Bajío

Inversión fija en Guanajuato pasa del lugar 27 al 10 en 2013

La inversión fija del gobierno de Guanajuato ocupó el décimo lugar en el país con un monto de cinco mil 818.7 millones de pesos, equivalentes al 2.3 por ciento del total nacional en el 2013.
Este nivel representa un avance importante respecto al resultado del 2012, cuando la entidad se colocó en el lugar 27.
Marvella Colín
08 enero 2015 11:46 Última actualización 08 enero 2015 11:46
inversión fija

El gobierno de Guanajuato financió con ahorro propio sus gastos de inversión. (Foto: Notimex)

La inversión fija del gobierno de Guanajuato medida por la formación bruta de capital fijo ocupó el décimo lugar en el país con un monto de cinco mil 818.7 millones de pesos, equivalentes al 2.3 por ciento del total nacional en el 2013.

Este nivel representa un avance importante respecto del resultado del 2012, cuando la entidad se colocó entre las de menor inversión gubernamental al ocupar el lugar 27.

Asimismo resalta que el gobierno estatal financió con ahorro propio sus gastos de inversión, situación muy positiva para la entidad.


Esto se desprende de los resultados de las cuentas de “Gobiernos estatales y gobiernos locales, cuentas corrientes y de acumulación, así como cuentas de producción por finalidad 2013”, dadas a conocer recientemente por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

La inversión fija es una variable que contiene el registro sobre los gastos realizados en maquinaria y equipo, así como de aquellos recursos utilizados para desarrollar construcción de infraestructura.

La formación bruta de capital fijo de los gobiernos estatales en 2013 alcanzó un nivel de 252 mil 988 millones de pesos, lo cual implicó un aumento de 7.9 por ciento con respecto a la del año previo.

Entre los gobiernos de las entidades que tuvieron una mayor participación en este total se observa al Estado de México, con 11.9 por ciento; Distrito Federal, con 5 por ciento; Oaxaca, 3.9 por ciento; Sonora, 3.8 por ciento; Michoacán, 3.6 por ciento; Guerrero, 3.4 por ciento; Sinaloa, 2.8 por ciento; Veracruz, 2.7 por ciento; Chiapa, 2.6 por ciento; Coahuila y Guanajuato, con 2.3 por ciento de manera individual, y Jalisco con 2.2 por ciento.

Estos estados en conjunto constituyeron el 46.5 por ciento de la inversión fija bruta de los gobiernos estatales durante 2013. Por su parte, los gobiernos locales participaron con el 31.8 por ciento.
Las menores proporciones se registraron en los gobiernos de Querétaro, Morelos, Tlaxcala, Colima y Baja California Sur.

Un aspecto relevante que señala el INEGI es que los gobiernos estatales que financiaron con ahorro propio sus gastos en inversión en 2013 fueron: el del Estado de México, Guanajuato, Distrito Federal, Chiapas, Sonora, Tabasco, Veracruz , Coahuila, Puebla, Baja California Sur, Aguascalientes, Jalisco, Querétaro, San Luis Potosí, Campeche, Colima y Tamaulipas. Además, los gobiernos locales financiaron de igual modo sus gastos de inversión con ahorro.

En contraste, los gobiernos que recurrieron al endeudamiento neto fueron los de Nuevo León, Quintana Roo, Tlaxcala, Oaxaca, Morelos, Baja California, Chihuahua, Sinaloa, Hidalgo, Durango, Zacatecas, Michoacán, Nayarit, Yucatán y Guerrero en el año en cuestión.

En el entorno nacional, las cifras más reciente de inversión fija total pública y privada muestran un crecimiento de 5.7 por ciento anual en septiembre del 2014, nivel que revierte la caída de 4.8 por ciento registrada en septiembre del 2013, siendo esta cifra, la quinta tasa anualizada positiva consecutiva y la mayor en lo que va del año, luego del repunte de mayo de 2014. En el acumulado, la inversión fija bruta ha crecido 1.1 por ciento anual, frente a la contracción de 1 por ciento reportada para el mismo período de 2013.

A nivel nacional se han conjuntado una serie de factores que han limitado un avance considerable de la inversión productiva, pues a la incertidumbre que generaron las reformas aprobadas en el actual sexenio se suman las debilidades estructurales que México tiene en materia de estímulo empresarial, seguridad pública y altos costos productivos, así como el alza de impuestos.