Bajío

Inversión restaurantera mantiene el dinamismo en Querétaro

En lo que va del año, se han asentado en el estado alrededor de 150 nuevos restaurantes, que representan inversiones individuales desde 300 mil pesos hasta los 10 millones.
SIRSE ROSAS
19 noviembre 2015 10:4 Última actualización 19 noviembre 2015 10:4
restaurante

El 50 por ciento de los nuevos restaurantes se instalaron en las zonas de Jurica y Juriquillas. (Foto: Archivo)

QUERÉTARO, Qro.— En lo que va del año, se han asentado en el estado alrededor de 150 nuevos restaurantes, que representan inversiones individuales desde 300 mil pesos hasta los 10 millones, informó el presidente local de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera (Canirac), Sergio Salmón Franz.

El 50 por ciento de estos establecimientos se instalaron en las zonas de Jurica y Juriquilla, así como centro-sur de la capital queretana, que será la preferida en los próximos cinco años. El resto se ha distribuido entre los municipios de El Marqués y Corregidora.

“Tal vez la zona centro-sur se tarde un poquito más en desarrollarse, pero es muy atractiva. Aquí lo importante es que quienes deciden invertir en el sector cuenten con capacitación, vocación de servicio, así como altos niveles de calidad, ya que muchas veces se carece de estos elementos”, indicó.


Asimismo, informó que en la actualidad se está dando un gran número de renovaciones con innovación de conceptos, ya que en su momento los inversionistas no entendieron la importancia de ofrecer novedad y replicaron los conceptos ya existentes.

Por otro lado, Salmón Franz adelantó que para 2016 el sector deberá poner en marcha un programa de capacitación agresivo, el cual se trabajará de la mano con el municipio de Querétaro y que tiene como objetivo disminuir los altos índices de mortandad que se tiene en la industria, que se compone en un 96 por ciento de micros y pequeños establecimientos.

“Hoy, de cada diez restaurantes que abren, siete están cerrando durante el primer año de operación. De los tres que quedan, sólo dos permanecen hasta el quinto año; y de éstos, sólo uno sobrevive más allá del quinto año.

“Por eso es que hacemos hincapié en que se requiere mucho profesionalismo y mucho estudio en ese tipo de negocios, para saber identificar dónde ponerse, porque no sólo es vender comida”, concluyó.