Bajío

Instituto Queretano de Moldes y Herramentales, estrategia para sustituir importaciones

El objetivo del instituto será capacitar a empresas para que den mantenimiento y fabriquen moldes, y proveer personal especializado a la industria del plástico. Con esta labor buscará, además, sustituir importaciones del sector, las cuales alcanzan los 600 millones de dólares al año.
[Nemak desarrolla actividades en el sector de autopartes de aluminio para motor, cuenta con 34 plantas en 14 países. / Bloomberg]

La industria automotriz es una de las que más demanda piezas de plástico complejas. (Foto: Bloomberg)

QUERÉTARO, Qro.— La llegada de grandes empresas transnacionales y el crecimiento que han tenido algunos sectores específicos en el estado, como el automotriz, electrodomésticos y el aeronáutico, han abierto importantes oportunidades para que las empresas locales del sector plástico se integren a las cadenas de proveeduría.

Sin embargo, hoy en día la mayoría de los productos se importan de otros países como Portugal, Corea, China y Estados Unidos, con un valor anual promedio de 600 millones de dólares (sólo de consumo local), y es la industria japonesa la que más solicita proveeduría del sector, esto de acuerdo con la Secretaría de Desarrollo Sustentable (Sedesu).

“Se ha visto incrementada la demanda, derivado del aumento en las inversiones de la industria automotriz; inclusive han llegado empresas de plástico del sector automotriz que se especializan en fabricar piezas cada vez más complejas”, comentó el titular de la Sedesu, Marcelo López Sánchez.


Recalcó que actualmente existe una gran necesidad en el mercado nacional de empresas que se dediquen a la fabricación de moldes, por lo que muchas de las compañías que arriban a la entidad y en los estados aledaños han tenido que fabricar sus propios moldes o mandarlos a hacer en sus filiales de otros países, y luego importarlos.

“La necesidad mayor es lo que tiene que ver con moldes, por lo que es importante tener una infraestructura consolidada local de mantenimiento y fabricación de moldes. Ahí hay un área de oportunidad muy grande para la industria mexicana, ya que México importa una cantidad muy grande de moldes al año, estamos hablando de millones de dólares”, comentó.

El estado cuenta con apenas 20 pequeñas empresas que se dedican al mantenimiento y otro par que está fabricando moldes. Además hay al menos 200 proveedoras de segundo nivel de la región (Tier 2) —tanto de la industria automotriz, como aeronáutica y electrónica— que requieren personal especializado en inyección de plásticos.

Con la finalidad de dar herramientas a las empresas del Bajío para que puedan beneficiarse de este boom industrial, la Sedesu, la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra) local, la Universidad Tecnológica de Querétaro (UTEQ) y compañías instaladas en la región están trabajando en la conformación y construcción del Instituto Queretano de Moldes y Herramentales, mismo que podría iniciar su construcción este mes.

Su principal objetivo será promover la producción de moldes, y proveer la mano de obra calificada que demanda el sector plástico.

De acuerdo con el presidente de la Canacintra en el estado, Jesús Calderón Calderón, hay más de 500 empresas relacionadas con el sector instaladas en parques industriales y que dan servicio a compañías tractoras; además, hay cerca de dos mil dando servicio a las primeras.

Lo que se busca, explicó, es adoptar modelos ya existentes desde hace muchos años en otros países, como Alemania, China, Japón y Corea. “En Alemania existe desde hace doscientos años un instituto del plástico; los chinos tienen más de 10 años que crearon su propio instituto; en Japón tienen más de 100 años, y en Corea desde 1992. Lo que queremos es conjuntar todas esas necesidades para generar tecnología y desarrollo para que eso realmente se esté practicando en México”, agregó.

El instituto requerirá de una inversión de 35 millones de pesos, de los cuales, 21 millones provendrán del Instituto Nacional del Emprendedor (Inadem), y el resto será aportación de la iniciativa privada. Se espera que arranque operaciones en 2015, en un predio de mil 200 metros cuadrados que será donado por la Canacintra.

Finalmente, el rector de la UTEQ, Salvador Lecona Uribe, señaló que la institución trabajará porque desde el instituto se realicen propuestas innovadoras para el sector plástico. “Este año está cerrando científicamente muy fuerte; estamos hablando de que con una impresora 3D se armó un automóvil completo, con todas las partes impresas, lo que prácticamente es de ciencia ficción, pero tiene mucho que ver con diseño e ingeniería”, ejemplificó.

Otro de los objetivos del instituto es la generación de nuevos materiales y de formas que sean cada vez más resistentes, ligeros, duraderos, económicos y que sean más amigables con el medio ambiente.

“Por ejemplo, todos los materiales que sostienen los arneses de los cables de los vehículos es plástico, y el plástico no se puede degradar y contamina por 200 años el lugar donde se tire. La idea es generar materiales que puedan biodegradarse y que frenen la contaminación”, concluyó.