep).

Particularmente apoyarán la carrera enfocada a la producción automotriz, que se imparte en el Conalep de San Juan del Río, con una oferta para 80 estudiantes por generación.

En tanto, para el programa de capacitación a proveedores, Kasuki Otzuka dijo que el proyecto es a cinco años, en los cuales trabajarán con 20 empresas en la entidad. Esto, en coordinación con la Secretaría de Desarrollo Sustentable (Sedesu) del estado y el Clúster Automotriz de Querétaro.



Anteriormente, la JICA apoyó a diez pequeñas y medianas empresas (Pymes) en Querétaro para el acceso a la proveeduría de las firmas japonesas. Sin embargo, actualmente se aplicarán algunos cambios en el esquema para tener una mayor efectividad, indicó.

De esta forma, mencionó que se buscarán compañías medianas, preferentemente de nivel Tier 2, para que desarrollen la metodología nipona y se conviertan a su vez, en empresas modelo para unidades más pequeñas de la región.

“Anteriormente queríamos fortalecer empresas muy pequeñas, pero hay dificultades para tener empresas modelo (en este nivel) para comenzar el negocio con las compañías japonesas, es por ello que se consideró modificar el programa”, refirió.

El proyecto de JICA considera dos etapas de preparación para los proveedores locales.

La primera es en un sentido general, sobre temas de producción y administración de negocio; y posteriormente, se trabaja en la instrucción en procesos industriales específicos, como pueden ser estampados, troquelados e inyección de plásticos, a partir de los requerimientos de las industrias niponas.

“Nuestra filosofía es capacitar al personal mexicano para que asesoren a su vez a las empresas, pero hoy en día no hay muchas personas que puedan participar como asesores en estos trabajos; es por ello quisimos transmitir nuestro conocimiento”, expuso el director de la agencia.
Aseguró que el programa tiene éxito, toda vez que 50 por ciento de las empresas modelo aumentan sus ventas al iniciar las negociaciones con las firmas japonesas.