Bajío
Entrevista
Javier Usabiaga Arroyo, secretario de Desarrollo Agroalimentario y Rural de Guanajuato

“Guanajuato necesita de una agricultura moderna”

El Financiero Bajío entrevistó al funcionario estatal, quien nos habló sobre los retos que enfrenta la entidad en temas de agricultura y alimentos, así como los logros y el lugar que ocupa el sector en el estado.
Maricela Paz
27 junio 2016 8:23 Última actualización 27 junio 2016 8:24
Javier Usabiaga Arroyo, secretario de Desarrollo Agroalimentario y Rural de Guanajuato

Javier Usabiaga Arroyo, secretario de Desarrollo Agroalimentario y Rural de Guanajuato

La baja rentabilidad en algunos cultivos es uno de los principales problemas del campo en Guanajuato, dice Javier Usabiaga Arroyo, secretario de Desarrollo Agroalimentario y Rural, en entrevista con EL FINANCIERO Bajío.

“Las 40 mil hectáreas de alfalfa dan alimento para vacas y caballos, pero hasta ahí, no generan una contribución al Seguro Social ni impuestos, no generan riqueza”, dice.

Otro de los problemas han sido las plagas, como la del pulgón amarillo, que casi redujo a la mitad la producción de sorgo.

No obstante, el sector de agroalimentos se ha posicionado como el segundo exportador del estado, sólo por debajo de la industria automotriz. A finales de este año se prevé que alcance exportaciones por mil 700 millones de dólares.

Para Javier Usabiaga, la apuesta del gobierno estatal es convertir al campo en la segunda fuerza económica. Este asunto, añade, no es un problema de presupuesto, sino de actitud. “Es un problema de desarrollo de capacidades, de quitar vicios y costumbres y mejorar sustantivamente los términos de los procesos agrícolas y comerciales.”

___Ante el crecimiento de la industria automotriz en el estado ¿Qué acciones se están realizando en el tema de la agricultura para diversificar la economía del estado?

___La política es posicionar al sector agroalimentario como la segunda fuerza económica de nuestro estado. Desde la llegada del clúster automotriz se ha generado una gran cantidad de empleos; sin embargo, el sector agroalimentario no se ha demeritado. A pesar de que hemos tenido problemas muy serios con plagas, problemas de precios muy agudos en la parte de los cereales, aun así el sector se convierte en el segundo exportador del estado.

Esto demuestra que sigue creciendo y que se convierte en una fuerza de generación de riqueza y de derrama económica.

___¿Cuáles son los retos a los que se enfrentan actualmente?

___Tenemos grandes retos; a corto plazo tenemos que eficientar los recursos naturales, cambiar el patrón de cultivos, porque los cultivos actualmente no generan riqueza. Las 40 mil hectáreas de alfalfa dan alimento para vacas y caballos pero hasta ahí, no generan una contribución al Seguro Social ni impuestos, no generan riqueza para que el estado siga creciendo. Debemos de cambiar los cultivos de cereales o alcanzar un nivel de eficiencia y de capacidad de rendimiento que nos puedan permitir la generación de un ingreso para la gente de campo. Tenemos grandes retos en el uso eficiente del agua, en comercialización y debemos cadenas de valor. Nuestro país se ha convertido en un promotor de generación de riqueza en el sector agroalimentario; sin embargo, carecemos de empresas ligadas a la generación de productos que está demandando el mercado y de una cultura de continuidad de la cadena alimenticia.

___¿Qué fortalezas tiene Guanajuato?

___ Tuvimos un ciclo otoño-invierno muy aceptable, los rendimientos del trigo y cebada fueron bastante mejores que los últimos tres años, pues los precios no fueron tan deprimidos como esperábamos y eso permite un alivio para los productores. El sector apícola del estado sigue creciendo a pasos agigantados. Yo te diría que en esos dos renglones hay un éxito.

___¿A cuánto asciende la producción de cereales?

___Este año Guanajuato produjo 450 mil toneladas de cebada, 385 mil toneladas de trigo; en el caso de sorgo el año pasado apenas llegamos a 800 mil toneladas de producción en todo el estado cuando la producción era entre un millón 400 a un millón 300 mil. En maíz, la producción fue aceptable, tuvimos 800 mil toneladas en el ciclo pasado.

Tenemos el gran reto de cambiar la cultura de cultivo de los productores para pasar de maíz blanco a maíz amarillo, ya que la demanda hoy en día está con el maíz amarillo, pues lo requiere la industria pecuaria para sus procesos de engorda y terminación de proteína animal.

Tenemos algunos problemas con las plagas de suelo, que los productores llaman secadera, en maíz y trigo y en cebada, esto se debe básicamente al monocultivo que se ha empleado en nuestro estado en los últimos años y al mal manejo del agua. Estamos trabajando con los productores en que desinfecten sus tierras, en capacitarlos para el riego. Estas amenazas las debemos superar los agricultores guanajuatenses, no hay signo de catástrofe, debemos aprender a convivir con las plagas, a convivir con enfermedades.

___¿De cuánto presupuesto dispone la Secretaría para impulsar la producción de alimentos?

___Recibimos un presupuesto estatal de 730 millones de pesos. Nunca será suficiente para los ojos de algunos pero yo creo que en Guanajuato no es un problema de presupuesto, es un problema de actitud, es un problema de desarrollo de capacidades, de quitar vicios y costumbres y mejorar sustantivamente los términos de los procesos agrícolas y comerciales. Necesitamos una agricultura moderna, donde los productores estén pendientes y manejen cada unidad de producción de una manera distinta para lograr la suficiencia que requiere el sector.

___¿Hacia dónde va el campo en Guanajuato?

___Nos falta dar ese valor agregado. En la porcicultura estamos en un problema de desarrollo tecnológico, hoy en día ya no se puede tener al puerco en el corral detrás de la casa, no se puede vivir con 50 marranos, se debe de tener extremo cuidado con la sanidad y control de enfermedades, porque ahí está el verdadero problema.

___Guanajuato ha sido un gran productor de fresa, pero ahora le gana la partida Michoacán. ¿Cómo van en este tema, ya recuperaron su lugar?

Yo soy enemigo de ganar el primer lugar en las cosas agrícolas. A Michoacán le favoreció su clima y abundancia de agua. Nosotros fuimos perdiendo nuestra posición debido a enfermedades del suelo y por una falta de compromiso de los productores de invertir en tecnología. Hoy en día el estado y los productores estamos invirtiendo en desarrollo y muy pronto vamos a lograr, si no recuperar el primer lugar en producción, sí el primer lugar en eficiencia, rentabilidad, productividad, inocuidad y en sanidad. Ése es nuestro objetivo, no el primer lugar en producir kilos.

Tenemos registradas mil 700 hectáreas en Guanajuato y no vamos a subir ese porcentaje, sino a mejorar la productividad, la rentabilidad y el acceso al mercado.