Bajío

Industria sólo adquiere el 4% de sus insumos en el mercado queretano

Las compras de la industria queretana asciende a 180 mil millones de pesos al año; sin embargo, únicamente el 4 por ciento de estás se hacen a empresas locales, ya que la mayoría de los insumos se importa.
insumos

En Querétaro se producen tornillos, motores eléctricos y material especializado que no se consumen por empresas de la entidad. (Foto: Bloomberg)

QUERÉTARO, Qro.— Las compras de la industria queretana asciende a 180 mil millones de pesos al año; sin embargo, únicamente el 4 por ciento de estás se hacen a empresas locales, ya que la mayoría de los insumos se importa.

Esto se debe a un desconocimiento de lo que se produce internamente, lo que hace que se paguen productos más costosos cuando se podría estar consumiendo en una cadena local, afirmó el presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra) en el estado, Jesús Calderón Calderón.

Para revertir esta tendencia, el organismo está trabajando de la mano con la Secretaría de Desarrollo Sustentable (Sedesu) para crear un catálogo de productos donde se detallará lo que se está produciendo en la entidad, para que las empresas comiencen a adquirir lo que se fabrica en el estado.



El representante sectorial señaló que el nivel de compras podría duplicarse de tener éxito con este catálogo, ya que el caso de los insumos importados, tan solo la logística representa el 25 por ciento del costo de estos, además de que reducirían los tiempos de entrega.

“Son todo tipo de productos, desde tornillería hasta motores eléctricos, material especializado, muchas cosas se hacen en Querétaro pero no se consumen en la entidad”, detalló.

Por otro lado, señaló que se estarán sumando a las misiones comerciales que organizará la Canacintra nacional en conjunto con ProMéxico a partir de abril, para abrir mercado en países como Colombia, Ecuador y Perú.

Esta medida tiene como objetivo minimizar el impacto ante la complicada situación financiera actual, misma que se agrava con el alza en los precios del dólar que incrementa los costos de producción, y el recorte en el gasto público, lo que disminuirá la actividad comercial en general.