Bajío

Hacienda Tovares, con la misión de reverdecer el semidesierto queretano

La región conocida como el semidesierto queretano no siempre tuvo este ecosistema, y en la Hacienda Tovares, ubicada en el municipio de Cadereyta de Montes, se han impuesto la misión de regresarle algo de su vieja gloria como un bosque de encinos.
ADRIANA RODRÍGUEZ CANALES
07 agosto 2015 18:3 Última actualización 07 agosto 2015 18:29
Hacienda Tovares

La principal actividad comercial de la hacienda es la crianza de caballos. (Fotos: Adriana Rodríguez)

CADEREYTA, Qro.— La región conocida como el semidesierto queretano no siempre tuvo este ecosistema, y en la Hacienda Tovares, ubicada en el municipio de Cadereyta de Montes, se han impuesto la misión de regresarle algo de su vieja gloria como un bosque de encinos.

En este lugar se está desarrollando un proyecto ecoturístico que inició con la construcción de un bordo que se abastece con la recolección de agua de lluvia a través de canaletas. En el lago artificial se ha sembrado tilapia, lo que ha impulsado a que regresen a la zona más de 200 especies de aves que ya la habían abandonado, y que son elementos clave para la reforestación.

Antes de la llegada de los españoles, la región era un bosque de encinos —una especie que demanda mucha agua—, pero con la Conquista, el agua fue desviada para formar presas y los terrenos fueron talados para cultivar o para que el ganado pudiera pastar, lo que provocó que la región se secara.

1
Casco de la Hacienda Tovares

La hacienda data del año 1640, y fue fundada por los hermanos Tovar.

Hacienda Tovares

En ocho años de trabajo, Hacienda Tovares ha logrado cambiar la vista del lugar, y hoy ya está rodeada de árboles y pastos que escoden familias de teporingos y tortugas del desierto, ambas especies en peligro de extinción, entre otros animales silvestres.

La hacienda data del año 1640, y fue fundada por los hermanos Tovar. Al principio funcionaba como control militar, pero con el tiempo se convirtió en un criadero de caballos de raza, y hoy comercializan caballos árabes, portugueses, percherones, clydesdale, aztecas, españoles y haflinger.

De acuerdo con Gina Márquez, representante de Hacienda Tovares, aquí se ha logrado mezclar exitosamente esta actividad económica con el proyecto de ecoturismo, que permite al público generar acercamiento con los caballos al alimentarlos y bañarlos, realizar paseos ya sea montándolos o en carruajes, o simplemente mirarlos, ya que los equinos se encuentran pastando en libertad. También corren libremente por las instalaciones cabras, ovejas, patos y gansos.

1
Corrales de Hacienda Tovares

Por sus instalaciones corren libremente caballos, cabras, ovejas, patos y gansos.

Hacienda Tovares

Además siembran alfalfa, maíz y avena para alimentar a los animales, así como plantas de hortaliza, cuya producción se consume en el restaurante que se especializa en comida conventual, es decir, platillos típicos que fueron desarrollados dentro de los conventos hace siglos. La crema de camote, las pechuga de pollo en mole de xoconostle, el lomo en chile negro, las quesadillas Afrodita, y el chile Zeus de convento son sus platillos estrella.

En el lago se puede pasear en kayak y pescar tilapia, y además cuentan con una pequeña poza de aguas termales. Las instalaciones se rentan también para bodas y celebraciones de XV años

Márquez comentó que para este mes estarán inaugurando un hotel boutique de ocho habitaciones, cuyas técnicas de construcción fueron totalmente artesanales. Asimismo, tienen proyectado instalar una tirolesa, la cual estaría lista en diciembre, así como una pista de carreras para caballos el próximo año.

1
Hotel boutique

Para este mes estarán inaugurando un hotel boutique de ocho habitaciones.

Hacienda Tovares