Bajío

Industriales, en contra del oportunismo político

El presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), Rodrigo Alpízar Vallejo, se pronunció porque los candidatos no recurran al oportunismo y adquieran compromisos con la informalidad a cambio de votos.
comercio informal

La Canacintra señaló que la negociación con informales es una práctica que lastima las finanzas de la sociedad. (Foto: Édgar López)

QUERÉTARO, Qro.— El presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), Rodrigo Alpízar Vallejo, se pronunció porque los candidatos no recurran al oportunismo y adquieran compromisos con la informalidad a cambio de votos.

Durante una reunión con el candidato a la gubernatura del estado de Querétaro por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), Roberto Loyola Vera, el líder de los industriales recalcó que este tipo de prácticas lastiman las finanzas de la sociedad y de quienes están formalmente constituidos y pagando impuestos.

Agregó que es necesario que se aplique en el país una política de reindustrialización, como única estrategia para combatir la pobreza.


“La única manera de combatir la pobreza, la desigualdad e inseguridad es generando empleos de calidad, y los más estables son los del sector industrial, son los que tienen los mayores niveles de ingresos cuantificados en cuanto a salarios mínimos generales; todos aquellos problemas de rezago son por la falta de oportunidades de empleo bien remunerados, y por eso es tan importante que se piense en reindustrializar al país”, recalcó el representante sectorial.

De igual manera se refirió a la necesidad de combatir la corrupción, al señalar que es un factor que incide de muchas maneras en la vida nacional, al costarle al país cerca de 9 puntos del Producto Interno Bruto (PIB), además de incrementar los costos de operación de las empresas.

“(La corrupción) determina que no exista un Estado de derecho en el que los industriales e inversionistas se animen a hacer proyectos más ambiciosos por esa incertidumbre. La corrupción genera un malestar social importante; los industriales tenemos una responsabilidad muy importante porque somos parte tanto de la solución, como del problema”, dijo.

Respecto a la aprobación de la Ley Anticorrupción, aseguró que ésta dará facultades a los organismos reguladores para poder actuar en consecuencia, de una manera más rápida, en contra no sólo de autoridades sino de las empresas que incurran en estos temas.

Sobre la región Bajío, resaltó que sus ciudades se caracterizan por estar a la vanguardia, con una buena calidad de vida, lo que ha permitido el repunte de sectores como el aeroespacial, eléctrico-electrónico, agroindustria y la maquila.

Entre las áreas de oportunidad que tienen a su alcance las empresas en la región y a nivel nacional, está integrarse a las cadenas de proveeduría, ya que en la actualidad únicamente el 15 por ciento de los insumos de la industria maquiladora es de origen nacional.

“Esto, más que un problema debería ser una oportunidad para que el gobierno federal y estatal pudieran promover una política pública orientada a la sustitución estratégica de las importaciones; una política que a través de financiamientos permitan tener una modernización de una planta productiva que tiene más de 20 años de obsoleta; un modelo financiero que permita tener financiamientos a largo plazo para la adquisición de maquinaria”, agregó.