Bajío

Industria, área de oportunidad para emprendedores

La naturaleza productiva del estado permite que los emprendedores busquen oportunidades de mayor valor agregado y con más ingresos, en las manufacturas.
Lucero Almanza
15 junio 2017 9:2 Última actualización 15 junio 2017 9:7
GUMARO BRACHO

Gumaro Bracho, coach de negocios.

En Querétaro, la actividad industrial es un nicho potencial para los emprendedores, debido a la demanda de servicios que se genera en sectores como el automotriz y de autopartes, y el aeronáutico, aseguró el coach de negocios, Gumaro Bracho.

Comentó que si bien la mayoría de los proyectos se llevan a cabo en el sector de servicios, la naturaleza productiva del estado permite que los emprendedores busquen oportunidades de mayor valor agregado y con más ingresos, en las manufacturas.

En entrevista, Bracho reconoció que el acceso al segmento de servicios, donde se incluye el comercio y el turismo, es más sencillo para quien quiere iniciar un negocio. La venta de ropa, accesorios, establecimientos de alimentos, son opciones que están a un mayor alcance.


“Para dar un servicio a la industria necesitas de más conocimiento, habilidad, pero finalmente son los ‘peces gordos’”, sostuvo.

El consultor expuso que la industria es “el tesoro” que todo emprendedor quiere, debido a que al final, las ganancias son muy grandes para quienes logran colocarse.

No obstante, el objetivo debe considerar una diversificación en la cartera de clientes, para evitar la dependencia de un solo proyecto y reducir con ello el riesgo de fracaso, indicó.

CAMBIO DE PARADIGMA


Gumaro Bracho, quien también es autor del libro ¿Cómo emprender sin dinero?, aseguró que el reto para el ecosistema emprendedor es romper el paradigma en la forma de iniciar un negocio.

“Hasta ahora nos han enseñado una forma de negocio que no es eficiente, y no porque lo diga yo, sino lo dicen los números”, mencionó. Actualmente, recordó, ocho de cada diez emprendedores en México fracasan antes de cumplir el año de operación de su negocio.

De esta forma, advirtió que el problema radica en que si bien 80 por ciento de los emprendedores no llegan al año de operación, el 20 por ciento restante refuerza el paradigma, aunque en general se puede considerar que ese no es el camino más eficiente.

“El reto es romper el paradigma”, puntualizó, dado que las instituciones académicas, los gobiernos y los consultores de negocios insisten en que la forma de emprender, es primero generar la empresa y después la demanda.

En este sentido, consideró que se debe cambiar el enfoque, en el que primero se genere la demanda y posteriormente, como parte estratégica, se forme la compañía que apoye dicha demanda que se ha creado.

“Porque el crear demanda significa generar dinero, el crear empresa es sacar dinero de tu bolsa, así que ese es el mayor reto”, aseveró.