Bajío

Insuficiente mano de obra para el boom automotriz en Guanajuato

La falta de personal especializado, sobre todo técnicos, provoca la la “piratería” de trabajadores entre empresas automotrices. Matricero, el puesto con mayor demanda: sindicato GM Silao.
Édgar Amigón Domínguez
22 octubre 2014 7:32 Última actualización 22 octubre 2014 7:32
Industria automotriz. Foto: SDES de Guanajuato.

En Guanajuato, más de 80 empresas automotrices están ampliando o iniciando operaciones, por lo que a corto plazo podrían ofertar 10 mil puestos de trabajo. (Cortesía SDES)

La llegada de cientos de empresas del ramo automotriz y de autopartes a Guanajuato ha provocado una demanda de puestos de trabajo, sobre todo técnicos, que no ha sido satisfecha por la falta de una vinculación entre las necesidades del sector productivo y programa de estudios de universidades.

Esta situación ha traído una “piratería” de puestos de trabajo calificados entre empresas automotrices del estado, y de otras entidades, por ejemplo de Coahuila, además de que muchas de estas compañías han decidido establecer centros de capacitación para formar al personal que requiere.

El director comercial de Manpower, Héctor Márquez, aseguró que más de 80 empresas automotrices en Guanajuato están ampliando o iniciando operaciones, con lo que, a corto plazo, se espera ofertar 10 mil puestos de trabajo.



“Las armadoras que se instalan demandan capital humano especializado en ingenierías en calidad, industrial, electromécanico, manufactura y operadores de centros de control numérico”, declaró el directivo.

En entrevista con El Financiero Bajío, añadió que de acuerdo con estudios de Manpower se requiere profesionales con experiencia en el manejo de software de diseño asistido por computadoras, capaces de realizar la remodelación virtual, la ingeniería y el análisis experimental de los componentes.

Señaló que las carreras de ingenierías representan el 38 por ciento de la oferta educativa en Guanajuato.

Entre las medidas que han adoptado algunas empresas automotrices para apoyar programas de estudios afines a sus necesidades destaca lo siguiente: Honda cuenta con una beca de capacitación técnica para sus trabajadores en el Bajío y Nissan apoya a Conalep con equipo para áreas prácticas de la carrera técnica de mantenimiento e instalación automotriz, explicó Héctor Márquez.

También la Universidad Iberoamericana cuenta con un laboratorio de investigación automotriz, junto con la firma sueca Volvo.

Para el investigador de la Universidad de Sonora y especialista en temas automotrices, Alex Covarrubias, si bien algunas cosas se están haciendo adecuadamente, aún falta por aprovechar el boom que trajo este sector en el Bajío en cuanto a empleos y bienestar social.


“Es necesario que las autoridades federales y laborales encabecen los esfuerzos para cubrir la demanda explosiva de la industria y coordinar acciones encaminadas a satisfacer las necesidades de las empresas, porque se corre el riesgo de ser incapaces de corresponder a la demanda calificada”, dijo el investigador.

Destacó que las instituciones educativas y los gobiernos estatal y federal deben aprovechar las “capacidades endógenas propias; hacer trasferencia de tecnología propias y transmitirlas a las cadenas de valor mexicana”.

Se deben ampliar centros tecnológicos de punta, a fin de capacitar a los trabajadores y a sus hijos con mayor celeridad; desarrollar clúster de innovación para aprovechar de manera integral la oportunidad que nos brinda esta industria, concluyó el investigador universitario.

PIRATERÍA DE PERSONAL
Por su parte, el dirigente del sindicato de General Motors en Guanajuato, Juan Carlos Félix Vázquez, explicó que su empresa también ha sufrido la falta de personal en algunas áreas, principalmente técnicas, donde se da la mayor piratería, mediante el ofrecimiento de mejores prestaciones y salarios.

Ante ello, dijo, la compañía y el gobierno del estado establecieron en las instalaciones de la armadora una universidad virtual, la cual ofrece a los asalariados que así lo deseen capacitación para ocupar un puesto mejor pagado.

La universidad y el estado facilitan la inscripción, las colegiaturas, mientras que la empresa ofrece el material necesario para estudiar, como son computadoras e internet, de acuerdo con el dirigente sindical.

En entrevista telefónica, dijo que en el estado hay buenas universidades como la Facultad de Ingeniería Mecánica y Eléctrica (FIME) en Salamanca; sin embargo, no hay suficiente personal para áreas productivas como los matriceros.

“Este puesto es el más peleado entre las empresas automotrices de Guanajuato porque no existe personal capacitado para realizar las funciones de matricero, que es el que da las dimensiones a los dados; sabe reparar los dados y doblar la lámina para hacer las piezas que se necesitan”, explicó el líder gremial.

Sin embargo, agregó, sólo puede aprenderse mediante la capacitación que puedan ofrecer personal de otros países, por lo que se necesita en la entidad un centro de estudios que prepare esta demandada mano de obra.